miércoles 5/8/20
TRIBUNALES

El acusado de abusar de sobrina dice que “jamás” tuvo relaciones con ella, que se reafirma en los hechos

Audiencia de Cantabria
Audiencia de Cantabria

El acusado de abusar de su sobrina menor de edad ha negado este lunes los hechos en el juicio, donde ha asegurado que "jamás" ha mantenido relaciones sexuales con la chica, que en el momento en que sucedió tenía 13 años. Sin embargo, la joven, que ya ha cumplido los 18, se ha ratificado en su denuncia, que no interpuso antes por "miedo" a que le echaran a ella la "culpa" porque él decía que le "provocaba", y ha manifestado que sí hubo relaciones, en varias ocasiones, pese a que "en ningún momento yo quise nada con él". El procesado, que se enfrenta a 17 años de cárcel, es tío político de la joven, que denunció por abuso sexual a otro tío –carnal–, para el que el fiscal pedía 11 años y que fue absuelto el pasado mes de febrero. Según ha aseverado la chica respecto al enjuiciado ahora, la amenazaba con hacer daño a su hermano pequeño si no accedía a sus pretensiones, e incluso le "ofreció dinero para que me callase la boca", es decir, para que no contase nada ni denunciara lo ocurrido. Lo ha relatado así ante la Audiencia de Cantabria, en la primera parte de la vista oral en la que también han comparecido testigos y peritos, y que proseguirá el próximo lunes, 9 de julio, igualmente a las 09:30 horas, con la prueba pericial que ha quedado pendiente y las conclusiones.

"No sé si muchas veces o pocas, pero más de una vez sí"

En la sesión de hoy, el tío político ha relatado que en el momento de los hechos, entre 2014 y 2016, vivía en Londres, aunque venía al menos un par de veces al año a Santander, normalmente en primavera y Navidad, y se alojaba en casa de su excuñada, la madre de la denunciante, que vivía con sus dos hijos y con quienes él mantenía una relación "normal". Pero "nunca" coincidió en la casa "solo" con su sobrina, con la que "jamás" ha mantenido relaciones sexuales o ha amenazado, según ha insistido el procesado, que ha aseverado ante la sala que ha "contado la verdad y nada más que la verdad". Sin embargo, la chica se ha ratificado en su versión asegurando que le obligó a mantener relaciones sexuales: "No sé si muchas veces o pocas, pero más de una vez sí", ha manifestado a preguntas de las partes, a algunas de las cuales no ha contestado con precisión porque no se acuerda. Sobre la primera vez en la que se produjeron los abusos, la denunciante ha relatado que ocurrió en la vivienda, en la que estaba el resto de la familia. Ha indicado que ella fue a la habitación de él, se acercó y sentó a su lado, y él la empezó a tocar las piernas por debajo de la ropa y ella se fue. "No me gustó esa sensación, porque ya sabía lo que iba a pasar, porque ya me ocurrió en otro caso", ha comentado al respecto, en alusión al otro tío denunciado. De la última vez, de la que se acuerda "perfectamente", ha indicado que tuvo lugar en su habitación, en la que él "entraba cuando quería, como 'Pedro por su casa'". Ella estaba durmiendo, él la despertó y "tapó la boca", y mantuvieron relaciones sexuales completas, con penetración vaginal, como ya había sucedido antes, y pese a que "yo no quise". "En ninguna ocasión", ha zanjado.

"Me puso la mano la pierna, empezó a moverla de arriba a abajo y empezó a subir"

Tanto la víctima como el acusado –que fue detenido en Londres en enero de 2017 tras una orden europea y puesto en libertad en España en marzo con la prohibición de salir del país o aproximarse a la chica– se han referido a otro episodio, que también tuvo lugar en el domicilio y en el que se vio implicada una amiga de ella, igualmente menor de edad y por el que le piden tres años de cárcel por delito de abuso sexual, que se suman a los 14 interesados por el continuado de agresión su sobrina y hacen el total de 17. Por este hecho también ha relatado la otra joven, que aún no ha cumplido los 18, así como su madre. Según ha explicado, ambas se conocían y ese día se quedó a dormir en casa de la víctima. Antes de acostarse, estuvieron viendo una película en el ordenador, en la habitación de ella, con la luz apagada, y en compañía también del hermano pequeño, tumbados los tres sobre la cama. En un momento dado, y de acuerdo con esta chica, el acusado entró en el dormitorio y sentó en el lateral de la cama junto a ella. "Me puso la mano la pierna, empezó a moverla de arriba a abajo y empezó a subir", ha apuntado la joven, aún menor, y que se sintió "incómoda" y se apartó. Pese a ello, él insistía y ella se echaba para atrás, hasta que él llevó la mano hasta la ingle, "cerca" de los genitales (por encima del pantalón) y ella le contó "al oído" lo que estaba pasando a su amiga. Entonces, la sobrina, que "no parecía muy sorprendida" por lo que estaba ocurriendo, recriminó a su tío, y ambas se fueron con mantas y almohadas al baño, donde se encerraron con la intención de pasar la noche allí, aunque finalmente salieron y regresaron al dormitorio. A esta adolescente no le pareció "normal" lo que había hecho el hombre y ha manifestado que sintió "miedo" por lo que no consideró un "tocamiento involuntario". Y aunque ella se lo contó a su madre, la denunciante no quería hacer lo propio con la suya para –según se justificó– que no le echara de casa.

Las dos madres han declarado también ante la sala. La de la víctima, y excuñada del procesado, que ha afirmado que en la época de los hechos su hija estaba "irreconocible" y la situación era "horrible", debido entre otras cosas a la "rebeldía" de la adolescente, que usaba mucho el teléfono, redes sociales y también la "pilló" una vez hablando por una "página de amistades" en Internet. Un día, a raíz de unos mensajes en el móvil, uno de los cuales era de un chico que le decía que se lo había pasado "muy bien" con ella, se enteró de que la menor había subido a un amigo de su edad a casa, y le preguntó si había mantenido relaciones sexuales, a lo que le contestó que sí, pero "con ese chico no". La progenitora le pidió cita con el pediatra y aunque ella no pudo llegar a tiempo el día de la consulta, la menor contó al médico los abusos sexuales de su tío político, y después se lo fue contando, ya en casa y "poquito a poquito", a su madre. Por su parte, la madre de la otra menor ha explicado que no se puso en contacto con la de la víctima porque, según su hija, ésta le había dicho que no pasaba "nada", y ella no tenía "confianza" suficiente con la familia ni tampoco se quería meter en un problema así.

"Decía la verdad cuando le convenía"

En la sesión ha declarado también la mujer del tío carnal que fue absuelto en febrero tras ser denunciado por abusos, que ha asegurado que la víctima es "imaginativa desde pequeña", y que tiende a hacer cosas y "luego echa la culpa a los demás". "Decía la verdad cuando le convenía", ha apostillado. Y una prima de la denunciante que se ha definido como su "confidente", a la que "siempre contaba todo", especialmente lo relacionado con chicos, ha apuntado que la menor tenía "muchos contactos sin guardar" en el teléfono, de chicos, según su "foto de perfil" en las aplicaciones, con los que chateaba y también quedaba.

En la vista oral han comparecido además los psicólogos y trabajadores sociales que atendieron a la víctima tras la denuncia, con la que se entrevistaron durante dos horas y definieron como "creíble" su relato, que califican de "fluido" y "abierto" y en el que se han valorado también elementos como el "sentimiento de culpa" desarrollado.

Comentarios