martes 10.12.2019
SANIDAD

ATI denuncia “abuso de poder” del gerente del Hospital de Laredo al trasladar personal técnico a Valdecilla sin negociarlo

El sindicato considera que ha actuado de forma “caciquil y dictatorial” y pide a la Consejería que “ponga fin a tanto desatino”.

A mediados de mes ya pidió el cese de Andrés Larrazabal por “secuestrar” pruebas diagnósticas durante cuatro meses.

Hospital comarcal de Laredo
Hospital comarcal de Laredo

El gerente del Hospital de Laredo, Andrés Larrazabal, vuelve a protagonizar una denuncia del sindicato ATI. Si hace menos de quince días la organización pedía su cese por “secuestrar” durante meses cientos pruebas diagnósticas, ahora denuncia una actitud “caciquil y dictatorial” al trasladar a Valdecilla a personal técnico de Anatomía Patológica con contrato de nombramiento en el hospital de Laredo, sin negociar con las organizaciones sindicales presentes en la Mesa Sectorial, lo que representa, bajo su punto de vista, un "abuso de poder" que va “en contra de la ley”.

En un comunicado, ATI señala que "esa maquiavélica maniobra de trasladar trabajadores de una zona de salud a otra" tiene que ser negociada en mesa sectorial por administración y sindicatos, "cuestión que claramente no ha hecho".

ATI señala que "esa maquiavélica maniobra de trasladar trabajadores de una zona de salud a otra" tiene que ser negociada en mesa sectorial

En este sentido, explica que la Ley de Personal Estatutario de Instituciones Sanitarias señala en su artículo 46 que "de manera excepcional, debidamente motivada, se podrá trasladar al personal estatutario a centros o unidades diferentes al de su nombramiento, cuando concurran necesidades del servicio, con las garantías que en cada caso se dispongan, previa negociación en la Mesa Sectorial de Instituciones Sanitarias".

Por ello, ATI pide de nuevo a la consejera de Sanidad, María Luisa Real, que "ponga fin a tanto desatino", así como que cubra la vacante del médico de Anatomía Patológica del Hospital de Laredo, de baja desde el 23 de marzo pasado.

CESE DE LARRAZABAL

Esta denuncia y la consecuente petición a Real se producen después de que fuera el propio sindicato, el pasado 12 de agosto, el que pidiera el cese de Larrazabal. En aquel momento la Agrupación de Trabajadores Independientes acusaba al gerente del Hospital de Laredo de “secuestrar” cientos de pruebas diagnósticas, biopsias y citologías realizadas en el centro, manteniéndolas durante cuatro meses en el laboratorio.

En concreto, ATI recordaba que desde que uno de los médicos de Anatomía Patológica se cogió la baja el gerente ha tenido “retenidas insensatamente” un total de 1.600 pruebas diagnósticas, 800 biopsias y 825 citologías.

Para este sindicato, este comportamiento del gerente del Hospital de Laredo suponía entonces "una dejación de funciones por una falta de responsabilidad y por una situación a todas luces inconcebible", a lo que se suma ahora el “abuso de poder” por los traslados realizados sin contar con las organizaciones sindicales.

ESTRÉS INNECESARIO

ATI acusó a mediados de agosto a Larrazabal de haber "desamparado" a los pacientes en su derecho a recibir una atención de salud de calidad y segura. "El señor Larrazabal no solo no ha velado por ellos, sino que, los ha tirado por la borda a la vez que ha sometido a los trabajadores del Laboratorio de Anatomía Patológica a un estrés innecesario y a un estado de desconcierto total", criticó.

Asimismo, también en aquel momento calificó de "maquiavélica maniobra" la decisión de no registrar debidamente las biopsias y citologías que entran y salen del Hospital de Laredo, lo que hace que "no se lleve un verdadero control de las mismas, redundando ello en detrimento de los sufridores pacientes”.