Sábado, 18 de Noviembre de 2017
El Tiempo

Solitarios: W. G. Sebald y su muerte en accidente de tráfico

¿Qué se puede decir-expresar de una persona como Sebald, que intentó, entre otras muchas cuestiones, como todo intelectual, comprender las elevaciones y los abismos de la naturaleza-sociedad-cultura-individuo humano?

0. ¿Qué se puede decir-expresar de una persona como Sebald, que intentó, entre otras muchas cuestiones, como todo intelectual, comprender las elevaciones y los abismos de la naturaleza-sociedad-cultura-individuo humano? ¿Qué intentó entender el misterio del ser humano, el actuar del ser humano, que intentó comprender-entender algo de la bondad y de la maldad de lo humano?

¡Al final, guste o disguste, solo permanece la gran literatura o el gran arte, y éste es gran arte-literatura, no solo por el estilo o género o arte en concreto, sino que combina lo pequeño, incluso rutinario y banal, con las grandes cuestiones metafísicas-filosóficas del ser humano, Sebald lo hizo, y por eso creo que quedará en la memoria europea durante muchos siglos...! Todo accidente de tráfico es una tragedia y lamento, pero aún es más, en el caso de Sebald, porque no nos ha dejado una evolución posible que nos habría llevado muy lejos.

1. Winfried Georg Maximilian Sebald, 1944, Wertach im Allgau, 2011, Norfolk, Reino Unido.

- Aunque Sebald nació en 1944, uno de los temas que estaban en el centro de su quehacer-pensar, es la explicación del mal-maldad, desde que narra como sus profesores decidieron exponer un documental sobre el campo de concentración-exterminio de Bergen-Belsen.

Es enfrentarse al ser humano individual y al colectivo-sociedad, ¿cómo los seres humanos son capaces de realizar tanto mal, cómo colectivamente son capaces de diseñarlo-proyectarlo-materializarlo, tanto mal? ¿¡La industria masiva de la muerte, la industria masiva de la maldad-mal!?

¿Cómo los seres humanos son capaces de realizar tanto mal, cómo colectivamente son capaces de diseñarlo-proyectarlo-materializarlo, tanto mal?

La gran-grave pregunta-cuestión, se amplía, si analizamos, lo mismo no solo en Centro Europa y en ese tiempo y con una ideología, sino en todo el siglo pasado, en distintas zonas-geografías del mundo y, con distintas ideologías.

Es un misterio que en nombre de una idea, que en principio puede ser una ideología equis, tantas personas se aúnen para el ejercicio masivo de la industria del mal. Es aún, más misterio y enigma, que después de décadas y décadas, haya personas, incluso intelectuales, que si no justifican esos males, digamos ponen muchos matices. Es además un misterio que supera mi inteligencia, que todavía ideologías que fueron las que crearon ese mal a escala industrial, sean defendidas-respetadas-aupadas por unos y por otros, incluso reaparecen con otros nombres y otras banderas, pero con los principios esenciales similares.

Reitero, hablo de ideologías, no de una, sino de varias y de distintos colores. Nadie se rasgue las vestiduras. Yo creo que todo esto es lo que narra-cuenta Sebald, o al menos, algunos de estos aspectos.

- Sebald enseñó al mundo, lo que el mundo ya sabía estilísticamente, pero lo perfeccionó, que ya toda obra literaria sería un hibrido-combinación de géneros.

Creo que este es el transcurrir de los tiempos futuros, la literatura irá añadiendo a su ser nuevos saberes y nuevos géneros de todos los saberes. Más teniendo en cuenta la tecnología actual de la información, de la lectura, de la documentación.

- Uno de los temas recurrentes es el viaje, pero no solo el viaje material, sino también el viaje, que podríamos denominarlo cultura-espiritual, incluso metafísico. Quizás su condición de persona que vive en otro país, no el suyo, que nunca pidió la nacionalidad, sino que mantuvo siempre su lengua para la escritura, y suponemos para el pensar-pensamiento, y mantuvo siempre su nacionalidad.

Quizás, Sebald y su generación de alemanes, tuvo que soportar-sufrir-entender-racionalizar-superar lo que la generación anterior, la de sus padres y abuelos habían hecho en y con Alemania. Es decir, la propia autoculpa-autoresponsabilidad, en cuanto generación siguiente. En definitiva, explicar el misterio del ser humano, de la cultura, del bien-mal de lo humano y de la humanidad-historia, del presente y del pasado y del futuro posible.

- Se ha llegado en todas las artes, en la literatura también, que todo lo que entre dentro del campo de la legalidad, todo es posible incluirlo en el arte o artes. Es decir, hoy literatura podría ser todo, y como decía Pío Baroja, todo lo que ponga debajo de un título novela es novela. Hoy diríamos, todo lo que ponga debajo del título que sea, el género literario que sea, es ese género. (Ciertamente el público lector, todavía no lo acepta demasiado este cambio, ni tampoco los gestores de la cultura, sí la gran crítica universitaria por lo general, si es que esos títulos acaban en sus manos).

Ha sido una enorme desgracia para la cultura, que una persona-escritor-observador como Sebald, falleciese tan joven

La literatura es un espejo o un macroespejo, todo lo que se incrusta en ella es como un enorme potaje, lo que se echa en el guiso acaba teniendo otro sabor. Ficción y no ficción, fotografía en el texto escrito, ensayo y narración y cuento y poesía, y todo lo que usted quiera-desea-pueda. Porque narrar-contar-ensayar, todo son ejercicios del ojo-mente. O dicho de otra manera, intentos profundos-esenciales de ser-estar de otro modo, o del mismo, pero intentar explicar el enorme misterio-enigma-incógnita del ser humano-humanidad-historia-sociedad-cultura. (Lamento yo, que los concursos literarios no han comprendido aún este cambio esencial y radical, textos que son novela-ensayo no puedes enviarlos con imágenes-dibujos-pinturas realizados a y en y dentro de esas narraciones-ficciones-ensayos).

- Quizás, un escritor es su soledad, quizás su "solitariedad", puede estar rodeado de docenas o de cientos o de miles de personas, puede estar siempre elaborando conceptos-ideas-datos-argumentos a favor de la sociedad-humanidad, de un grupo o un colectivo o un individuo, pero el escritor es el búho, que baila o vuela al atardecer o al amanecer de Hegel, pero casi siempre solo, en la soledad de recoger miles de ríos-fuentes que vienen de miles de años. Tiene en su cabeza, que intentar armonizar todo lo pasado-presente-posible futuro, multitud de ideas-datos diferentes.

Y ese trabajo le lleva a la soledad-silencio-vacío, o intentar construir ese silencio-vacío dentro de si mismo, para entender-comprender. En cierto modo, el oficio del escritor-pensador-observador es dramático-trágico con muchos retoques de comedia. Porque si es aceptado por la industria editorial, bien, si es aceptado por la gran crítica, bien, si es aceptado por el público entendido-lector, bien. Pero si no es aceptado por ninguna de esas instancias, vive en la más pura y radical soledad, rodeado de edificios, sean miles o docenas de miles o unas docenas de casas. Los de alrededor no lo entenderán, él o ella misma acabará por entenderse-comprenderse menos que lo hacía en el momento inicial.

2. Ha sido una enorme desgracia para la cultura, que una persona-escritor-observador como Sebald, falleciese tan joven, en un accidente de tráfico, es una desgracia porque quizás la industria cultural, le permitía a él, seguir con sus experimentos de observación-escritura-narración, pero quizás a otra persona, otro escritor, que quiera ir un poco más allá, no se lo permitan, al menos de momento. Mi homenaje a Sebald.