domingo 31.05.2020
EDUCACIÓN

Cantabria, junto a otras diez comunidades, da plantón a Méndez de Vigo

Ramón Ruiz no asiste a la reunión técnica en el Ministerio para abordar la aplicación de la LOMCE, y confirma que la región no realizará la reválida de Primaria.

El ministro en funciones de Educación, Íñigo Fernández de Vigo, y el consejero cántabro del ramo, Ramón Ruiz
El ministro en funciones de Educación, Íñigo Fernández de Vigo, y el consejero cántabro del ramo, Ramón Ruiz

La relación entre el Gobierno de España en funciones y las comunidades autónomas cada vez es más tensa en el ámbito educativo. La escalada de valoraciones y advertencias que se ha vivido en las últimas semanas ha alcanzado este jueves un punto crítico cuando los representantes de once comunidades autónomas (Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana, Asturias, Aragón, Baleares, Cantabria, Cataluña, Canarias y el País Vasco) no han asistido a la reunión técnica en el Ministerio de Educación sobre la aplicación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE).

Fuentes del departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo han indicado que sólo han acudido al encuentro, celebrado por la mañana, los técnicos de las cinco comunidades gobernadas por el PP -Madrid, Galicia, Murcia, Castilla y León y La Rioja- más Navarra (Geroa Bai-EH Bildu).

Se trataba de un grupo de trabajo previo a la Comisión General de Educación. En esta última, a la que acuden los directores generales se cierran los asuntos a debatir por los consejeros en la Conferencia Sectorial de Educación, donde se toman decisiones más políticas.

La razón por la que no han asistido es que Méndez de Vigo no ha convocado todavía la Conferencia Sectorial, como le han solicitado en varias ocasiones

La razón por la que no han asistido las ocho comunidades del PSOE, junto a Cataluña (Junts pel Sì), País Vasco (PNV) y Canarias (CC-PSOE), se debe a que Méndez de Vigo no ha convocado todavía la Conferencia Sectorial, como le han solicitado en varias ocasiones. La última, fue el 13 de agosto del año pasado.

El ministro, por su parte, dijo tras conocer la decisión de las comunidades gobernadas por los socialistas que no puede convocar a los consejeros hasta que no se resuelvan las cuestiones más técnicas que "afectan a alumnos" y que en ningún caso lo haría antes de que termine el mes de abril.

"Como dicen los franceses, los ausentes nunca tienen razón", subrayó el ministro. Además, indicó que este plante se trata de un gesto "político" y criticó que el PSOE piensa más en las elecciones que en las familias y los docentes.

No harán la evaluación

A este plantón se une el anuncio de siete comunidades autónomas -Cataluña, País Vasco, Navarra, Cantabria, Canarias, Castilla-La Mancha y Aragón- que no van a celebrar la evaluación final de Primaria de la LOMCE, prevista por el ministerio para el próximo mes de mayo.

Aragón ha sido la última en sumarse. Su consejera, Mayte Pérez, ha confirmado este jueves 21 de abril que los alumnos de 6º de Primaria de esta comunidad no van a realizar la prueba externa que marca el ministerio al que, a su vez, pide "flexibilidad" para adaptarla al sistema educativo aragonés.

Cataluña y Navarra van a aplicar su propio sistema de evaluación y el ministro ha dicho del catalán que es "igual" que el que establece la ley, aunque lo revisará por si hay alguna incompatibilidad.

Las leyes hay que cumplirlas

A pesar del plantón y del anuncio de no realizar la conocida como reválida de Primaria, Méndez de Vigo parece convencido de que todas las comunidades autónomas "harán al final" dicha evaluación.

"Yo creo que la harán, porque en España las leyes hay que cumplirlas y ya se hacen (pruebas similares) en casi todas las CCAA", ha indicado Méndez de Vigo en una entrevista en la Cadena Ser.

"Cataluña hace evaluaciones, el País Vasco hace evaluaciones y lo que intentamos es que las evaluaciones sean parecidas, porque si no los resultados a nivel nacional no serán homologables", ha añadido el titular de Educación.

Méndez de Vigo ha pedido, asimismo, que se reste importancia a las pruebas que "sólo tienen un efecto diagnóstico, no puntúan nada, no facilitan ni suponen un obstáculo para nada y solo se pretende saber si sus hijos están bien encauzados y la enseñanza es correcta".

Por este motivo, ha aconsejado que se "desdramatice" y ha recordado que este tipo de pruebas se "hacen desde hace mucho tiempo en España", por lo que ha pedido "tranquilidad absoluta" por entender que "es un tema que no debe afectar a docentes ni a niños".

Comentarios