miércoles 20.11.2019
NATURALEZA

Abatidos la hembra y el macho reproductores del grupo del lobezno abatido en agosto en Campoo de Suso

Lobo ibérico
Lobo ibérico

La hembra y el macho reproductores del grupo del lobezno abatido el pasado 14 de agosto en Campoo de Suso por personal de la Administración también han sido abatidos, en este caso por cazadores, según han confirmado hoy lunes fuentes de ASCEL (Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico) a eldiariocantabria. La hembra –que podría ser la madre del cachorro abatido en agosto– fue abatida en octubre y el macho –que podría ser su padre– lo fue el pasado fin de semana, ya en este mes de noviembre. “Si tienes un grupo y erradicas los dos adultos reproductores, lo que quieres es desestructurar y aniquilar ese grupo”, han explicado las mismas fuentes, que han insistido en que se ha “ido a erradicar el grupo”. “Esto no puede disfrazarse de gestión del lobo en Cantabria, donde la caza se está centrando en determinados grupos y está siendo indiscriminada, lo que pone en peligro el estado de conservación del lobo”, han añadido.

El Gobierno de Cantabria no ha vuelto a publicar datos sobre el número de ejemplares abatidos y sus circunstancias desde agosto

Tres lobos y el citado lobezno resultaron muertos el pasado mes de agosto en Cantabria, abatidos por personal de la Administración: una hembra de 25 kilos muerta el día 4 en Peñarrubia, otra hembra de 40 kilos muerta el día 10 en Lamasón, el citado cachorro macho de siete kilos de peso muerto el día 14 en Campoo de Suso y otro macho de 35 kilos muerto el día 24 en San Vicente de la Barquera. Eldiariocantabria publicó el pasado 27 de agosto estos datos, reconocidos en el documento Ejemplares de lobo (canis lups signatus) muertos en Cantabria. Temporada 2019/20, del propio Gobierno de Cantabria (PRC/PSOE), que desde entonces ha publicado datos sobre otros cuatro ejemplares muertos: uno en septiembre por batida extraordinaria y tres en octubre: dos por cazadores en las batidas de jabalí celebradas en la temporada cinegética ordinaria y el otro atropellado.

El Gobierno autonómico estableció en 34 el cupo de lobos que podrán abatirse en la comunidad autónoma durante la temporada 2019/20, que empezó el pasado 1 de agosto y acabará el 31 de julio de 2020. De los 34, un total de 28 pueden ser abatidos por cazadores en las batidas de jabalí celebradas en la temporada cinegética ordinaria, mientras que los seis restantes pueden ser abatidos por personal de la Administración por control poblacional, en unos casos por aguardo y en otros por batida extraordinaria. Cuatro de estos seis ya lo fueron el pasado mes de agosto: por aguardo la loba muerta en Peñarrubia y el cachorro muerto en Campoo de Suso y por batida extraordinaria la loba muerta en Lamasón y el lobo muerto en San Vicente de la Barquera. Es decir que en menos de un mes el Ejecutivo ya había agotado el 80% del subcupo de control poblacional para toda la temporada.

El trámite de audiencia sobre el recurso de alzada de ASCEL contra el cupo del Ejecutivo ha sido publicado hoy en el BOC

ASCEL ha llevado a cabo dos acciones contra la gestión del lobo por parte del Gobierno autonómico: una demanda judicial y un recurso administrativo. La demanda, presentada el pasado 2 de septiembre ante el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, va contra el Plan de Gestión del Lobo en Cantabria. Por su parte, el recurso de alzada, presentado el pasado 31 de agosto ante la Consejería de Desarrollo Rural (PRC) del Ejecutivo, va contra la Resolución por la que se establece el cupo de extracción de ejemplares de lobo en Cantabria para la temporada 2019/20, es decir el citado cupo de 34 ejemplares a abatir. El trámite de audiencia sobre este recurso de alzada ha sido publicado en el BOC precisamente hoy.

Comentarios