Domingo, 18 de Febrero de 2018
El Tiempo

La amistad

Amistad preciosa de pandilla la de Felipe VI y Letizia con López Madrid, por ejemplo.

Qué importante es la amistad. La historia de España está llena de grandes historias de amistad.  Digo más: este país sigue adelante, mejorando cada día sus estratosféricos números de recuperación y triunfo, gracias a la amistad:  que si a un amigo lo coloco aquí, que si a otro allí; que  le damos una obra a tu amigo o ,tranquilo, que tú eres amigo y a ti no te voy a cobrar el IVA, que si llama a tu amigo a ver que puede hacer él...

España es país de grandes amistades. Y las grandes amistades se sustentan cuando a pesar de las diferencias que hay entre unos y otros, algo más fuerte nos une. Se me ocurren cientos de ejemplos de grandes amistades que ha dado España.

Hay amistades que fueron tan inmensas que siguen vivas a pesar de que ya no existan. Como  la de Carmina Ordóñez con El Pai, El Cabra y El Chuli. Que nadie sabe muy bien si fueron amigos  de verdad pero  hay poca duda sobre que todo lo que une el Rocío y  alguna cosita más es amistad. Lo mismo que le pasó también a Carmina con Lolita y Charo Vega. En la misma noche se bebían media España y se robaban un par de novios. Ser mujeres inmensamente atractivas con ganas de follar y pasárselo bien une mucho.

También está el eje del mal, por ejemplo. Como Eje del Mal yo sólo  reconozco el formado por Mila Ximénez, Kiko Hernández y Kiko Matamoros. Unas semanas se odian y a la siguiente se echan de menos y se ajuntan otra vez con la mirilla enfocando a otro sitio. A  pesar de las diferencias que puedan surgir  siempre les une el ser  malignos y estar un poquito desquiciados.

Los del dinero y el poder heredado llaman a sus amistades pandillas. Tienen 53 años y siguen quedando con los de la pandilla, joder. Amistad preciosa de pandilla la de Felipe VI y Letizia con López Madrid, por ejemplo. Primero amigo de él y luego de los dos, con lo difícil que es eso. Que igual les separan unas tarjetas de nada o unos negocios un poco turbios, sí,  pero el Moët&Chandon y Baqueira unen mucho.

Las pandillas tampoco se diferencian tanto de los colegas de barrio, supongo. Belén Esteban y Mariví, por ejemplo. A pesar del tiempo, de Dani DJ, de nieve pero no de la de Baqueira y de la tele, algo muy por encima hace que sigan siendo amigas inseparables. ¿El tinte y los estampados floreados con fruncidos?

Que igual les separan unas tarjetas de nada o unos negocios un poco turbios, sí,  pero el Moët&Chandon y Baqueira unen mucho

Las amistades del mismísimo Rajoy también van superando los  problemas que puedan surgir. Algunos de sus grandes amigos como Elvira Rodríguez, Romay Beccaría o Soledad Becerril han encontrado un sitio donde trabajar con sabor a público, qué casualidad. Son más las cosas que nos unen que las que nos separan, que dice Rajoy para referirse a casi cualquier asunto. Qué razón tiene este hombre siempre.

No me olvido del fútbol, claro. Hay grandes ejemplos de amistades dentro del fútbol. Aún se recuerda en Barcelona la amistad entre Maradona, Julio Alberto y Marcos Alonso y todo lo que les unía entonces. O lo que unió a Caminero y Simeone; el Atlético, claro.

Buenas amistades las que también da la literatura. Y no me refiero al último libro que han escrito Terelu y Kike Calleja juntos, que también. Cela y Umbral fueron muy amigos hasta que el primero  murió. Compartieron, entre otras cosas, cierta facilidad para resultar desagradables.

Yo misma pertenezco a un grupo de amigos en donde uno ha escrito un libro de más de 1.000 páginas sobre Baldomero Espartero y otra escribe convinación y, sin embargo, también a nosotros nos une algo más fuerte que lo que nos separa. El sábado tomando unas cervezas os lo cuento, amigos.

Eso sí, no hay amistad que aguante a un amigo de sus amigos. Huid, huid si oís eso o no llegaréis a gran amistad en la vida.