martes 26.05.2020
CORONAVIRUS

Cantabria abrirá las playas sin una norma para su uso y otorgará a los Ayuntamientos “cierta flexibilidad” 

La Comunidad apela a la concienciación social para guardar distancia "más allá del control de aforos o dónde pueda estar una toalla"
Playa de Ris
Playa de Ris

El Gobierno de Cantabria no establecerá una norma para la regulación de las playas, que permanecerán abiertas a partir de este lunes, cuando la comunidad pasa a la fase 2 de la desescalada, “porque Cantabria, como Comunidad Autónoma, no tiene competencia para establecerla”, afirma el Consejero de Obras Públicas, José Luis Gochicoa. Serán los Ayuntamientos quienes tengan la potestad para actuar en función de una guía de recomendaciones que establecerá el Ejecutivo autonómico, la Delegación del Gobierno y la Federación de Municipios de Cantabria (FMC) y que incluirá el respeto en todo momento de la distancia social -2 metros entre personas que no convivan juntas- y las medidas de prevención e higiene. 

Aunque la intención es crear una guía homogénea, Gochicoa ha abogado por una "cierta flexibilidad" en su aplicación ya que "evidentemente las recomendaciones no podrán ser iguales para una playa urbana de un municipio grande que para una playa rural de un municipio pequeño". Para ello, ha avanzado que se va a crear un grupo de trabajo que irá recogiendo las aportaciones de los ayuntamientos costeros y las recomendaciones del Ministerio de Sanidad con la finalidad de crear un documento definitivo que pueda estar listo la entrada en la fase 2, el próximo lunes. "Así lo hemos solicitado y creemos que se va a conseguir", ha remarcado Gochicoa, quien entiende que "la situación ahora no es, ni muchísimo menos, preocupante, dado que en los arenales la afluencia es mínima y no hay ningún problema para cumplir lo fundamental que son respetar los dos metros de distancia interpersonal", como advertía por la mañana, en una rueda de prensa, el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez. Además, ha asegurado que la seguridad de las aguas de baño está garantizada con un refuerzo de los análisis y el seguimiento de su control durante las próximas semanas con el fin de frenar la propagación del virus.

60 KM DE PLAYA PARA MEDIO MILLÓN DE HABITANTES

Respecto al distanciamiento social, el titular de Obras ha recordado que Cantabria tiene una longitud de playas, unos 60 kilómetros, frente a la población existente, de unas 500.000 personas, que "nos hace posicionarnos muy bien frente a otras comunidades autónomas a la hora de asegurar, salvo momentos puntuales de pleamar excesiva, ese control del distanciamiento social exigido". "Creo que podemos decir que va a ser posible desde luego estar de forma segura en las playas de Cantabria este verano", ha dicho el consejero, quien ha avanzado que el grupo de trabajo se volverá a reunir el próximo viernes para analizar las distintas aportaciones municipales. Finalmente, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para que "interiorice y sea auto responsable" en el cumplimiento de las medidas sanitarias y de seguridad necesarias para poder reabrir las playas en la región.

HOMOGENEIDAD Y SEGURIDAD EN LAS PLAYAS

Por su parte, el presidente de la Federación de Municipios de Cantabria, Pablo Diestro, ha aplaudido la puesta en marcha de esta iniciativa para buscar cierta homogeneidad en todas las playas de Cantabria y que "la gente que quiera venir a nuestra región sepa que son seguras". Diestro ha coincidido con el consejero a la hora de incidir en la importancia de la concienciación social, "más allá del control de aforos o dónde pueda estar una toalla", y ha apuntado que serán "normas sencillas de cumplir por todos, y cada ayuntamiento podrá llegar hasta donde considere".

QUE NO VAYA CADA AYUNTAMIENTO O PLAYA "POR UN LADO"

En la misma línea, la alcaldesa de Santander ha valorado el acuerdo para elaborar una guía con recomendaciones homogéneas para los municipios costeros de toda Cantabria, para que no vaya "cada ayuntamiento o playa por un lado", preservando eso sí la autonomía local y teniendo en cuenta las características de los diferentes arenales. El objetivo es, según Gema Igual, dar "seguridad" no solo a los vecinos de la capital cántabra, sino también a los turistas que visiten la ciudad, ante los que debe ejercer como una "perfecta anfitriona", así como transmitir una "imagen" de "unidad" de criterios en el conjunto de la región. Porque hasta ahora, y a su juicio, "hay muchas incertidumbres y mucha falta de información, como ya estamos habituados en esta pandemia", se ha quejado la dirigente del PP. Para finalizar, Gema Igual ha destacado la importancia de los arenales para los vecinos de Santander y como atractivo para el turismo, "el motor económico para nuestra ciudad".

NIVEL NACIONAL

El Boletín Oficial del Estado (BOE) regula también la actividad en playas durante la fase 2. Así, indica que el tránsito y permanencia en las playas se realizará manteniendo una distancia mínima de seguridad de al menos, dos metros, o, en su defecto, medidas alternativas de protección física, de higiene de manos y etiqueta respiratoria. A estos efectos, los grupos deberían ser de un máximo de 15 personas, excepto en el caso de personas convivientes. Los bañistas deberán hacer un uso responsable de la playa, tanto desde el punto de vista medioambiental como sanitario, cumpliendo para ello con las recomendaciones y normas establecidas por las autoridades sanitarias. Asimismo, se permite la práctica de actividades deportivas, profesionales o de recreo, siempre que se puedan desarrollar individualmente y sin contacto físico, permitiendo mantener una distancia mínima de dos metros entre los participantes.

Comentarios