Martes, 19 de Junio de 2018
El Tiempo

El sueñu doráu

Los sueños potrosos de cacicucos potrosos, ajita, los estamos pagando toos bien caru viviendo n'un no-sitiu que es un arrabal sosu ensin juturu.

mugu07062018Mugu vistiendo de vida el cementu | edc

Yo quisiera vivir arrudiáu de cagigas; cuandu salgo de casa mi presta veé-las que se ercin, noblis y recias, empar de la bolera, eno que jue y entá se llama El Ferial. Allí si vindía antañu el ganáu. Un moriu desapara el ricintu de la cera pola que transita la genti, n'él surdin flurinas, jelechas y tapinucos de mugu que refrescan la piedra y li dan gracia vivu al caballón de cementu bastu.

El pueblu nel que vivo surdió de súpitu, atropando a la genti que ajuía de las cabeceras

Quisiera vivir n'un sitiu que caltuviera la traza sellenca en callis, casas y prazas, peru el pueblu nel que vivo surdió de súpitu, atropando a la genti que ajuía de las cabeceras, de pueblos ensin iscuela, ensin estitutu, ensin críos, ensin vicinos y ensin juturu. La mayuría de los idificios son de traza moernu, y agraezo que pensaran en que tuvieran portalonis y que al contrariu de lo que pasó en Torlavega, de ondi soi nacíu y me crié, no medraran a costa de acabar colas casas montañesas. Cuandu unu amira cara el contornu, lo que vei son los montis astraos de ucálitu y las cajigas acoraas en regateras y custrigonis ulvidaos pola cubicia, cumu una tribu d'aquellas que van acaiciendo al pasu d'un ejércitu envoluntariu de probis útilis: nel mundu´l Ser humanu pudía ser lo que li pasa a los indíginas colos garimpeiros ena Amazunía.

Lo ciertu es que por anguna razón mos está siendo negáu el contornu. A cáa güelta vivimos menos aquí y mas en dinguna parti. Los unos, porque ajuyin de la parti del país ulvidaa, que entá caltien un sabor que li entra a unu pola vista, pol gustu y pol uíu; los otros, porque ya nacimos en tierra sosu, ajenos a la piedra, a la maera, al gustu del augua, a la música, a la palabra y al deji de casa, cunvincíos del adelantu.

Cuantu mas me daba cuenta del procesu, mas viía cúmu aceleraba. Y el engañu está n'una idea mui interesaa de lo que debi ser el progresu. Hai una ganancia pa unos ena que tul mundu pierdi; ¿tantu merez la pena?

Abora angunos se atrevin a hablar de la burbuja inmobiliaria, peru n'aquel tiempu dicir eso biera síu pecáu

Yo trebajaba con un compañeru que angunas vecis mi contaba cosas del pueblu ondi vivía, un pueblu junta la mar jechu de barrios esparcíos. En otros pueblos cumu aquél, ena época de la autuvía, se concentró la ganairía en cuadronas y quedarin vacíos los casiríos con fincas. Los pulíticos y los empresarios de la custrución vierin la upurtunidá y se pusierin del habla. Asina que la verdá de uficiu dijo que toos estaban progresando: el pulíticu traía carreteras moernas y sacaba al pueblu del acaicimientu; el ganaeru que se empeñaba n'una estabulación pa cien vacas era no un siervu de las empresas lecheras, sino un empresariu medrando; el costrutor era un empresariu que ufricía riqueza y el ganaeru que dejaba el trebaju diba a jacese d'un dineru pa jacer casa propia y pa los hijos vindiendo el terrenu. Asina se fabricó el contornu que veemos haguañu enos pueblos artificialis de la costa: callis vacías de idificios nuevos y sosos llenos de silenciu. Abora angunos se atrevin a hablar de la burbuja inmobiliaria, peru n'aquel tiempu dicir eso biera síu pecáu.

Nel pueblu que vivía el mí compañeru eso no bía pasáu entá, peru el “progreso” se viía asomando por aquella carretera, y diba a vinir jurricáu drentu de las cubas de camionis cementeros. Enas hestorias y casos que contaba, sulía aparecer un pulíticu local, vicinu. Cumu no gobernaba, pricuraba esgobernar. Estaba al tantu de cualisquier cosa que tuviera que veer col urbanismu y lo dinunciaba too. En vísparas d'eleicionis, prumitía recalificacionis de fincas a los votantis siguros. Pasaba el día dando paliqui nel mostrador del Ahuntamientu pa enterase de los asuntos de fincas de los vicinos que allegaban. Cuandu viía pola ventana angún paseanti iscunucíu polos praos, se acercaba a priguntali si li interesaba aungún terrenu y se ufricía a mediar colos amos. Vendé-l terrenu jue la pricupación y la primera acupación de tolos vicinos, y surdió la rivalidá jasta drentu de las familias, allegando muchas vecis a las manos. Quin vindía una finca, allegaba tou jaqui al bar prisumiendo del preciu al que bía sacáu el carru de tierra y los demás agachaban la cabeza; pasáu pocu tiempu otru vicinu jacía lo mesmu, peru con un preciu mas altu por enestoncis, y si lo pasaba pol morru a los demás y mas entá al que lo “malvindió” desprimeru. Cumu el terrenu era rústicu y lo quirían jacer urbanu pa lo vender caru, el anchu de los caminos dibía ampliasi; pasaba muchas vecis que si un vicinu escrituraba lo suyu escontando el mediu metru que tinía de dejar pal caminu nuevu, el vicinu que tinía por frenti escrituraba el suyu añidiendo tantu cumu l'otru bía quitáu; asina sacaba mas dineru, cunfiando en que nel pleitu pudiera ganar y al cedé-l mediu metru, quedasi cola finca cumu estaba desprimeru, ensin ber cidíu naa en rialidá. Los pleitos no acababan, y los vicinos andaban envenenaos. El que andaba mijor a caa güelta era el nuestru hombri, que, calláu estaba dichu, trebajaba pol bienestar de los vicinos.

Un día el comentariu jue el nuevu cochi del pulíticu; bía compráu un tooterrenu grandón, d'esos que lucin bien ena carretera, que no se llevan a manchasi al monti, y que nunca llevarán drentu una pala u un rastillu. Un cochi de muchos milis d'euros, cumu enjamás si bía vistu por allí. Iba tou jaqui cunduciéndolu, y la genti li comentaba cosas de semejanti cochón con amiración.

El hombri seriu está gobernáu por drentu por un humbrucu que jará de él un humbruciu cuandu jaga falta

Y aquí quiero allegar, ésa es la razón. Y cuandu no lo es, es una razón amejaa. El hombri seriu y respetabli, de upinionis formalis sobri la vida, la sociedá, el ordin, la lei, la pulítica. Un hombri formal y bien vistíu. Esi hombri modélicu, un día estaría leyendo, pinto'l casu, el suplementu del piriódicu. Liiría temas de atualidá pa dá-la sú upinión estando colos vicinos. Y n'un momentu, ésa es la razón, remanició n'aquella rivistuca un anunciu. A la vista de aquel anunciu tan bien jechu, con un tooterrenu relumbrando, un hombri ricu perfeutu y una mujer floreru perfeuta, y un contornu de montis (de cajigas) perfeutu, el hombri seriu, formal, responsabli, juiciosu y consecuenti, se gulvió un humbrucu, se gulvió cumu un criúcu chicu que vei los anuncios de juguetis que son jatera, y vei aquel juguitucu y él, él lu quier, lu quier, lu quier!! El hombri seriu está gobernáu por drentu por un humbrucu que jará de él un humbruciu cuandu jaga falta, pa que el críu contempláu que tamién es, tenga el sú juguitín, y puea salir a pasealu y dar invidiuca cumu si tul añu juera la mañana asolejaa d'un 6 d'heneru.

Ésa es la razón, el tipu de razón, y ési es el hombri, el tipu d'hombri. Y tamién el sueñu, el tipu de sueñu que tien esi tipu de hombri. Los sueños potrosos de cacicucos potrosos, ajita, los estamos pagando toos bien caru viviendo n'un no-sitiu que es un arrabal sosu ensin juturu, y es justu lo contrariu del contornu que salía nel anunciu del cochi-juguitucu de la rivista. Por no valer, ni val el resultáu de tul procesu, ni valin los humbrucios que lu dirigin. Por no valer, no val ni lo mijor de los sueños que puein tener esa clas de humbrucos, tan serios, tan juiciosos y tan bien vistíos.