Martes 18.12.2018
SANTANDER

El Ayuntamiento impone 46.000 euros de penalización a SIEC por el incendio del MAS

El expediente sancionador concluye que la empresa incumplió las obligaciones del contrato al no mantener activas las alarmas durante las obras.

Bomberos en el incendio del MAS
Bomberos en el incendio del MAS

El Ayuntamiento de Santander ha acordado imponer a la empresa SIEC 46.000 euros de penalización por el incendio del MAS (Museo de Arte Moderno y Contemporáneo) al considerar que la empresa incumplió el contrato por “no mantener activas las alarmas antiincendios durante la ejecución de las obras de mejora de accesibilidad en el edificio”, ha señalado hoy jueves en un comunicado la concejal de Cultura, Miriam Díaz, que ha destacado que se trata de la penalización máxima, correspondiente al 10% del importe del contrato.

Los informes de los técnicos municipales lo califican como un incumplimiento “muy grave”

La Junta de Gobierno Local ha acordado hoy jueves la adopción de esta medida tras desestimar las alegaciones presentadas por la empresa al expediente sancionador abierto a raíz del suceso. Los informes de los técnicos municipales concluyen que la empresa incumplió la obligación de mantener los sistemas de alarma conectados durante las obras, así como el deber de informar al Consistorio de cualquier incidencia o aspecto relevante en relación a dichos sistemas. Y lo califican como un incumplimiento “muy grave” –ya que su actuación pudo agravar las consecuencias del incendio–, por lo que “se acuerda la imposición de la penalización máxima prevista en el contrato”.

Según ha recordado Díaz, la Junta de Gobierno Local acordó en julio de este año la apertura de sendos expedientes sancionadores a SIEC y a Codelse por el incendio del MAS, que fueron trasladados a ambas empresas para poder formular alegaciones. Los expedientes se iniciaron a la vista de las conclusiones de la investigación abierta por el Ayuntamiento tras el incendio del museo. La investigación municipal concluyó que durante las obras que se ejecutaban en el edificio “se desactivaron las alarmas antiincendios y los sensores de humo sin conocimiento previo ni autorización alguna por parte del Consistorio”. Además, los informes de los técnicos señalaban que la desactivación de esos dispositivos “mermó la posibilidad de reaccionar y pudo agravar los daños ocasionados por el fuego que, a la llegada de los bomberos, estaba completamente desarrollado”.

Codelse debía comunicar cualquier incidencia al Ayuntamiento, obligación que tampoco se cumplió por parte de la empresa

Los informes emitidos por los distintos departamentos municipales responsables de los contratos indicaban que SIEC, como contratista de las obras, tenía la obligación de mantener operativos durante los trabajos los sistemas de seguridad del edificio en materia de detección de incendios y robo.  Sin embargo, en el momento del incendio no estaban operativos ni los sensores de humo ni las alarmas antiincendios. Codelse, por su parte, como responsable del mantenimiento de dichos sistemas de seguridad, debía emitir informes mensuales de sus tareas y comunicar cualquier incidencia al Ayuntamiento, obligaciones que tampoco se cumplieron por parte de la empresa. En consecuencia, se considera que ambas empresas incurrieron en incumplimientos muy graves de sus respectivos contratos que conllevan la imposición de las penalizaciones máximas previstas en cada uno de ellos.

En el caso de SIEC, la penalización máxima asciende a 46.000 euros, el 10 % del importe del contrato. En cuanto a Codelse, se ha impuesto ya una penalización económica de 1.138 euros por el incumplimiento del contrato que expiró el 20 de julio de 2017, y se está a la espera del informe del Consejo de Estado para resolver el contrato vigente desde el 21 de julio del mismo año para el mantenimiento integral de alarmas municipales.

Comentarios