martes 12.11.2019
cantabria

Cantabria quiere estar "a la cabeza" en arte y turismo rupestre con un nuevo Plan Estratégico

Se llevará a cabo durante los próximos años a través de la conservación y protección de los yacimientos o la construcción de nuevas infraestructuras.

Bisontes de Altamira. Foto: Wikipedia
Bisontes de Altamira. Foto: Wikipedia

El Plan Estratégico de Arte Rupestre de Cantabria que se llevará a cabo durante los próximos años pretende situar a esta comunidad "a la cabeza" y "a la altura" de otras regiones a nivel mundial con un patrimonio rupestre y arqueológico similar, mediante el trabajo y la colaboración red, la conservación y protección de los yacimientos o la construcción de nuevas infraestructuras.

Así, la intención de los gestores de este Plan es desarrollar "por primera vez" una "gestión óptima" y "planificada" del patrimonio paleolítico de Cantabria, situarla "en el lugar que le corresponde" a nivel internacional en ámbitos como la conservación, la investigación y la difusión, así como llevar a cabo un plan de dinamización del sector.

En este apartado, la pretensión es vincularlo al turismo de calidad con dotación de recursos económicos para que se convierta en "motor" del crecimiento económico cántabro.

Así lo han explicado este viernes en un seminario en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria, Ramón Ruiz; el director de las Cuevas Prehistóricas de Cantabria, Roberto Ontañón; y la directora general de Cultura del Ejecutivo regional, Marina Bolado.

El consejero ha opinado que cada lugar "se puede convertir un polo de dinamización social, cultural y también económico"

En palabras de Ruiz, el Gobierno de la región quiere establecer una red con "todos los recursos que tenemos, que son muchos", ya que el patrimonio de la comunidad "es muy rico", y hacerlo "conjuntamente" con los agentes locales y con los territorios donde están emplazados los yacimientos.

Por ello, aunque ha reconocido que Cantabria "igual se ha incorporado algo tarde a este proceso", ha dicho que se está avanzando "de una forma decisiva" y espera que "dentro de poco podamos estar a la altura de otras regiones que nos llevan un tiempo".

Al respecto, ha destacado que la marca Altamira "ayudará a que nuestro Plan tenga una mayor difusión a todos los niveles".

De esta forma, se ha referido a la apuesta por el binomio entre arte rupestre y turismo sostenible y ha opinado que cada lugar "se puede convertir un polo de dinamización social, cultural y también económico" en un contexto de un turismo cultural "emergente y cada vez más numeroso".

EJES DEL PLAN

Por su parte, Ontañón y Bolado han explicado los ejes en los que se basa el Plan Estratégico, que contempla medidas generales y concretas. Sobre las primeras, Ontañón ha precisado que habrá una inversión de unos 50.000 euros en la adquisición de modernos sistemas de monitorización del interior y el exterior de las cuevas, siete de las cuales están abiertas al público.

Asimismo, en declaraciones a la prensa, el director de las Cuevas Prehistóricas de Cantabria se ha referido a la necesidad de que el Gobierno compre "a precio de mercado" a sus propietarios los terrenos próximos a algunos yacimientos, donde hay plantaciones de pinos o eucaliptos, para llevar a cabo "progresivamente" una sustitución por especies autóctonas.

Ontañón que también es director del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (Mupac), ha hecho hincapié en que los ejes basados en la conservación, la protección o la documentación han de hacerse para "conocer exhaustivamente este bien cultural", intentando "sacar toda la productividad" que tiene el arte rupestre económica, social y turísticamente hablando.

"TENEMOS QUE HACER UNA VERDADERA PROMOCIÓN TURÍSTICA"

Por su parte, Bolado ha abogado por desarrollar productos de marketing "porque la gente lo demanda" y porque a pesar de que en Altamira existe esta oferta, "en el resto de cuevas el material es insuficiente". En su opinión, "no hay una infraestructura que permita multiplicar los retornos del turismo cultural".

Ontañón ha puntualizado que "preocupa bastante" todo lo referido a la mejora y actualización del sistema eléctrico y de iluminación de las cuevas abiertas al público

"Hay que dinamizar las cuevas menos conocidas. Tenemos que hacer una verdadera promoción turística", ha manifestado Bolado, que ha adelantado que se está estudiando el potencial de las nuevas tecnologías para difundir el patrimonio "para que todo el mundo pueda disfrutar y compartir" lo que hay dentro de las cuevas.

Asimismo, han recordado que el plan lo presentará a comienzos de septiembre el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla.

Ontañón también ha incidido en que la conservación tiene que extenderse al conocimiento del 'karst' o roca encajante o la cobertera vegetal de estas zonas (como en el Monte Castillo), así como a la atmósfera del exterior porque interactúa con la del interior de las cuevas.

También ha puntualizado que "preocupa bastante" todo lo referido a la mejora y actualización del sistema eléctrico y de iluminación de las cuevas abiertas al público porque el sistema creado en las décadas de 1960-1970 "ha sufrido deterioros por el paso del tiempo y las condiciones tan adversas de un cien por cien de humedad".

A este respecto, Bolado se ha referido al estado concreto de las cuevas abiertas del público. Por ejemplo, ha comentado que en Hornos de la Peña había "deterioro" en el grabado de un bisonte porque los visitantes la rozaban "dejando fibras de ropa" al pasar por una "zona estrecha"; que en el Chufín se va a instalar una pasarela para solucionar el "problema" de la accesibilidad"; que en la cueva de Cullalvera se han retirado las fuentes "porque no era acorde con la conservación"; o que en El Pendo se ha instalado iluminación LED porque "no dan tanto calor".

Asimismo, han destacado la publicación de monografías arqueológicas como 'El Castillo: una fauna olvidada' en otoño o la necesidad de que haya una protección física de los yacimientos.

Por ejemplo, mediante la colocación de cámaras de vigilancia "disuasorias" en La Garma para evitar "el vandalismo, que de forma más o menos constante estamos encontrando, sobre todo, en los cierres", pero Ontañón ha aclarado que "no hay consecuencias" en el interior de las cuevas.

Al hablar de La Garma, además, ha asegurado que se va a impulsar la investigación en este lugar "porque es un complejo arqueológico del que no se va a dejar de hablar porque hay continuas sorpresas y descubrimientos", como por ejemplo en la zona del vestíbulo superior.