Sábado, 26 de Mayo de 2018
El Tiempo

Ofertas y saldos

Que un trabajador no cualificado cobre una mierda que no le permita vivir con cierta dignidad nos parece mal, claro, pero no tanto; es que las cosas han cambiado mucho con la crisis.

“Jornada completa de lunes a viernes de 9:00 a 13:30 y de 15.30 a 19:00. Salario de 707,6€ brutos al mes”. Una empresa tiene el valor de ofrecer esto; ayer, hoy, prácticamente cada día y casi en cualquier sitio de España. Pero esta oferta, en concreto, la ha sacado ayer el Balneario de Puente Viesgo, sin vergüenza alguna. Y sin menos vergüenza aún la publicita el Emcan (Servicio Empleo Cántabro) que lo celebra con alegría y alborozo, faltaría más. Y es que todos estamos hechos de carne, huesos y números que suman y restan, sobre todo los servicios de empleo de este país.

Lo bueno es que estas cosas ya no nos irritan, nos hemos ido acostumbrado. Somos muchos, somos más y somos necesarios pero lo aceptamos todo muy bien, somos especialmente sumisos los españoles. Tengo que preguntar si en lo del orgullo de ser español entrará esto también, por cierto. El caso es que trabajar ocho horas al día y cobrar eso está mal pero es legal, ¿no? Y nos gusta la legalidad. ¡Qué le vamos a hacer, así está la cosa!

Normalmente, lo que de verdad nos indigna hasta dolernos en las entrañitas es lo que sigue a continuación en esa oferta de los de Puente Viesgo y que podría darse casi en cualquier oferta de cualquier empresa premiada: “Se requieren conocimientos de herramientas informáticas: word, excell, acess. Nivel mínimo auxiliar administrativo, persona ordenada con ganas de aprender. Se valorará a quienes hayan finalizado los estudios en los últimos 4 años de administración de empresas, grado medio o superior. No imprescindible. Necesario permiso de conducir”. Cuantos más requisitos se pidan más nos va subiendo el enfado.

Somos muchos, somos más y somos necesarios pero lo aceptamos todo muy bien, somos especialmente sumisos los españoles

Ah, no, por eso ya no pasamos, esto sí que no. Viendo semejante afrenta puede que hasta nos quejemos en alguna red social, ojito. ¿Un graduado cobrando eso? ¿Están locos o qué? Con lo especial que soy yo haciendo las tablitas de Excell y manejando el Acess, madre mía. ¡Y hasta querrán que con mi First de la Universidad de Cambridge y con mi matrícula en francés en la Escuela de Idiomas me presente a semejante mierda! No te digo nada si has estudiado una ingeniería o Periodismo, se han dado casos de ataquitos fulminantes al corazón. Al corazón del clasismo.

Que un trabajador no cualificado (y aquí entran todos los que no son como nosotros, los que somos Especiales) cobre una mierda que no le permita vivir con cierta dignidad nos parece mal, claro, pero no tanto; es que las cosas han cambiado mucho con la crisis, macho. Y en ellos no se gastaron tanto dinero como en nosotros y nosotros podríamos levantar el país si nos dejaran.

Hay días que se nos olvida que los trabajadores somos todos. Las que no pudieron estudiar o no les dio la gana hacerlo, los que saben inglés y las que difícilmente consiguen llevar una conversación adelante. Los refinados universitarios y las camareras chonis. Las guapas y los imbéciles. Los del Power Point y los del Sálvame. Que aquí deberíamos importar todos. Y que yo, que tal vez no tenga estudios ni coche ni vea series en VOS, debería cobrar el mismo sueldo digno que reclaman otros para ellos.

Se nos ha olvidado, se nos está diluyendo la memoria. Nuestro alzheimer social ha entrado en la fase grave y hay días que no consigo ser optimista y mucho me temo que, al final, nos olvidaremos definitivamente de quiénes somos y quiénes son los nuestros.