martes 24/11/20
TRIBUNALES

El acusado de abusar de la hija de su pareja se declara culpable y ve rebajada su pena a 5 años

Inicialmente pedían 11 años pero se le reduce al haber pagado una indemnización de 12.000 euros para la menor por los daños causados

Tribunal Superior de Justicia de Cantabria
Tribunal Superior de Justicia de Cantabria

El acusado de abusar de la hija de su pareja durante cinco años, desde que la pequeña tenía 7 hasta los 12, juzgado este martes en la Audiencia Provincial se ha declarado culpable de los hechos que se le imputaba y ha visto rebajada la pena de 11 a 5 años de prisión, al aplicársele la atenuante muy cualificada de reparación del daño al haber pagado la indemnización de 12.000 euros que se le solicitaba para la menor.

Esta declaración de culpabilidad ha hecho que el juicio, celebrado en la Sección Tercera de la Audiencia, haya sido más corto de lo previsto ya que el acusado, más allá de reconocer los hechos, no ha sido sometido a más preguntas por las partes, que, además, han renunciado a parte de los testigos que estaban llamados a declarar.

Pese al acuerdo alcanzado, sí se ha practicado parte de la prueba, tanto testificial como pericial. Así, ha declarado la niña, por videoconferencia desde una sala del edificio del complejo judicial de Las Salesas, que ha "ratificado" los abusos por parte de la pareja de su madre, ofreciendo un relato "igual" y "coherente" a los que dijo ante la Guardia Civil y el juzgado, según ha señalado el fiscal (la declaración de la menor, que lo sigue siendo aún ahora, ha sido cerrada para público y medios de comunicación).

Para el fiscal, hay "prueba suficiente" para condenar al hombre a la vista de que ha reconocido los hechos y de lo declarado por la menor, y también por los peritos.

Según el relato de escrito del Ministerio Fiscal, el acusado a lo largo de cinco años, "con una frecuencia de dos o tres veces por semana aunque no en todas las temporadas del año", cuando procesado y víctima se encontraban en el salón de la casa, con la madre generalmente ausente", el procesado realizaba tocamientos a la menor, de los pechos y la zona genital. Además también "hacía que la menor" le masturbara.

Los hechos fueron denunciados en octubre de 2018 y la madre de la menor, que también ha declarado en el juicio, ha explicado que estos hechos, al parecer, se producían cuando ella no estaba presente. "Cuando yo echaba la siesta o yo llevaba al niño al fútbol", ha señalado.

La madre de la menor ha explicado que, primero, supo de los hechos que estaban ocurriendo porque se lo contó su madre y luego se lo confirmó su hija.

Según lo que la niña le explicó, el hombre, que en esos momentos era su pareja sentimental, cuando se quedaba a solas con la niña "le tocaba por debajo de la manta". Además, ha añadido que luego ha podido enterarse de más detalles por la declaración hecha por la niña ante la Guardia Civil y los juzgados.

Sí ha relatado que, aunque no era conocedora de los hechos, la niña "muchas veces" no quería quedarse sola con el hombre y quería acompañarla.

También han declarado en el juicio, dos peritos forenses, que han explicado que la menor ha sufrido un "daño psicológico", de "intensidad leve", compatible con los hechos que narra.

Han precisado que ese daño no llega por ahora a ser un "trastorno mental", aunque han añadido que la niña cuando sea más mayor sí podría tener algún tipo de problema por los hechos, algo que suele ocurrir, según han relatado, en este tipo de casos.

REBAJA DE PENAS

El Ministerio Fiscal considera los hechos un delito continuado de abusos sexuales, por lo que, inicialmente, le solicitaba una condena de once años de prisión, que ha quedado rebajada a 5 -con la conformidad de la acusación particular- por la reparación del daño con la indemnización de 12.000 euros abonada por el hombre, lo que ha hecho que se le rebajara la petición de pena.

Fiscalía también ha reducido el periodo de alejamiento y prohibición de comunicación del acusado con la víctima, que inicialmente solicitaba que fuera de 20 años pero se ha quedado en 10, en los que no podrá hablar con ella ni acercarse a menos de 500 metros.

También ha pedido que se le impongan siete años de libertad vigilada al acusado tras la salida de prisión de siete.

Comentarios