miércoles 28/10/20
CULTURA

El artista Pejac pinta tres murales en Valdecilla como agradecimiento a los sanitarios

Una de las obras de Pejac que ya pueden verse en Valdecilla
Una de las obras de Pejac que ya pueden verse en Valdecilla

El artista cántabro Pejac ha culminado este miércoles la obra de tres murales que comenzó el pasado sábado en el Hospital Valdecilla de Santander, un proyecto que ha querido dedicar, sin ningún tipo de intercambio económico, a su ciudad natal, como agradecimiento a los sanitarios de Cantabria por su esfuerzo durante la pandemia. "La idea del proyecto FORTALEZA surge como un gesto de gratitud con los sanitarios de Valdecilla por su labor en general y durante esta crisis del Covid en especial. Ofreciéndoles lo que mejor sé hacer, que es pintar", ha explicado el artista.

Con su reconocido estilo poético, este proyecto se sitúa en tres fachadas diferentes del edificio sanitario "con un espíritu de superación ante la pandemia global que ha cambiado nuestros hábitos y forma de relacionarnos". 'Caricia', 'Social Distancing' y 'Superación' son las tres obras que forman ya parte de los muros del hospital cántabro. La primera está situada en la fachada principal, la segunda es visible desde la calle Segundo López Vélez y la tercera forma parte del edificio de urgencias.

Este trabajo de Pejac es un regalo personal que el artista quiere hacer a Santander, su ciudad natal, y al Hospital de Valdecilla en particular, como agradecimiento por su lucha contra la COVID-19. Sobre las obras, el artista ha explicado que en 'Social Distancing' (la brecha) representa la herida que ha dejado esta pandemia y lo ha hecho "a modo de homenaje a los sanitarios y de respeto y solidaridad hacia las víctimas", y también "abre una puerta a la esperanza con muchas pequeñas escenas que nos invitan a pensar en un futuro mejor".

En contraposición, 'Superación' es "más colorida y alegre", contando además con la ayuda de tres niños pacientes de oncología. En la obra, se ve a un joven que logra llegar más alto que el resto, gracias a la silla de ruedas que se ve convertida en un trampolín, "algo que podríamos hacer nosotros como sociedad: coger esta crisis y usarla para impulsarnos hacia adelante", ha dicho.

Y por último 'Caricia', donde se ven dos siluetas que se cruzan y se buscan con la mirada, una representa a los pacientes y la otra al personal sanitario. "En sus sombras proyectadas es donde se llegan a tocar, simbolizando así la necesidad y voluntad que existe en el momento actual de volver a tener contacto físico con los pacientes", ha señalado el artista que ha querido convertir estas sombras en un estanque, homenajeando a uno de sus pintores favoritos, Monet, con sus nenúfares.

Comentarios