Jueves, 26 de Abril de 2018
El Tiempo

¿Antisistemas dentro de los sistemas?

La táctica de reventar el sistema desde dentro del propio sistema es tan vieja como el Caballo de Troya.

Es curioso que muchos movimientos y grupos antisistema se empeñen en formar parte de las instituciones a las que critican, atacan y denigran. No os habéis parado a pensar el por qué de esta actitud. Son los mismos grupos que anhelan convertirse en partidos políticos, concurrir a elecciones, sacar concejales y diputados y entrar a formar parte de un engranaje que les proporciona salarios y prebendas.

Son los mismos que una vez sentados en sus escaños muestran actitudes contrarias al protocolo de las instituciones que les albergan. Los mismos que muestran unas luchas cainitas por detentar el poder conseguido dentro de sus respectivas formaciones. Los mismos que buscan pactos para acercarse a un poder que en sus inicios criticaban.

Al final es cuestión de coherencia y no se puede estar en contra del sistema y cobrando del mismo

En todo caso la táctica de reventar el sistema desde dentro del propio sistema es tan vieja como el Caballo de Troya.

En 1945 George Orwell publicó “Rebelión en la granja”, un magnífico relato que quería ser una sátira y una crítica hacia la revolución soviética. El libro narra la historia de unos animales que un buen día deciden rebelarse contra la tiranía de los humanos y los trabajos forzados a los que les someten. Finalmente consiguen expulsar a los hombres de la granja y comienzan a implantar un régimen de convivencia propio con el que pretenden vivir en paz, en plano de igualdad entre especies y con los trabajos y deberes repartidos de manera más solidaria. Pero de forma paulatina se dan cuenta que aparece una casta emergente y déspota…los cerdos, que pasan a imponer su ley y a comportarse con el resto de los animales con maneras más autoritarias y crueles que los propios humanos.

Al final es cuestión de coherencia y no se puede estar en contra del sistema y cobrando del mismo (¿estamos a Rolex o perrechicos?).