Martes 17.07.2018

El berezu

De lo mas aspru, probi y sequeru saca el material pa la mijor miel. De lo pocu saca muchu, ondi paez que no lo habiera.

mugu21062018Berezu, mugu y raspanizas n’una garma | edc

Antañu que anduvi de un lau cara otru tocando música, aminudu dejábamos atrás la Tirruca y tres unos pocos días gulvíamos a casa. Cuandu viníamos polos dos costaos del Cantábricu, cuadraba aminudu que el cielu allegando a “casa” istuviera añubláu u polo menos mas ablancáu. No pasaba tantu si cuandu unu allegaba era pol sur. La bienvinía la daba el berezu, que surdía espontaniu enos lindonis que el cazu de la escavaora bía aruñau ena tierra jirrizu de los páramos altos, u prindía enas risquiezas de la piedra crúu que asomaba n’aquella tierra tan disipáu, que paiciera cansu d’arrisistir solis y rejelios.

Ena llana ariniza de La Vilga, enos cumbris isnugos del país campurrianu, el berezu, duru y pacienti, ofrez lo mijor que tien cuandu el veranu paez que biera agotáu las juerzas de tolas floris y atalambráu cualisquier tipu de vida. De lo mas aspru, probi y sequeru saca el material pa la mijor miel. De lo pocu saca muchu, ondi paez que no lo habiera.

Marcando senderos que se crucian cumu las vidas de quinis los caltienin a la vista

Hai berezos lamiciegos que paecin cubiertos de pelu, brotando de suelos anagaos que mollean al pasu y quedan escavonaos cuandu el ganau, jartu de secas y pacionis probis, entra a las lamizas. Hai berezos iscubizos que levantan tres metros y li dan vida a las garmas y gándaras astraas de cantos argayaos de los castros, nondi unu toma concencia de que ni tan disiquiera la tierra se está quietu, y el tránsitu se conoz arrasgáu porque es mesmu la piedra quin transita y tien preferencia de pasu. Berezos que aguantan y aseñalan el pasu de los animalis enos espindiajos del puertu, marcando senderos que se crucian cumu las vidas de quinis los caltienin a la vista. N'otros sitios son los berezos los que tresnan y los senderos, cumu las vidas de los animalis que los caltinían, acaecin con ellas pa treminar desapariciendo.

El berezu tamién está de pasu, cumu toos nós. Está sólu por tras, y dellas vecis a un tiempu, del mugu. Allega a dali vida a lo más sufríu, escarnáu y bravu del terrenu, y si puei, crea las cundicionis pa amijoralo y dali pasu a los árbulis que puean vinir por tras. El berezu es un ejemplu, otru mas, de que la naturaleza da lo mijor que tien colos mínimos medios.

Por si juera pocu, el berezu regala el color ondi costaría cuncibilo. Arrosau enas lamas, brancu enas garmas, cuasi encarnáu enas cuestas sequeras que el sol sureñu abracana, y con tolos tonos entemediaos que unu conoza enas tierras que se arrisistin al verdi nurtiegu.

Mal pagu que se güelvi contra la manu inoranti y esagraicía que priendi la mecha

Al berezu, con poca vista pola muéstra parti, li pagamos quemándolu. El fin de la ganairía se iscribi en negru sobri verdi, con incendios dendi el tardíu jasta la primovera. Mal pagu que se güelvi contra la manu inoranti y esagraicía que priendi la mecha. A los dos años del incendiu, el berezu es quin gana, pos la sú misión cunsisti en ganali terrenu al disiertu. Tamién en eso, el berezu es un ejemplu. El berezu subrivivirá, el incendiariu no. La naturaleza trebaja ensembli y no escansa.

El berezu marca el caminu, que tamién es el caminu de casa.

El berezu