Domingo 22.07.2018

Debate sobre el MUPAC

¿Cómo se puede perder algo que no se tiene?

No pretendo con estas líneas reabrir un debate que, por otra parte, nunca existió realmente. El Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria se queda en Santander. Los juegos de la política llevaron al consejero de cultura y al presidente Revilla a “abrir un melón” destinado a ser indigesto para el alcalde santanderino. Ante la posibilidad de albergar una dotación cultural de primer orden varios ayuntamientos de la región, entre ellos Torrelavega, se postularon como posibles sedes. La capital del Besaya puso toda la carne en el asador y escenificó su petición con una rueda de prensa con representación de todos los grupos municipales, convocatoria de pleno con pancartas reivindicativas, etc.

Finalmente las aguas volvieron a su cauce y Revilla y de la Serna nos contaron lo que todos ya sabíamos, que el Mupac buscaría “nueva casa” pero sin moverse de su ciudad.

Y aquí llegó una reacción inesperada: el alcalde de Torrelavega se siente agraviado y pide al gobierno regional una compensación por la “pérdida” del museo. ¿Cómo se puede perder algo que no se tiene? ¿cómo exigir compensaciones por algo de lo que no se es propietario?

Torrelavega no debe esperar que le lleguen dotaciones culturales, deportivas o sociales de rebote. La ciudad debe buscar su identidad y plantear sus peticiones en función de sus necesidades y proyectos propios. El hecho de plantear La Lechera como un contenedor cultural que albergue las sedes de la escuela de folclore, la de circo, la del conservatorio, la de un grupo de teatro, los locales de ensayo de distintos grupos etc. etc. no aporta nada nuevo (todo eso ya lo tenemos), ni genera empleo, ni revitaliza nuestra economía. Estaríamos hablando de convertir La Lechera en un “aparcamiento” cultural. Es decir, no aportaríamos ese valor añadido tan necesario en la actualidad.

Debate sobre el MUPAC
Comentarios