domingo 05.07.2020
SANTANDER

El Ayuntamiento propone a Palomera-Tirso el derribo de los edificios de Adif en la calle Castilla

El proyecto costará 280.000 euros y supone el primer paso de la liberación de espacios ferroviarios.

Ayuntamiento de Santander
Ayuntamiento de Santander

La mesa de contratación ha propuesto encargar a la UTE Palomera-Tirso, por importe de 279.371 euros, el derribo de los tres edificios de ADIF en la calle Castilla que permitirá poner a disposición de los ciudadanos alrededor de 1.500 metros cuadrados como primer paso de la liberación de espacios ferroviarios.

La demolición de estos inmuebles supone, en palabras del concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, "el arranque material de un proceso que va a permitir sumar nuevos espacios libres para todos los santanderinos y, en especial, para los residentes en el entorno de Castilla-Hermida".

Según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, tras valorar las ocho ofertas presentadas para la ejecución de los trabajos, la mesa de contratación ha propuesto adjudicar el contrato a la unión de empresas formada por Excavaciones Palomera y Hierros y Metales Tirso, de manera que en las próximas semanas podrán comenzar las obras.

El derribo de los tres edificios de ADIF en la calle Castilla se realizará de manera gradual y en coordinación con la empresa para mantener en todo momento la prestación del servicio ferroviario sin alteraciones ni interferencias.

Los trabajos comenzarán por el edificio situado en el número 18-A, destinado en su día a residencia de vacaciones y en la actualidad desocupado. Se trata de una construcción de unos 324 metros cuadrados y el plazo para su demolición será de dos meses.

A continuación, se abordará la demolición de la antigua nave de mantenimiento (en el número 18-C), de 245 metros cuadrados, que llevará aproximadamente otro mes.

Y por último, se acometerá el derribo del edificio ubicado en el 18-B, destinado actualmente a oficinas y que deberá ser desalojado previamente. El plazo previsto para la demolición de este último edificio, que tiene una superficie de unos 600 metros cuadrados, será de cuatro meses.