viernes 10.07.2020
tribunales

El Ayuntamiento de Santander es condenado a indemnizar a los vecinos por las deficiencias en una promoción de viviendas protegidas en Peñacastillo

 

Un juzgado de Santander obliga a la Sociedad de Vivienda y Suelo a abonar casi 100.000 euros a los propietarios por importantes desperfectos tanto en las zonas comunes de los edificios como en los interiores de las propias casas.

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, asiste al final de las obras de una promoción de viviendas protegidas de Santander
El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, asiste al final de las obras de una promoción de viviendas protegidas de Santander

Los propietarios de viviendas protegidas de Santander, que llevan meses reclamando al Consistorio por los desperfectos en sus inmuebles, han ganado una batalla más. La primera sentencia, fechada en 2009, condenó a la Sociedad de Vivienda y Suelo (SVS) de Santander a abonar 150.000 euros a los propietarios de una promoción de viviendas de protección oficial (VPO) de Peñacastillo por los daños de construcción.

Hace unos días se daba a conocer una nueva sentencia a favor de los vecinos. La SVS tendrá que compensar, con 100.000, a los vecinos de la calle Carmen Bravo Villasante 8. La sentencia, según informa la Cadena SER, les da la razón y prueba que existen importantes desperfectos tanto en las zonas comunes de los edificios como en los interiores de las propias casas.

Y puede que tan sólo esto sea el comienzo, ya que varias comunidades de vecinos reclaman en los juzgados cientos de miles de euros por los fallos de construcción en estas VPO`s.

Humedades en prácticamente todas las estancias de las viviendas, en las ventanas y en el suelo. Fisuras en los techos forjados y tabiques, cristales rotos de origen, mala ejecución de las baldosas y resaltos en el pavimento exterior, entre otras

En ese documento se detallan todos los defectos de que sufre el inmueble.  Humedades en prácticamente todas las estancias de las viviendas, en las ventanas y en el suelo. Fisuras en los techos forjados y tabiques, cristales rotos de origen, mala ejecución de las baldosas y resaltos en el pavimento exterior, entre otras cosas.

Además, también se especifica que la entrada a esa urbanización no cumple con la normativa de accesibilidad.

Por todo esto, el magistrado condena a la Sociedad de Vivienda y Suelo de Santander al pago de más de 98.000 euros a los propietarios. Una cantidad que, dicen desde la plataforma de afectados, no cubre las expectativas.

"La punta del iceberg"

Se trata de un fallo contra el que cabe recurso. Fuentes judiciales señalan que esto puede ser únicamente "la punta del icerberg", ya que hay más de una decena de promociones de viviendas protegidas que siguen el mismo camino de reclamar en los tribunales. Promociones situadas en Peñacastillo, La Albericia, Primero de Mayo o General Dávila y que también presentan numerosos desperfectos.

Hace unos meses, los dueños de este tipo de inmuebles habían presentado un informe pericial, documento que valoraba en casi 700.000 euros los desperfectos causados en la construcción.

Comentarios