Viernes 20.07.2018

¿Una segunda jaula de grillos?

El recurso político al “malentendido” y demás suele utilizarse para borrar un posible efecto negativo de futuro que pueda representar un alejamiento del electorado.

Hace unos cuantos meses, redacté para un Medio del Mediterráneo levantino un artículo respecto al Tren de la Costa y no debió gustar demasiado su contenido al “establishment” allí políticamente afincado.

Me refería, a las clásicas dificultades de gobierno, en su caso, el tripartito valenciano a la hora de aunar voluntades autonómicas y locales. Algo así como una “Jaula de Grillos”, sinónimo de alboroto y desorden.

Suelo ser respetuoso de cuna a quién/es me dirijo, pero si toca ser discrepante, solicitar, exponer puntos de vistas en relación con la defensa del ciudadano o mi profesión, así lo hago.

El político debe de caminar lo más cerca que pueda de la verdad, pero evitando entelequias

En este caso concreto del Tren de la Costa, me pareció que prevalecía el interés partidista en contraposición al de los contribuyentes y así lo expuse en la redacción.

He leído con cierto desencanto las recientes declaraciones del Presidente de Cantabria respecto al AVE y su eventual conexión con Santander.

Alabé en su momento el eclecticismo del Parlamento Cántabro respecto a su posible realismo y ”cintura”, al tener la oportunidad de optar por otras soluciones más próximas y factibles, que la posible entelequia venidera del AVE, y ejemplos precedentes ya conocidos.

Pero me sorprendieron mucho la respuesta del máximo responsable: “Hubo un mal entendido”…. “Lucharemos hasta la muerte, etc.

Estas palabras en labios de un político nunca serán pertinentes y puede que hasta tengan varios significados, futurista hasta llegar a la estación “termini” y poder entroncar con aquello que dijimos en su momento de “UN AVE CON FRENO Y MARCHA ATRÁS”.

El recurso político al “malentendido” y demás suele utilizarse para borrar un posible efecto negativo de futuro que pueda representar un alejamiento del electorado, y éste es desgraciadamente consciente de que la situación económica y tortuosa del País, al igual que sus gobernantes no variando un ápice en los últimos tiempos, y se representa como siempre manifiesto, oscura como el reinado de Witiza.

Finalizo con las mismas palabras que en su día dirigí, a mis queridos y admirados amigos valencianos:

…….El político debe de caminar lo más cerca que pueda de la verdad, pero evitando entelequias……

¿Una segunda jaula de grillos?
Comentarios