Domingo 22.07.2018

¿Televisión basura? ... No gracias

¿Para cuándo una ley de protección al ser humano? Lo diré de otra forma: ¿cuándo acabarán las emisiones de Gran Hermano, Mujeres-hombres y viceversa, Sálvame, Supervivientes…? Programas, todos ellos, que solo sirven para pagar auténticos sueldazos a cuatro vagos que no tienen más mérito que no tener vergüenza y más cara que espalda.

Un buen día un grupo de paisanos, de un pueblo de cuyo nombre no quiero acordarme, decidieron que era divertidísimo subir una cabra a lo alto del campanario y desde allí arrojarla al vacío. Los del pueblo de al lado, para no ser menos, idearon otro juego que consistía en perseguir a un toro por toda la mies y finalmente matarlo a lanzazos. No muy lejos de allí unos “ideólogos” de las tradiciones patrias pensaron que lo que de verdad molaba que lo flipas era atar una antorchas en los cuernos de un toro (en lugar de en los de su padre).

Será cosa del progreso y afortunadamente parece que poco a poco vamos dejando atrás estos signos evidentes de barbarie y violencia innecesarias y legislamos para proteger a los animales y el medio ambiente, pero queda mucho camino por andar.

Afortunadamente parece que poco a poco vamos dejando atrás estos signos evidentes de barbarie y violencia innecesarias y legislamos para proteger a los animales

Pero, ¿para cuándo una ley de protección al ser humano? ¿cuándo se exigirá el cumplimiento a rajatabla de la Declaración Universal de los Derechos Humanos? ¿cuándo acabará la agresión televisiva a la inteligencia?

Lo diré de otra forma: ¿cuándo acabarán las emisiones de Gran Hermano, Mujeres-hombres y viceversa, Sálvame, Supervivientes…? Programas, todos ellos, que solo sirven para pagar auténticos sueldazos a cuatro vagos (casi siempre los mismos) que no tienen más mérito que no tener vergüenza y más cara que espalda. Programas que proyectan un modelo peligrosísimo y nocivo para nuestra juventud. Los chavales pensarán: “tengo amigos licenciados en paro y médicos, arquitectos e ingenieros tienen que viajar a otros países para poder trabajar, mientras las belenesesteban de turno ganan un pastón”…

Habrá más de uno que lo tenga muy claro: “yo quiero ser un gran hermano que se acueste con hombres-mujeres y viceversa y sea un superviviente en el próximo sálvame de lux”…y puede que no le falte razón.

¿Televisión basura? ... No gracias
Comentarios