lunes 19.08.2019
ANIMALES

Acaba la temporada de caza con galgo, empieza la pesadilla para estos canes

La mitad de los perros abandonados cada año en España son galgos, una raza penalizada por su nobleza y su velocidad, que lo han convertido en un mero instrumento de usar y tirar para muchos cazadores.

Galgo
Galgo

Cada 1 de febrero –Día Internacional del Galgo– marca el final de la temporada de caza con galgo y también el comienzo de la pesadilla para esta raza de perro, y es que febrero es un mes especialmente fatídico para los galgos. Cada año, decenas de miles de ellos –y de podencos, de bracos, de pointers y de otras razas de canes, pero fundamentalmente de galgos– son criados con el único objetivo de utilizarlos para cazar, siendo desechados –abandonados o directamente eliminados, en ocasiones de las formas más crueles posibles– al final de cada temporada tras una vida corta y llena de sufrimientos, como vienen denunciando las organizaciones animalistas. El galgo se ha convertido así en un mero instrumento de usar y tirar para muchos cazadores, como la escopeta. Un instrumento animal con una esperanza de vida de sólo dos años, porque con esa edad se les considera ya demasiado viejos para cazar. Según los datos de Galgo Leku (Asociación para el Rescate y Adopción de Galgos), la mitad de los perros abandonados cada año en España son galgos, una raza penalizada por su nobleza y su velocidad, que lo han convertido en una importante herramienta –de usar y tirar– no sólo para la caza, fundamentalmente de liebre, sino también para las carreras.

Pero cada vez son más los colectivos dedicados a dar con estos galgos, a recogerlos, a recuperarlos y a buscarles familias de acogida junto a las que empezar una nueva vida. Galgos de casa o Salva 1 Galgo han centrado su actividad en la búsqueda de “adopciones responsables” que permitan “el rescate y la recuperación física y mental” de estos perros, incidiendo en las “innumerables cualidades” del galgo como animal de compañía. También Galgos 112, que advierte de que la situación de los galgos no cambiará mientras tantas personas sigan viéndolos como meros instrumentos, y para revertirlo serán necesarias modificaciones tanto legales como educativas. O Galgos & Podencos, que destaca que los canes de estas razas –“perros dulces y cariñosos con los que la vida se ha cebado solo por nacer galgos o podencos”– son “grandes compañeros para tener en casa, por su carácter tranquilo y su nobleza”.

Los animalistas saldrán a la calle un año más para denunciar la situación de los galgos coincidiendo con el final de la temporada de caza. Lo harán este domingo 5 de febrero y la novedad es que esta vez protagonizarán manifestaciones simultáneas en 25 ciudades: Alicante, Almería, Barcelona, Bilbao, Cáceres, Cádiz, Castelló, Córdoba, Cuenca, Xixón, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, León, Madrid, Mérida, Murcia, Pontevedra, Puerto del Rosario, Salamanca, Santander, Segovia, Sevilla, Santa Cruz de Tenerife, Toledo y Zaragoza. Los organizadores de las marchas han destacado que nunca tantas ciudades se habían unido para defender los derechos de los animales. Las manifestaciones están convocadas por la Plataforma NAC (No A la Caza con galgos y otras razas), que agrupa a más de un centenar colectivos de todo el Estado. La de la capital cántabra arrancará a las 12:00 horas, discurrirá entre la plaza Porticada y la plaza del Ayuntamiento y está respaldada por una treintena de colectivos de la comunidad autónoma: Galgos de casa, Salva 1 galgo, Daya, Ayrecan, Perrucos Cantabria, SOS Norte Animal, Verdelia, Dean, Galgo Leku, Patas, Galgos 112, AmiGat, El Hogar de Yuki, Podemos, SOS Pitbull, Rescate Perrines, Huellas, Galgos & Podencos, Vecinos del gato, Cantabria Felina, Refugio Canino Torres, Izquierda Unida, ProAn, Laddra, Ecologistas en Acción, Equo, Liberación animal y Pacma.

Comentarios