Martes 17.07.2018

La comedia

Se apuntan a un ratu de “exaltación de la identidad regional” del mesmu arti que se componin pa acudir a la feria de abril de Solaris u a la de Halloween de cualisquier bar.

mugu050718Mugu y jelechas n'una paré ensin hestoria | edc

Caa añu, cuándu n’una fecha hestórica, cuándu ena fiesta d’un partíu pulíticu, podemos leer ena prensa que si jezo un “acto de exaltación de la identidad regional”.

Arrisumiendo, la grandeza de otros es la que jaz a los cántabros participar del derechu a estar n’esti mundu

Dendi que era chicu teno uíu que Cantabria tien “mucha”, u “más”, y “tanta”, u “menos”, hestoria que daqui otru sitiu. La raiz de la “automomía” es la hestoria, esa idea es la que tul mundu tien ena cabeza. Cantabria tien “mucha” hestoria porque de ella ya habló Estrabón. Tamién tien “mucha” hestoria porque tien a Juan de la Cosa, al Padri Rábago, u a Beato de Liébana, u a Juan de Herrera, u a Velarde. Cuandu unu busca pola redi enformación tocanti a la hestoria de dellos sitios de Cantabria, atopa con que en caa sitiu la “hestoria” se riduz a angún paisanu ilustri que sirvió a la corona castellana, aluegu española, u a la ilesia española, a la nobleza, a la hispanización de América... arrisumiendo, la grandeza de otros es la que jaz a los cántabros participar del derechu a estar n’esti mundu. Somos ena midía que dejamos de ser pa ser otros. Ena hestoria de Cantabria, que es la razón del sú arricunucimientu estitucional de haguañu, los que no pintan naa son los cántabros. Tú y yo, n’esti momentu, ni somos ni seremos hestoria. Los cántabros probis no tenemos hestoria, cumu no la tuvimos. La hestoria sigún molo enseñan es un relatu de otros. Es un relatu mui bien carculáu, clasista y jolastirizu. Y pa detrás, aquí es un relatu que sirvi pa rematar a la identidá. A la identidá, mijor ni mentala. Mos llevamos ya muchos años riendo de ella, cola lición bien diprindía cumu pa abora tenela. Mijor tener hestoria, una hestoria llevaa a sucursaluca con cabarras de la hestoria de España. Si lo que unu busca es enformación tocanti a la etnografía u cultura, alcontrará una tarja de rumirías y prucisionis, porque Cantabria, jueraparti nacional, tamién es católica. Cuandu unu rastrea enos medios la esencia de Cantabria, la estampa que li presentan es un viveru ilustri de sucontrataos polas estitucionis del imperiu, y de custumbris del credu marianu, que paecin seleicionaas polos jefis pruvincialis del Movimiento de antañu.

Llevamos muchu tiempu emponderando al flamencu y a las ferias d’abril, y iscundiendo al güelu cuandu vien una visita pa que no mos jaga pasar apuru cuandu abra la boca. Llevamos muchu tiempu riéndomos de lo cántabru, ya sea cantáu, tocáu, bailáu, y sobritoo, habláu. Iscritu ya no digamos. Diprindimos tan bien la lición que la identidá de Cantabria es una cosa que, siendo lo normal que se rispirasi ena calli tul ratu, está ena prática ausenti. La identidá de Cantabria ya la genti no sabi ni lo que es. En cualisquier otru sitiu, sólu ascuchando hablar a la genti, unu sabi óndi está, porque la identidá lu champuja ena calli a caa momentu. Los cántabros de hagüañu, güerfanos de una identidá de la que se repuchan cuandu asoma, que niegan cumu cosa que tenga que veer con ellos, se apuntan a un ratu de “exaltación de la identidad regional” del mesmu arti que se componin pa acudir a la feria de abril de Solaris u a la de Halloween de cualisquier bar. Celebramos la identidá por no ser menos que otros, u porque no crean otros que son mas, una identidá que cumu bienasimilaos filicis de selo, mos aterrez. Celebramos la identidá que no queremos tener, un ratucu al añu precisamenti porque no la vivimos nunca. Porque la identidá pa los asimilaos duendos es una cosa que pasó n’otru sitiu y n’otru tiempu, y “nós, por suerti, no tenemos naa que veer”. Biendo sustituíu la muestra identidá pol castellanu cheli y pol sevillanismu de tercer división, las llamaas a la “exaltación de la identidad regional” vienin a ser cumu jacesi a unu mesmu la zancadilla y amás, riíse col sapazu. Un espetáculu de comedia arrepresentáu polos bienasimilaos filicis de selo, contando una hestoria pa los demás que dimpués d’iscrita, somos los primeros en creer.

La comedia
Comentarios