Sábado, 26 de Mayo de 2018
El Tiempo

La mano negra del Trail en Cantabria

Ya va siendo hora de reclamar un respeto a la ciudadanía, que no nos roben el derecho de auto organización y la capacidad para disfrutar de nuestros deportes favoritos sin trabas.

Hace unos días los organizadores de las carreras que conforman las Trail Series Cantabria decidían suspender definitivamente el circuito para este año 2018, y emitían a través de sus canales habituales un comunicado en el que explicaban su decisión. El motivo principal no es otro que acabar con la situación de incertidumbre, tanto para participantes como para las propias carreras, ante la falta de resolución por parte de la administración regional de la denuncia formulada por la Federación de Montaña que provocó la suspensión del Trail Villa de Cartes.

Las TSC afrontaban su sexta edición, cuando unos días antes del inicio la primera de las pruebas se vio obligada a su anulación debido a la falta de la pertinente autorización administrativa, que ante la denuncia o informe desfavorable de la FCDME optó por no otorgar dicha autorización. La federación formulaba como incumplimiento del Trail Villa de Cartes, su pertenencia a un “circuito ilegal” como así denominaba en su escrito a las Trail Series Cantabria. Todo ello apoyándose en una confusa legislación que pillada con alfileres parece otorgar en exclusiva a la federación la competencia para organizar campeonatos de más de un club. Sería extenso hacer aquí un juicio jurídico al respecto, pero lo que resulta casi incomprensible es que después de dos meses desde aquella suspensión, no se haya producido ninguna resolución por parte de las autoridades regionales.

Dos meses después de aquella suspensión no se ha producido ninguna resolución por parte de las autoridades regionales

En cualquier lugar del mundo se habría dado un aplauso y apoyado la iniciativa de este grupo de pequeños clubes deportivos de organizar de forma desinteresada una serie de pruebas de trail populares, por hacerlo con muy buen criterio a juicio del éxito alcanzado entre los participantes, por hacerlo sin ningún tipo de subvención del Gobierno regional, y si me apuran en sustitución de entidades oficiales que podrían preocuparse más por la promoción de éste y otros deportes. Aquí sin embargo, poco más que se les considera criminales, sometidos a una posible suspensión de sus pruebas, cuando no a la apertura de un expediente sancionador, a pesar de cumplir sobradamente las exigencias técnicas para este tipo de eventos.

Ya va siendo hora de reclamar un respeto a la ciudadanía, que no nos roben el derecho de auto organización y la capacidad para disfrutar de nuestros deportes favoritos sin trabas. Y a quien considere que la organización de circuitos deportivos populares fuera del marco de una federación, es ilegal, les animo a que miren lo que sucede a nuestro alrededor y tomen ejemplo o al menos no entorpezcan lo que otros dignamente han puesto en marcha. Por solo citar alguno de los muchos que hay en el panorama: Diputación de Cuenca y sus circuitos populares tanto de carreras como de otras múltiples disciplinas. En Burgos el Instituto Provincial para Deporte y Juventud ya va por su XXXVIII edición del circuito de carreras pedestres populares. En León ya van por la VIII Copa Diputación de León. El Santander Triatlón Series, totalmente privado, abarca varias ciudades de España. Aquí lo teníamos gratis, solo con el esfuerzo de unos aficionados al deporte del trail, sin gastar ni un euro del erario regional, y en vez de aplaudir y animar, van y se lo cargan.  ¿Qué intereses se esconden detrás de ello?