viernes 17.01.2020
TERRITORIO

ARCA dice que los daños por inundaciones se deben más a la falta de ordenación del territorio que “a la mal llamada falta de limpieza en los ríos”

Imagen de archivo de inundaciones en Cantabria
Imagen de archivo de inundaciones en Cantabria

La asociación ecologista ARCA sostiene que los daños causados por inundaciones en esta comunidad se deben más a la ausencia de ordenación del territorio que "a la mal llamada falta de limpieza en los ríos". Según ARCA, afirmar que las inundaciones son un asunto de "limpieza de ríos" solo es "una fácil y recurrente estrategia de disimulo para evitar enfrentarse al problema esencial", que es, a su juicio, la falta de ordenación del territorio de Cantabria que limite e impida determinadas actuaciones en las vegas inundables de los ayuntamientos de la comunidad autónoma. En este sentido, la asociación ha advertido de que "seguir sin ordenar el territorio es, entre otras cosas, favorecer futuras catástrofes en las próximas crecidas".

"Al igual que el mar, nuestros ríos tienen su dominio público, que hay que respetar y recuperar, en lugar de invadir y ocupar, como se ha venido haciendo y consintiendo alegre e ignorantemente"

ARCA ha explicado que durante siglos, los habitantes de Cantabria respetaron las vegas de inundación de los ríos y se beneficiaron de las inundaciones periódicas para situar en ellas las mieses más productivas. Sin embargo, en las últimas décadas se viene produciendo una "temeraria e irresponsable" tendencia a ocupar estos terrenos inundables mediante la construcción de viviendas, polígonos, edificios, instalaciones e infraestructuras, "en zonas que se sabe con seguridad que van a ser inundadas periódicamente por el agua, porque ha sido y seguirá siendo lo normal en el funcionamiento del río". En este sentido, ARCA ha subrayado que los ríos son un ecosistema "y no una simple infraestructura" y como sucede con el mar, tiene su zona de influencia "que reclama periódica e inevitablemente, y no hay obra o proyecto que pueda cambiar esa realidad". "Al igual que el mar, nuestros ríos tienen su dominio público, que hay que respetar y recuperar, en lugar de invadir y ocupar, como se ha venido haciendo y consintiendo alegre e ignorantemente. La ocupación de las vegas de inundación es una apuesta por el futuro desastre", ha advertido.

Para ARCA "puede justificarse" hacer defensas "puntuales" en las márgenes para evitar daños en el paso de un río por un determinado núcleo urbano, pero "resulta injustificable y contraproducente encauzarlo con escolleras a lo largo de kilómetros, para convertir al río en un canal". Además, talar los bosques de ribera y convertir al río "en una tubería descubierta, acelera mucho más la velocidad del agua en las crecidas y produce desbordamientos y catástrofes mayores aguas abajo". Al respecto, la asociación considera "absolutamente inadmisible el confundir o intentar orientar la pretendida limpieza de ríos hacia la eliminación o corte de los bosques de ribera y vegetación arbustiva como viene ocurriendo hasta ahora con la disculpa de retirar obstáculos del cauce". "Comprendemos la afición de algunos responsables políticos regionales a hablar de obras y proyectos y de vagas y generalizadas actuaciones de limpieza para evitar los daños de las crecidas fluviales. Pero eso no soluciona el problema, sino que lo agrava para el futuro. Expropiar una llanura de inundación, por ejemplo, es más barato que hacer obras de encauzamiento. El problema de los daños por las inundaciones periódicas de los ríos es fundamentalmente un problema de planificación territorial, no de obras o limpieza de ríos", ha insistido ARCA.

Comentarios