Lunes 16.07.2018

Okupas

PODEMOS "ocupa" el espacio de los contenidos socialdemócratas, pues se propone, en términos generales, disminuir las brechas sociales. Si el PSOE ha dejado de ejercer de socialdemócrata pero reivindica ese espacio, negándose a desalojarlo e intentando impedir el acceso a los auténticos titulares, debemos afirmar que "okupa" el espacio socialdemócrata.

"El espacio socialdemócrata lo ocupa el PSOE" oí, más que escuché, a un César Luena que se agitaba como loco de nervios ante un reducido grupo de incondicionales. Aunque no estaba atento a la televisión, Luena captó mi atención, a pesar de lo poco interesante que me parece el personaje, por lo rotundamente que negaba justo lo que yo siempre afirmé. En efecto, desde que apareció PODEMOS en el panorama político español, siempre pensé, y expuse a toda alma caritativa que tuvo a bien escuchar mis inquietudes políticas, que, por resumir, PODEMOS venía a ocupar el espacio socialdemócrata que el PSOE había abandonado. Como explicaré a continuación, la afirmación de Luena puede ser considerada falsa o verdadera, según se interprete el verbo ocupar, pero lo que no cabe duda es que la utilización del término "socialdemocracia" desde fuera de su partido le pone al PSOE especialmente nervioso, pues idénticas reacciones he escuchado o leído estos días a Rafael Hernando, a Margarita Robles, a Susana Díaz, a Pedro Sánchez y a El País, intentando todos ellos enfangar el terreno de juego electoral con reproches de impostura contra aquellos a quienes más temen, no por ser amenaza para la sociedad, sino por ser un peligro para los propios intereses del aparato del PSOE, y todo ello basado exclusivamente en cuestiones semánticas.

¿Qué es ocupar el espacio socialdemócrata? ¿Llevar a la práctica políticas socialdemócratas? ¿o haberlo hecho hace tiempo y por ello reivindicar actualmente el apellido? Porque hay que aceptar que el PSOE del 82 era un partido socialdemócrata en el primero de los sentidos, pues impulsó el socialismo por caminos democráticos, una de las dos vías posibles de construcción del futuro vaticinado por Marx y Engels, y la generalmente utilizada en las sociedades desarrolladas, como las europeas, en la consecución del Estado del Bienestar, principalmente impulsado por los partidos socialdemócratas, por cierto que generalmente con el apoyo de los partidos comunistas. Así, el PSOE del 82 impulsó la redistribución y aumentó el gasto social universalizando derechos como sanidad y educación; consiguió en fin disminuir la brecha social e introdujo mecanismos de garantías laborales.

El PSOE no supo mantener la independencia, y su paulatina implicación con los poderes económicos y financieros fue desdibujando poco a poco ese perfil socialdemócrata

Pero el PSOE no supo mantener la independencia, y su paulatina implicación con los poderes económicos y financieros fue desdibujando poco a poco ese perfil socialdemócrata, primero a base de moderación, pero finalizando en un auténtico vuelco en sus posiciones, trayectoria que queda ejemplarmente representada por el máximo referente de ese partido en su metamorfosis desde el Felipe González de Suresnes, al de las relaciones con Panamá y Zandi. Según aprendimos en el manual del activista de los 70, el "Marta Harnecker", el materialismo dialéctico de Engels describe las evoluciones en la historia como acumulaciones de cambios cuantitativos que dan como resultado un cambio cualitativo. En el caso de la socialdemocracia del PSOE, esos cambios cuantitativos fueron las ya descritas moderaciones ligadas a sus complicidades con el establishment, y su acumulación dio como resultado un salto cualitativo que se observa perfectamente en las medidas de Zapatero contra la crisis, en las que se ve que ese partido ya va a cara descubierta con el neoliberalismo menos humanista: destrucción generalizada de derechos laborales, medidas de austeridad que necesariamente empobrecerían a las clases medias y bajas, reforma constitucional para garantizar la prioridad de los intereses de los grupos financieros sobre los de la sociedad; todo lo contrario de lo que constituye la política socialdemócrata. Si se me dijera que fue un error que no volverá a repetirse, no sé si me lo creería, pero es que el PSOE no lo dice; de hecho, tiene como referente económico a Jordi Sevilla, un perfecto liberal económico, el que inventó lo de "bajar impuestos es de izquierdas" aunque lo dijera ZP, en un nuevo alarde de lo mucho que le gusta al PSOE jugar con las palabras como si estuviera haciéndolo con los conceptos. Pero no es solo que nadie del PSOE diga que tienen propósito de enmienda, sino que, muy al contrario, nos demuestran que se reafirman en sus posiciones liberales al pactar en la pasada microlegislatura con Ciudadanos, un partido tan o más de derechas en lo económico que el PP, y negarse en redondo a hacerlo con PODEMOS e IU. Además, lo único que promete para la próxima es que no permitirá un gobierno de Rajoy, pero no dice nada de uno del PP sin el actual líder, como si el problema fuera el presidente.

PODEMOS "ocupa" el espacio de los contenidos socialdemócratas, pues se propone impulsar la recuperación de derechos sociales

En definitiva, el PSOE fue socialdemócrata, pero ya no lo es. ¿Cuál de los dos partidos, éste o PODEMOS, ocupa entonces el espacio socialdemócrata? A mi entender, PODEMOS "ocupa" el espacio de los contenidos socialdemócratas, pues se propone impulsar la recuperación de derechos sociales, acabar con la austeridad que estrangula a la sociedad, incrementar la progresividad del esfuerzo fiscal y, en términos generales, disminuir las brechas sociales. Como ejerce la política socialdemócrata, es legítimo propietario de ese espacio político. Sin embargo, el PSOE ha abandonado el contenido de ese concepto político, pero sigue utilizando y reivindicando el término "socialdemócrata" de manera especulativa, pues le trae réditos en forma de votos de sus bases que, a diferencia del aparato del partido, aún son en una gran parte de esa ideología. Si el PSOE ha dejado de ejercer de socialdemócrata pero reivindica ese espacio, negándose a desalojarlo e intentando impedir el acceso a los auténticos titulares, debemos afirmar que el PSOE "okupa" el espacio socialdemócrata.

Okupas
Comentarios