Viernes, 22 de Junio de 2018
El Tiempo

Menos truenos por la boca y más rayos en la mano

Tenemos mucho trabajo por delante si queremos seguir por la senda de  la igualdad real, y solo hay única estrategia posible para conseguirla. Trabajemos solidariamente en aras a conseguir ese objetivo común, porque esta lucha que se libra no es solo cosa de mujeres, es un asunto que concierne a toda la sociedad.

Hoy, 8 de marzo, celebramos una jornada con un perfil pleno de simbolismo que cumple el doble objetivo de celebrar los logros conseguidos y de renovar nuestro compromiso, con la intención de eliminar las barreras que encuentran las mujeres para lograr la igualdad real en su día a día.

A pesar de haber sido largo y tortuoso el camino emprendido hacia la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, durante los últimos 100 años las mujeres hemos conseguido alcanzar muchos de los derechos que nos habían sido negados a lo largo de la historia, lo que nos ha permitido ocupar espacios que tradicionalmente se nos vetaban solo por el hecho de serlo. Logros que han sido posibles gracias a un sentimiento común con el que todos sin distinción de color político debemos identificarnos, la ideología feminista, que defiende que mujeres y hombres tenemos los mismos derechos y obligaciones y las mismas oportunidades, que postula que la igualdad no es solo un asunto de mujeres sino un reto que incumbe a la sociedad en su conjunto, que aboga por diseñar estrategias desde la corresponsabilidad y la unidad y, en ningún caso, desde la rivalidad.

Durante los últimos 100 años las mujeres hemos conseguido alcanzar muchos de los derechos que nos habían sido negados a lo largo de la historia

Desde el convencimiento de que una sociedad que quiera ser plural y económicamente sostenible no puede prescindir de una de sus bases sustentantes y asumiendo que la mitad del talento lo representan las mujeres, debemos felicitarnos porque hoy en España, con un gobierno del Partido Popular, se avance hacia la igualdad real con políticas efectivas que permiten que haya más mujeres que nunca trabajando (más de 8.500.000); que en el último año el empleo femenino haya crecido en más de 276.000 afiliadas; que casi el 30% de las mujeres que han abandonado el paro en Europa en los últimos 12 meses lo haya hecho en España; que hoy 317.000 mujeres cobren el complemento por maternidad lo que ha posibilitado reducir la brecha en las pensiones en un 13%; que la brecha salarial de género haya disminuido de 2012 a 2015 en casi 4 puntos; que siga siendo una prioridad la erradicación de la violencia machista, como así se ha puesto de manifiesto con el histórico Pacto de Estado contra la violencia de género suscrito hace unos meses y que, a día de hoy, ha facilitado el inicio de la ejecución de la mitad de las medidas  recogidas en el mismo.

Nuestro compromiso es seguir trabajando sin desaliento y con férrea determinación para construir una sociedad de igualdad de oportunidades, algo que solo alcanzaremos desde la simetría y avanzando hacia una mayor flexibilización horaria; con más servicios de apoyo y ayuda a la familia, con modificaciones legislativas dirigidas a garantizar la igualdad salarial desde la transparencia retributiva o las auditorias laborales en las empresas de más de 250 trabajadores.

Tenemos mucho trabajo por delante si queremos seguir por la senda de  la igualdad real, y solo hay única estrategia posible para conseguirla. Basta ya de vanilocuencias y pirotecnias dialécticas, trabajemos solidariamente en aras a conseguir ese objetivo común, porque esta lucha que se libra no es solo cosa de mujeres, es un asunto que concierne a toda la sociedad.