Lunes 20.08.2018
EMPLEO

Cantabria lidera el descenso del paro hasta marzo pero su población activa cae en 5.400 personas

Trabajador de la construcción
Trabajador de la construcción

El paro bajó en el primer trimestre del año en Cantabria un 9,46%, al registrar 3.500 desempleados menos que en el trimestre anterior, el mayor descenso relativo de todas las comunidades autónomas, lo que rebaja la cifra total de personas sin trabajo en Cantabria a 33.500 según la Encuesta de Población Activa (EPA) que publica este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE). Además, este retroceso trimestral de paro en Cantabria se acompaña del interanual, que fue del 12,9%, superior al medio (10,79%), y equivalente a 5.000 personas menos en las listas del desempleo que las había en el primer trimestre de 2017. En España, el paro subió en 29.400 personas en el primer trimestre del año, lo que supone un 0,8% más que en el trimestre anterior, hasta situarse el total de desempleados en 3.796.100 personas. Cantabria cerró 2017 con un total de 37.000 desempleados y un incremento del desempleo del 3,87%, el único junto con La Rioja (5,8%) de todas las comunidades autónomas, mientras la tasa de paro aumentó más de un punto en términos interanuales, al 13,39 frente al 12,8 de 2016. Sin embargo, en el primer trimestre de este año, la tasa de paro ha bajado casi un punto (0,93%) hasta situarse en el 12,46%, si bien ha pasado de ser la quinta más baja por comunidades en diciembre, a la sexta, y se recortan diferencias con la media (16,74).

Entre enero y marzo de este año el número de ocupados cántabros se situó en 235.600, lo que supone 1.900 menos que al término del trimestre anterior, un descenso del 0,8%, superior al medio (0,6%), al perderse en España 124.100 puestos de trabajo, lo que sitúa la población ocupada en algo más de 18,87 millones. Sin embargo, en comparación con el mismo trimestre de 2017, el número de ocupados se incrementó en 500 personas en la comunidad autónoma, un 0,2%, el segundo repunte más tenue tras Navarra (0,03%), que en conjunto registraron un incremento del 2,3%, con 435.900 ocupados más.

De las 235.600 personas ocupadas en Cantabria, la mayoría, 126.300, eran hombres

Por su parte, la población activa en Cantabria retrocedió en 5.400 personas de enero a marzo, al contabilizar 269.100, un 1,98% menos que en el trimestre anterior, el mayor retroceso de todas las comunidades que en conjunto se contrajeron un 0,42%. En términos interanuales también se redujo el número de activos en 4.500 personas, lo que supone una bajada del 1,6%, solo superada por la de La Rioja con 1,7%. La media bajó una décima. De las 235.600 personas ocupadas en Cantabria, la mayoría, 126.300, eran hombres y las 109.400 restantes, mujeres. La tasa de actividad de los primeros es del 59,46% y la de las segundas del 50,28%, es decir, diez puntos inferior. La tasa de actividad media se situó en el 54,72%. Así, 18.200 de los 33.500 parados registrados en el primer trimestre eran mujeres, con una tasa de paro del 14,27%, mientras que los hombres en desempleo fueron 15.300, con una tasa de paro del 10,8%, con lo que se incrementa la diferencia con la de las mujeres. Por tipo de jornada, los ocupados con jornada completa disminuyen respecto al mismo trimestre del año anterior un 2,0%, mientras que los ocupados con jornada parcial aumentan un 15,0%.

Por sectores, interanualmente el número de parados disminuye en todos. En los sectores con mayor número de parados este descenso es del 7,4% en el caso de los parados que buscan primer empleo o han dejado su último empleo hace más de un año y del 6,1% en sector servicios. En la agricultura el descenso es del 100%, en la construcción del 51,4% y en la industria del 31,9%. Respecto al trimestre anterior, el número de parados disminuye en todos los sectores salvo en la industria, en el que aumenta un 130,4%. En el caso de los parados que buscan primer empleo o han dejado su último empleo hace más de un año decrece un 13,5% y en los servicios un 4,8%. En la construcción el descenso es del 43% y del 100% en la agricultura.

En España la tasa de paro se incrementó dos décimas en el primer trimestre, hasta el 16,74%, mientras que la tasa de actividad bajó tres décimas, hasta el 58,46%, tras reducirse el número de activos en 94.700 personas entre enero y marzo, el -0,4%. La subida del desempleo registrada en el primer trimestre es la más elevada para este periodo desde el año 2013, cuando el desempleo subió en más de 257.200 personas. En los primeros trimestres de 2016 y 2017 se registraron incrementos del desempleo de 11.900 y 17.200 personas, respectivamente, mientras que en 2014 y 2015 hubo descensos de 2.300 y 13.100 parados. Entre enero y marzo de este año se destruyeron 124.100 empleos, un 0,6% respecto al trimestre anterior, lo que situó el total de ocupados en 18.874.200 personas. Este recorte de puestos de trabajo es el más elevado en un primer trimestre desde 2014, cuando desaparecieron 184.600 empleos. La destrucción de empleo registrada en los tres primeros meses del año se concentró en el sector privado, que perdió 155.200 empleos (-1%), ya que el sector público generó 31.00 puestos de trabajo, un 1% más respecto al trimestre anterior. El número de asalariados se redujo entre enero y marzo en 130.300 personas (-0,8%), concentrándose este recorte en los asalariados con contrato temporal, que disminuyeron en 128.900 personas (-3%), frente a un descenso de los asalariados con contrato indefinido de 1.400 personas (-0,01%). El empleo destruido en el primer trimestre fue a tiempo completo, con 133.100 puestos menos, mientras que el número de ocupados a tiempo parcial se incrementó en 8.900 personas (+0,3%), todas ellas mujeres.

UGT: “Es para estar más que preocupado”

El secretario de Empleo de UGT en Cantabria, Julio Ibáñez, ha advertido de que “es para estar más que preocupado” que la comunidad autónoma haya perdido en el primer trimestre del año 5.500 activos laborales, un 2% de la población activa, que se han desvinculado del mercado de trabajo y han pasado a la inactividad. “Es la mayor disminución en términos absolutos de la población activa en Cantabria en un primer trimestre del año desde que existen estadísticas oficiales (1977) y nos sitúa en los niveles más bajos de los últimos 12 años”, ha explicado Ibáñez en un comunicado, en el que ha recordado que los 269.100 activos contabilizados por la EPA en el inicio de 2018 es el número más bajo en estas fechas desde el año 2006 (había 266.400). El sindicalista ha matizado que esta pérdida de población activa se asienta en un descenso del paro, pero también en una caída de casi 2.000 empleos “y de calidad”, porque se pierden 2.300 asalariados con contrato indefinido y 2.900 ocupados con jornada completa, mientras sigue aumentando los contratos temporales y las jornadas parciales. “Cantabria sigue teniendo una tasa de paro baja en comparación a la española (12,46 por 16,74% en España), pero no porque su mercado laboral genere empleo, sino porque tenemos una tasa de actividad baja casi cuatro puntos inferior a la española (54,72 por 58,46% en España)”, ha recalcado el sindicalista. Así, ha sentenciado que, una vez más, Cantabria depende de la evolución del sector servicios y de determinadas épocas del año donde repunta o disminuye principalmente el empleo del turismo y de la hostelería, como ha ocurrido este trimestre, “lo que fuerza a adoptar de una vez por todas las medidas que sean necesarias para implantar un nuevo modelo productivo cada vez más necesario”.

CCOO: “La realidad es que la EPA muestra un mercado laboral precario”

Por su parte, CCOO de Cantabria ha valorado positivamente las cifras del paro del primer trimestre del año reveladas en la EPA, pero ha recordado que la comunidad autónoma ha perdido 2.000 ocupados y 1.700 asalariados. “Imaginamos que ahora todo serán felicitaciones por el hecho de que Cantabria lidere el descenso relativo del paro a nivel estatal, pero la realidad es que la EPA muestra un mercado laboral precario y una situación preocupante para aquellos que llevan más de dos años buscando empleo sin éxito”, ha advertido la secretaria de Empleo de Comisiones Obreras de Cantabria, Laura Lombilla. Hay 3.500 desempleados menos, pero CCOO ha incidido en que la EPA también muestra la pérdida de 2.000 ocupados y la reducción de 1.700 asalariados en sectores “clave” de la economía cántabra (400 en industria o 900 en la agricultura). “La región está estancada y no da salida a los parados de larga duración y con los sectores que deberían ser el motor de la economía regional sin capacidad de generar empleo estable y de calidad”, ha valorado Lombilla. Para la responsable de Empleo de CCOO, “los datos del paro van y vienen, es una especie de montaña rusa que refleja una economía expuesta la temporalidad y a los factores externos y sin un modelo propio y estable que nos haga ser optimistas”. CCOO ha indicado que de los 33.500 parados que registra la EPA, hay 11.000 (un 32,8%) que llevan dos años o más buscando empleo sin éxito, y hay otro 15% (5.100 personas) que lleva entre uno y dos años sin encontrar un puesto de trabajo. “Por eso no podemos ser optimistas con la EPA, porque sigue dejando a miles de personas a la deriva en un mercado fluctuante e incapaz de ofrecer oportunidades estables y de calidad”, ha insistido Lombilla. Además, un 6,61% de los hogares cántabros tiene a todos sus miembros activos en paro y un 15,25% tiene, al menos, la mitad desempleados. Por eso, en opinión de la sindicalista, “hace falta un plan industrial de inversiones y una estrategia que genere empleo estable y de calidad en Cantabria”. “Seguimos sin ruta clara y no podemos quedarnos con el dato puntual del descenso del paro sin analizar el resto de información”, ha concluido.

El sindicato USO ha asegurado que los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre evidencian el descenso de la actividad económica de Cantabria. “La inactividad económica, sólo empujada por el turismo estacional, deja un mercado laboral con una población activa y un número de ocupados muy por debajo de la media del Estado, siendo acusado este descenso en este último trimestre”, ha sostenido el sindicato, para quien este hecho es “un síntoma claro del envejecimiento de la población y del éxodo de jóvenes” que buscan una oportunidad en otros mercados. Por ello, sostiene, la caída del número de parados que refleja la EPA no puede ser valorada como un efecto de una mejora de la economía cántabra. Por el contrario, en su opinión obedece a que “cada vez menos ciudadanos residentes en nuestra región están buscando empleo, cada vez menos población está ocupada, es decir, una Cantabria más inactiva y subsidiada”. USO cree que es necesario trabajar en la puesta en marcha de proyectos que generen actividad en el sector privado y más concretamente en el industrial, por su efecto de potente dinamizador. “El incremento del empleo en el sector público debe ser una consecuencia de una mayor actividad; lo contrario es un error”, ha advertido el sindicato, para quien no se trata de una EPA “para celebrar”.

Por el contrario, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), ha asegurado que los datos de la EPA son “muy positivos” y “confirman” las tesis del Gobierno autonómico PRC/PSOE de que Cantabria es una de las comunidades “que más están tirando en estos dos últimos años en España”, frente a los “augurios de la oposición” y “no digamos nada del ministro de Fomento”, Íñigo de la Serna (PP). “Hemos crecido el año pasado por encima de la media y las proyecciones que da el BBVA en su informe de previsión de crecimiento para este año también colocan a Cantabria con un crecimiento superior a la media”, ha destacado el presidente, preguntado por la prensa por los datos de la EPA publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística. “Son unas grandes noticias”, ha enfatizado Revilla, que confirman las que se han producido “en meses anteriores”, con una disminución del paro “superior a la media”, y que se consolidarán –ha adelantado– con los datos de este mes que dará a conocer el mayo el Ministerio de Empleo, que “posiblemente se acerquen a una disminución del paro de 2.000 personas”. Estos buenos números que “ilusionan” al Gobierno podrían continuar, porque “ahora vienen unos meses también buenos”, ha recordado Revilla en relación a la próxima época estival. Además, ha destacado que la industria “está tirando mucho” del empleo y se está “reactivando” el sector de la construcción tras el “parón importante” que sufrió después de la crisis. Revilla se ha pronunciado así a preguntas de la prensa tras acompañar a alumnos de un colegio de Vargas en su visita al Parlamento de Cantabria.

En la misma línea, el consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno de Cantabria, Juan José Sota (PRC), ha afirmado este jueves que el ritmo de reducción del paro “se va a acelerar a partir de ahora” y ha estimado que al cierre de 2018 la comunidad autónoma “puede estar rondando” el 10% de tasa de paro “e incluso bajar de los dos dígitos”. Sota ha destacado que la tasa de paro de Cantabria, que se sitúa en el 12,46% frente al 16,74% de España, es “ya mejor” que la del primer trimestre de 2009 (12,57%), y se encuentra entre las más bajas del Estado, en concreto la sexta más baja, por detrás de Navarra, Comunidad Autónoma Vasca, La Rioja, Aragón y Cataluña. El consejero se ha mostrado convencido de que Cantabria seguirá en la senda de la reducción del desempleo y registrará “buenos datos de empleo en los próximos meses”, en vista de la buena evolución de los indicadores en la industria y los servicios. Sota, que ha vuelto a señalar el objetivo de que los empleos "sean cada vez más estables y de mayor calidad", ha puesto también en valor la estabilización de las cuentas públicas y que Cantabria ha sido una de las cinco comunidades que ha cumplido todos los objetivos de estabilidad presupuestaria, además “sin hacer recortes y con políticas expansivas”.

Podemos: “Un síntoma más de la falta de un proyecto industrial de futuro”

Sin embargo, Podemos Cantabria ha destacado que las cifras de la EPA muestran que la caída del desempleo se debe a la pérdida de trabajadores en activo, un dato “muy negativo” que, en su opinión, vuelve a poner de relieve la falta de un proyecto económico para Cantabria, lo que “obliga a muchos cántabros a salir de la comunidad para encontrar un empleo estable y de calidad”. En un comunicado, la formación morada ha destacado que, en términos anuales, el empleo sólo ha aumentado un 0,2% y en trimestrales “cae casi un punto (0,82%)”, unos datos que ponen de manifiesto, de nuevo, que este Gobierno “no es por sí solo capaz de crear empleo sino que actúa siguiendo inercias nacionales”. Para Podemos, Cantabria se caracteriza por un mercado laboral precario con una alta temporalidad, como demuestra el hecho de que los trabajadores ocupados con jornada parcial aumentaron un 15%, con una caída de los empleados a jornada completa. Por sectores, los trabajadores de la industria han sido los más perjudicados, con un incremento del desempleo del 130%, “un síntoma más de la falta de un proyecto industrial sólido, competente y de futuro en Cantabria”, a su juicio. Por sexos, el desempleo femenino sigue siendo muy superior al masculino en la comunidad. Los datos de la EPA muestran que la tasa del paro de las mujeres está cuatro puntos por encima de los hombres (14,27% frente al 10,8%), cuya brecha sigue incrementándose ante la falta de políticas sociales eficaces, ha concluido.