Sábado, 26 de Mayo de 2018
El Tiempo

La ausencia de partidas para la financiación de Valdecilla en los Presupuestos Generales del Estado es un asunto de gran relevancia no solo porque afecta a las mermadas arcas de la Hacienda de Cantabria y a nuestro hospital mas importante, sino porque es fiel reflejo de los despropósitos a los que puede llevarnos una práctica política carente de lealtad institucional, indiferente a las necesidades y derechos de la ciudadanía y repleta de desfachatez y sectarismo político.

Hace apenas un par de semanas debatíamos en sesión plenaria sendas mociones del Partido Socialista y del Partido Popular en torno a esta cuestión.

Al señor Presidente le gusta demasiado usar la Sanidad como excusa para su nefasta gestión​

Comencemos por los socialistas. En su moción instaban al Gobierno del Estado a proceder al pago de los 22 millones apalabrados para 2016 y la inclusión de una partida de la misma cuantía en el presupuesto de 2017. Nosotros la votamos a favor. Lo hicimos a pesar de ser conscientes de la total ausencia de voluntad política de este Gobierno y de la Consejera socialista María Luisa Real en relación a la Sanidad. Ya se lo dijimos y ya lo denunciamos públicamente durante la tramitación de los Presupuestos de Cantabria. Nosotras les propusimos un plan plurianual dirigido a menguar de manera paulatina la deuda de nuestra sanidad, dirigido a acabar con los millones de euros en facturas impagadas que esconde la Consejera en sus cajones. Y su respuesta fue la negativa. Se negaron a dotar la Sanidad Pública de los recursos necesarios para garantizar una prestación de calidad. Desgraciadamente la señora Real, su partido y el Gobierno del que forman parte tienen otras prioridades. ¡Y qué mas da la asistencia sanitaria si con este incumplimiento el señor Revilla ya tiene una nueva excusa para sus recortes! Durante el 2016 fue el Sovaldi, durante 2017 Valdecilla. Al señor Presidente le gusta demasiado usar la Sanidad como excusa para su nefasta gestión.

Por otro lado los “populares” y su “en 2016 no hubo partida porque no sabéis justificar las facturas y en 2017 se nos ha olvidado”. Pero curiosamente son las mismas facturas que si les sirvieron a ellos y curiosamente también las mismas que se derivan del contrato público-privado que su propio partido y su propia Presidenta, María José Sáenz de Buruaga, nos impuso siendo Consejera. De nada sirven las declaraciones de Rajoy visitando Valdecilla. “Que nadie tenga la más mínima duda de que Valdecilla es una referencia, como tal ha sido tratada y como tal la seguiremos tratando. La aportación de fondos estatales es un acto de justicia, sensatez, sentido común y eficacia para el futuro”, dijo el Presidente, llegando incluso a rubricarlo en una carta a un crédulo Revilla. Lo dijo y lo firmó el Presidente del Gobierno del mismo partido que nos privatizó el Hospital. Lo dijo y lo firmó el mismo Presidente que se está esforzando en desmantelar la sanidad pública y negar la asistencia sanitaria a los migrantes, tanto da que sean los que vienen a España a buscar una vida mejor como los españoles  y españolas que migran al exterior buscando un futuro, unas oportunidades, que su gestión política nos niega. Y aún así Revilla le creyó. Nada extraño por parte de quien cree todo lo que le conviene. Nada extraño a pesar de que todos los Presidentes le han mentido y han ninguneado presupuestariamente a Cantabria.

Para Rajoy es más importante rescatar a los bancos que cumplir sus compromisos

Pero volvamos a la moción y a la señora Buruaga. Ella misma calificó de “olvido” la ausencia de partida en los Presupuestos del Estado de 2017. “Olvido” que se comprometió públicamente a subsanar a través de una enmienda en el Congreso. Pero esa enmienda no ha llegado. Y es que para el Partido Popular es mas importante subir el presupuesto de defensa o tener contentos a los nacionalistas vascos que la salud de los cántabros y cántabras. Para Rajoy es más importante rescatar a los bancos que cumplir sus compromisos. Para el Presidente del Estado son mas importantes Rivera o Urkullu que su compañera a la dirección del Partido en Cantabria. ¡Santo papelón el que tuvieron que hacer los diputados del PP en el Congreso Madrazo y Movellán el viernes! Los acuerdos son complicados pero siempre nos quedará el Senado. ¡Santo bochorno!

Mientras unos se llenan la boca con la Sanidad Pública mientras la infradotan poniendo en serio peligro su supervivencia y mermando la calidad asistencial, los otros incumplen sus promesas aumentando los desequilibrios presupuestarios y generando las excusas que después argumentan para privatizarla. Pero, dentro de su juego político en torno a la Sanidad, ¿dónde queda la salud de las personas?