Sábado, 17 de Febrero de 2018
El Tiempo

Hiroshima está undiquiera

Las primeras bombas lo estrobaban too ello. Col tiempu juerin amijorando y los güenos tiremos una bomba muirnísima n'Hiroshima y Nagasaki, dándoli una upurtunidá a aquella genti de pasar a la Hestoria, al simen de la que Roma li dio a Cantabria.

cajiguMugu alredior de la marca d'un cajigu sentenciau | edc

La Hestoria es propaganda puru. Biendo pasáu dos mil años dendi la guerra pirdía contra Roma, mos creemos hijos suyos, afrutunaos de ser vincíos, herederos de la fama y del imperiu de quin mos crucificaba y mataba ya mas por custión de fama que porque li diéramos mucha guerra u tuvieramos mucha riqueza pa arramplar con ello. Tuvimos el honor de ser vincíos por un inimigu dinu de iscribí-la Hestoria. Roma mos dió licencia pa ser, acabando con nós desprimeru. Dendi esi día, que ya no levantémos cabeza, la podemos llevar bien alta.

Tres la guerra vien la Hestoria, y con esi relatu el venceor mos jaz veer que si mos jezo dañu, era porque mos amaba. Pa adomamos cumu burros, tan importanti es el palu cumu la cenoria. Arréu de vincíos, cunvincíos. La guerra es el unijormi de soldau de la Hestoria, la Hestoria es la guerra vistía con bata branca de maestra. La lición es la mesma: too jue pol muestru bien.

Col tiempu, l’arti de jacé-la guerra ha progresáu muchu mas que el de iscribí-la Hestoria. Primeru se tiraba la piedra y se iscundía la manu. Abora se invía un misil por satéliti y se retresmiti pola tilivisión cumu si juera un vidiujuegu, libri de sangri, calabris y cazaperos que li jiringuin el amuerzu al televidenti telecegaratu. Cumu se vei, mas de la metá del progresu del relatu hestóricu es en verdá el progresu del arma.

Una bomba que mataba la vida dejando sigun estaba la propiedá

Las primeras bombas lo estrobaban too ello. Col tiempu juerin amijorando y los güenos tiremos una bomba muirnísima n´Hiroshima y Nagasaki, dándoli una upurtunidá a aquella genti de pasar a la Hestoria, al simen de la que Roma li dio a Cantabria. Ondi no allegara la metralla allegaba l’átomu, dejando pintáas rayugrafías jermosas enas pareis cumu sombras de teatru chinu. Yo era un críu cuandu remaneció la güena nueva, la bomba de niutronis. Una bomba que mataba la vida dejando sigun estaba la propiedá. Matando lo justu, respetando lo demás; en verdá vos digo, aquello era justu y necesariu.

Huguañu ya hablamos inclusu de bombas intiligentis. Cumu n’un homenaji póstumu a Stanley Kubrick, pensar que anguna de aquellas la manejin Trump u Rajoy mos jaz desear que se amutinin siguiendo l’ejemplu de HAL 9000 y mos jagan el favor de los controlar, pa dejar de pricupamos y dar en amar a la Bomba.

El relatu de la Hestoria sigui n’esti pricisu estanti. Nunca tuvimos el cunucimientu tan placenteru y encontoo, enjamás juimos mas inorantis, acomparau. Sufrimos un bombardeu de nuticias bien cirnías. El noticiariu es un parti de guerra cutianu. La milicia civil es un ejércitu mental, cantando su la lluvia del juéu amigu la cunsina que aseñala cumu culpabli al inimigu que l’altu mandu aseñali a caa momentu. Los medios aministran los miedos de los ministros. El Valor del Miéu cutiza ena Bolsa.

Somos la tropa que caltien el negociu y a un tiempu carni de cañón. La paz ya no es sino el tiempu que pasa entri el ún tiru y el ótru. Tú y yo no contamos cumu Hestoria, ni tan disiquiera cumu soldaos iscunucíos, peru entá tenemos la suerti de estar ena estadística del Estáu. Somos risirvistas ena Reserva Moral y Espiritual de Occidente, dendi aquel tiempu dichosu en que Roma mos tuvo por cuenta cumu sólu ella pudía jacelo. Siguimos progresando. Los seris humanos se cunvirtierin en televidentis y las nuticias en propaganda. Las callis de la parti rica asechaas por cámaras de siguranza, cumu n’un cuartel. Mas miseria, mas banderas; cuantu mas aminorgaa la genti, mas grandonas las banderas. Hiroshima está undiquiera, asina que si estando asomau a la ventana veis caé-la bomba, poni la tú mijor sunrisa y jaci el sinu de la V colos deos: con suerti la rayugrafía isplusiva ti dibujará un selfie ena paré y quiciabis pasis a la Hestoria.