Lunes 24.09.2018
ULTRADERECHA

Archivada “por falta de autor conocido” una denuncia por la agresión de un ultraderechista

La denuncia fue presentada por una operadora de cámara de televisión de Europa Press TV agredida durante los incidentes que un grupo de personas con banderas de España protagonizó el pasado 27 de octubre en Santander durante el acto de Podemos Cantabria en el que intervino Pablo Iglesias.

Ultraderechistas protestan durante el acto de Podemos Cantabria celebrado el pasado 27 de octubre en el Palacio de Festivales con la presencia de Pablo Iglesias
Ultraderechistas protestan durante el acto de Podemos Cantabria celebrado el pasado 27 de octubre en el Palacio de Festivales con la presencia de Pablo Iglesias

El juzgado de instrucción ha archivado “por falta de autor conocido” la denuncia presentada por una operadora de cámara de televisión de Europa Press TV por la agresión de un ultraderechista, registrada durante los incidentes que un grupo de ultraderechistas protagonizó el pasado 27 de octubre en Santander durante el acto de Podemos Cantabria en el que se presentaron los resultados del proceso participativo Arronti Cantabria y en el que intervino el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, según han informado a Europa Press fuentes judiciales.

Antes y después del acto, que se celebró en el Palacio de Festivales de Cantabria apenas unas horas después de que el Parlamento catalán aprobara la Declaración Unilateral de Independencia (DUI), se vivieron momentos de tensión entre un grupo de ultraderechistas con banderas de España y los asistentes al acto de Podemos Cantabria, incluidos varios periodistas, hasta el punto de que la Policía Nacional se vio obligada a intervenir.

La operadora de cámara denunció haber sido agredida tras el acto por parte de uno de los ultraderechistas, que protestaban por la presencia de Iglesias en Santander y que intentaron reventar el acto. La presencia de este grupo impidió que pudiera entrar todo el público previsto, y algunas personas tuvieron que quedarse en la calle, pues la puerta del Palacio de Festivales de Cantabria fue cerrada “por cuestiones de seguridad”.