miércoles 16.10.2019
TRÁFICO

Tres cámaras en Cantabria vigilarán hasta el domingo las distracciones al volante

Conductor mirando su móvil mientras conduce y captado por una cámara de la DGT
Conductor mirando su móvil mientras conduce y captado por una cámara de la DGT

La Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha una campaña que se extenderá hasta el próximo domingo para vigilar y concienciar sobre las distracciones al volante, que provocan el 26% de los accidentes con víctimas mortales y que en 2018 costaron la vida a 446 personas y dejó un total de 1.983 heridos. En el caso concreto de Cantabria, estas cámaras están ubicadas en la Autovía de la Meseta (A-67), en los puntos kilométricos 185.050 (decreciente) y 195.680 (creciente) y en la Autovía del Cantábrico (A-8), en el 152.450 en sentido creciente de la circulación.

Ante las elevadas cifras de accidentes causados por distracciones al volante, el delegado del Gobierno en Cantabria, Eduardo Echevarría, recuerda a los conductores que circulan por las vías de la Comunidad Autónoma la importancia de "mantener la concentración al 100% en la carretera cuando se conduce" y prestar especial atención a las señales de tráfico y los paneles informativos. Además, ha insistido en la recomendación de hacer paradas cada dos horas para descansar y poder completar el viaje en condiciones de seguridad.

Distintos estudios apuntan que hablar por el teléfono móvil mientras se conduce es comparable a conducir bajo los efectos de las bebidas alcohólicas

Por su parte, la DGT recuerda que la distracción en la conducción es la primera causa de accidentes de tráfico y que usar el móvil durante la conducción multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un accidente. De hecho, añade que distintos estudios apuntan que hablar por el teléfono móvil mientras se conduce es comparable a conducir bajo los efectos de las bebidas alcohólicas. En total, los datos de la DGT apuntan que durante 2018 la distracción fue el factor recurrente en 18.591 accidentes con víctimas, el 26% del total en los que fallecieron 446 personas y otras 1.983 resultaron heridas graves.

Así, hasta el próximo domingo la DGT pone en marcha una nueva campaña de vigilancia y concienciación de los peligros que suponen las distracciones al volante en la que intensificará la vigilancia en vías interurbanas y en el ámbito urbano. En este contexto, recuerda que la Ley de Seguridad Vial considera que es una infracción grave -que conlleva una multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos del carnet-, conducir mientras se usan manualmente dispositivos de telefonía móvil, navegadores o cualquier otro sistema de comunicación, así como, conducir utilizando cascos, auriculares u otros dispositivos que disminuyan la obligatoria atención permanente a la conducción. Además, invita a los policías municipales de a incrementar esta vigilancia en sus respectivos ámbitos de actuación y agradece su aportación a la seguridad vial.

A la vigilancia de los agentes de tráfico a pie de carretera desde hace meses, la DGT utiliza medios automatizados para controlar este tipo de infracción. Actualmente dispone de 216 cámaras que están instaladas en las carreteras y en las que se puede constatar si el conductor hace uso del móvil.

Los tipos de accidentes más frecuentes debidos a distracciones son la salida de la vía, el choque con el vehículo precedente o el atropello

El Proyecto ESRA (Encuesta europea sobre las actitudes de seguridad de los usuarios de la carretera) realizada en 2015 destaca que la mayoría de los encuestados son conscientes de que hablar por teléfono mientras se conduce tiene efectos negativos en la conducción y que eso aumenta el riesgo de sufrir un accidente, pese a que multiplica por cuatro el riesgo. Pese a esa alta percepción de riesgo, un gran porcentaje de conductores declara que utiliza el teléfono móvil mientras conduce, tal y como se recoge en el gráfico. Estos porcentajes son particularmente altos entre los conductores hasta los 34 años.

En concreto, la DGT advierte de que un conductor que habla mientras conduce pierde la capacidad de mantener una velocidad constante; no guarda la distancia de seguridad suficiente con el vehículo que circula delante; su tiempo de reacción aumenta considerablemente (de media a dos segundos, según los reflejos de cada conductor). Por otro lado, añade que los tipos de accidentes más frecuentes debidos a distracciones son la salida de la vía, el choque con el vehículo precedente o el atropello.

Por ello, llama a la responsabilidad de los ciudadanos, conductores o no, a disuadir a los conductores de llamar o coger el móvil mientras conduce; a que antes de llamar a un móvil pensar si el destinatario puede ir conduciendo y, en caso afirmativo, no llamar. "Todos somos responsables", insiste la campaña de Tráfico que insta a los conductores a desconectar el móvil sin manos libres durante la conducción porque "es lo más seguro".

Finalmente, destaca que es necesario comprender como peatones que con el uso del móvil también se va abstraído en la conversación y se camina ajeno a los riesgos viales. "Nada puede ser tan urgente que compense el riesgo de sufrir un accidente", señala la campaña. En cuanto a los "manos libres", aclara que son los únicos permitidos porque son los "menos" peligrosos pero insiste en que no disminuye todos los riesgos.

TABACO

Entre el resto de factores que provocan distracción recuerda que encender un cigarrillo se tarda una media de 4 segundos y que a una velocidad de 100 kilómetros por hora se recorren en este tiempo 113 metros. Así, recuerda que varios estudios de investigación estiman que fumar mientras se conduce multiplica por 1,5 el riesgo de sufrir un accidente.

El suelo y la fatiga son también dos factores de riesgo implicados en la accidentalidad, al provocar alcances traseros, salidas de la vía, o ciertas invasiones del carril contrario contiguo son tipos de accidente muy frecuentes por estos factores.

Comentarios