Viernes 20.07.2018

Recortes en libertades, deriva autoritaria

La deriva autoritaria que padece España desde que gobierna el PP y el avance naranja de la extrema derecha de Ciudadanos no es ajena a un modelo social de cada vez mayor desigualdad. Hay una necesidad en la sociedad española de no perder libertades públicas que estaban consolidadas y que no debe haber ningún atajo para resolver los problemas políticos que tiene el país sin caer en ningún tipo de merma de derechos democráticos. En el exterior esta situación también es motivo de análisis político. El prestigioso diario de la City londinense el Financial Times ha incluido a España en la lista de estados con una deriva autoritaria y antidemocrática. Para Guideon Rachman, el jefe de opinión internacional del periódico, el estado español forma parte del grupo de países como Hungría, Polonia, Eslovaquia y otros donde la autocracia y la corrupción (la “podredumbre antidemocrática”, dice) ganan la partida a la democracia y al imperio de la ley. “Se está formando un bloque autoritario entre las filas de un autoproclamado club de democracias (la Unión Europea)”, alerta el analista. España vive desde 2011, con la llegada al poder del PP, un profundo deterioro de las libertades públicas, con ataques contra la libertad de expresión por la llamada Ley Mordaza, aprobada el 30 de marzo de 2015. Esta deriva autoritaria denunciada también por Amnistía Internacional y Jueces por la Democracia, ha corrompido la normal vida democrática del país y provocado situaciones tan esperpénticas como meter en la cárcel a raperos y escritores de tuits por palabras escritas o dichas, mientras personas juzgadas y condenadas por corrupción (Iñaki Urdangarín, cuñado del Rey Felipe VI, por ejemplo), siguen sin ir a la cárcel y puede vivir en Suiza gozando de libertad, con las únicas condiciones de presentarse ante el juez una vez al mes y deber comunicar si sale de Europa. El diario estadounidense The New York Times en un editorial instó a la Comisión Europea a condenar la restrictiva legislación, basándose en el informe del relator de ONU para Derechos Humanos, quien también pidió a los legisladores españoles que derogaran esta ley “que corrompe la democracia otorgada por la Constitución de 1978".

España vive desde 2011, con la llegada al poder del PP, un profundo deterioro de las libertades públicas

Pero ahí está intocable la Ley Mordaza con el apoyo de Ciudadanos, el partido ultraliberal y nacionalista español del IBEX y que las encuestas le dan un espectacular crecimiento, una postura tibia del PSOE y la frontal oposición de Unidos Podemos y de los partidos nacionalistas e independentistas.

No obstante, aún más preocupante es el encarcelamiento desde hace más de medio año de dirigentes independentistas catalanes, acusados de rebelión. “En España, más de 20 políticos catalanes podrían enfrentar largas condenas de prisión por ‘rebelión’ […] algo seguramente ha salido mal en cualquier país democrático que se encuentre encarcelando a políticos elegidos no violentos”, asegura el analista del Financial Times, Guideon Rachman. El Código Penal español dice en su versión actualizada que “son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente”. Y en Cataluña no ha habido ningún alzamiento violento, ni siquiera violencia digna de ese nombre. Al respecto vale la pena reproducir las palabras del profesor constitucionalista Javier Pérez Royo: “El delito de rebelión que el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, ve en la conducta de los exmiembros del gobierno catalán no lo ve ningún juez europeo. Y no lo ve, porque no existe, como ya dijeron más de cien profesores de Derecho Penal de las universidades españolas. El delito de rebelión de la euroorden del juez instructor es imaginario, un delito que solo existe en la imaginación del juez”. El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, se ha unido a las voces que critican  el "autoritarismo" del "rancio nacionalismo español" y pide que destierre "la amenaza y la coacción" si quiere contar con la formación jeltzale. Ortuzar reitera la posición clara de su partido ante la aplicación del artículo 155 en Cataluña, subrayando que mientras siga vigente "no jugamos", porque entiende que su aplicación "es también un ataque a Euskadi y a nuestra idea del autogobierno".  

INNEGABLE AVANCE

No hay duda de que en los últimos años ha habido un innegable avance del autoritarismo

"Queremos que los autogobiernos catalán y vasco estén exclusivamente en manos de sus legítimos representantes. No queremos gente en la cárcel por defender ideas políticas, no queremos que sean los jueces quienes decidan quién puede gobernar y quién no. Lo que está pasando en Cataluña es muy grave, y nuestros principios y valores nos reclaman alzar la voz y protestar por ello", agrega Ortuzar. "Hay que dejar de humillar a una gran parte de la sociedad catalana y desterrar la amenaza y la coacción. Aunque parezca ahora imposible, hay que abrir cauces de diálogo y favorecer que se constituya cuanto antes el Govern", insiste el líder peneuvista. Ortuzar se mostró muy preocupado por la "emergencia de un nacionalismo español rancio" y se pregunta "qué hacen ministros en un acto de la Legión". "¿Esa es la España en la que quieren que estemos?", apostilla.

No hay duda de que en los últimos años ha habido un innegable avance del autoritarismo. Sin embargo, renace alguna esperanza tras la confortadora sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo de la Unión Europea, que ha condenado al Reino de España por imponer una pena de cárcel de dos años a unos jóvenes que quemaron en Girona fotos del entonces Rey Juan Carlos I. El Tribunal de Derechos Humanos de la UE ha afirmado que esa acción fue un ejercicio de libertad de expresión. Si la máxima autoridad judicial europea en derechos dice que prender fuego a un retrato del Rey es libertad de expresión, ¿qué hacen en la cárcel raperos y tuiteros? Como tampoco hay rebelión que valga en la actuación de los independentistas catalanes encarcelados o imputados. Por eso tampoco puede seguir la actuación injusta y prepotente del gobierno Rajoy y de otros poderes del Estado. Esta acción erosiona y deteriora el sistema democrático. Urge recuperar en España una democracia sin rebajas ni la menor interpretación autoritaria.

Recortes en libertades, deriva autoritaria
Comentarios