martes 07.04.2020
TRIBUNALES

La “campaña de difamación” del exportavoz de IU de Astillero en Facebook motiva que Francisco Ortiz presente una demanda

El alcalde de Astillero y diputado regional del PRC reclama a Raúl Magni una indemnización de 6.000 euros por vulnerar su derecho al honor en la red social con “insultos personales, excesivos, desproporcionados e innecesarios, incluso amenazantes”.

El alcalde de Astillero, Francisco Ortiz. Foto: edc
El alcalde de Astillero, Francisco Ortiz. Foto: edc

El alcalde de Astillero, Francisco Ortiz, ha registrado este lunes una demanda contra el que fuera portavoz de IU en el consistorio, Raúl Magni, por una intromisión ilegítima en el derecho al honor. En concreto, y según explica la demanda a la que ha tenido acceso eldiariocantabria, Ortiz considera que, “por animadversión”, el exconcejal ha decidido “desencadenar una campaña de difamación” contra el actual regidor en la redo social Facebook.

El texto presentado ante los juzgados recoge textualmente dos de las publicaciones de Magni en la red social, una del 10 de enero y otra del 17 de enero de este 2018. En ellas acusa a Ortiz, entre otras cosas, de aprobar obras unilateralmente, de insultar y amenazar y de colocar a personas a dedo. Ante todo esto, el alcalde reclama al exportavoz de IU una indemnización por vulnerar su derecho al honor que “estima prudencialmente” en 6.000 euros.

Las publicaciones de Facebook que se incluyen en la demanda detallan que Magni, quien dejó su cargo en la corporación en enero de 2017 por motivos personales, acusa al regidor de Astillero de “aprobar obras por sus santos cojones”, y “colocar a dedo a personas con el único fin de que se lucren a escondidas con dinero público”.

El alcalde señala en la demanda que “jamás ha aprobado obras unilateralmente, ni mucho menos ha insultado ni ha amenazado a ninguna persona"

Asimismo, el exconcejal señala que Ortiz habría tratado a los trabajadores municipales “con total desprecio” y habría tratado “con malas formas e incluso insultar y amenazar a las personas que no le lamen el culo”, y termina llamándole “cacique” y “mala persona”.

Por su parte, el alcalde señala en la demanda que “jamás ha aprobado obras unilateralmente, ni mucho menos ha insultado ni ha amenazado a ninguna persona, tengan o no la misma ideología que él, ni tampoco ha tratado mal ni con desprecio a ninguno de los trabajadores municipales, ni por supuesto ha colocado a dedo a nadie para que se lucre con dinero público”.

En este sentido, Ortiz se considera víctima de “insultos personales, excesivos, desproporcionados e innecesarios, incluso amenazantes, que no se encuentran amparados por la libertad de expresión del demandado”. Asimismo, recalca que las manifestaciones “no pueden ser consideradas como realizadas dentro de un contexto o enfrentamiento político” dado que Magni ya no ostenta ningún cargo público.

El alcalde ha declarado a este medio que “la crítica política la asumo como un aspecto inherente a mi cargo público, pero los insultos y las injurias no son admisibles”, considerando que “cuando se realizan de forma continuada e indiscriminada utilizando las redes sociales, tienen un efecto multiplicador difícil de contrarrestar, por eso lo propio es recurrir a los tribunales de justicia para poner coto a estas manifestaciones mezquinas y malintencionadas”.

A este respecto, y aunque en la demanda se incluyen únicamente los textos publicados en enero de 2018, Ortiz ha explicado que “no viene de ahora, es algo de antes, pero en algún momento hay que decir basta”, pues “me acusa de delitos que no se pueden permitir”.

Ortiz recuerda que “nunca ha sido denunciado, ni se sigue causa alguna contra él en ningún juzgado”

INJURIAS Y CALUMNIAS

De hecho, y como recoge en la demanda, el alcalde sostiene que se trata de “injurias y calumnias de gran magnitud” que le imputan “delitos tales como prevaricación, malversación de caudales públicos, amenazas, e incluso arbitrariedad” a la hora de desempeñar sus funciones como alcalde y presidente de la Corporación municipal.

En el texto registrado en los juzgados Ortiz recuerda que “nunca ha sido denunciado, ni se sigue causa alguna contra él en ningún juzgado”. En su opinión, la “intromisión ilegítima” de Magni le ha causado “perjuicios tales como el daño moral, el daño a su reputación y consideración social, el menoscabo a su fama y honor y, en general, su dignidad como persona”.

A la hora de valorar en 6.000 euros la indemnización del “daño moral ocasionado”, Ortiz señala que “es preciso tener en cuenta cómo las informaciones publicadas han originado sobre el actor una serie de perjuicios sociales, que ya se están manifestando en su persona”, en referencia al gran alcance de las publicaciones de Magni en Facebook, que han sido compartidas por otros usuarios.

Comentarios