lunes 22.07.2019
LABORAL

CCOO se moviliza en Santander contra el cierre de Unipost

El sindicato culpa de la situación de la empresa a la “nefasta gestión” del gerente y miembro de la familia propietaria de Codorniu, Pablo Raventós.

Sede de Unipost
Sede de Unipost

CCOO intensifica las movilizaciones iniciadas en octubre contra el ERE de extinción presentado por Unipost, con una concentración en Santander prevista para mañana, día 8 a las 12:00 horas frente a la delegación de Hacienda.

En Cantabria, el expediente afectaría a la totalidad de los 15 trabajadores que la empresa tiene en la comunidad.

La concentración se celebra simultáneamente con otras convocadas en las principales ciudades con centros de Unipost, a las que se desplazarán delegados de las provincias de Asturias, León, Burgos, Vizcaya y Guipúzcoa.

El sindicato ha insistido en que la compra de Unipost por parte de otro operador es "factible"

El sindicato no descarta intensificar las movilizaciones con una gran concentración de carácter estatal si el Gobierno no actúa de forma inmediata para solucionar el conflicto.

Según ha manifestado CCOO en un comunicado, el diagnóstico de la administración concursal sobre la situación empresarial y financiera de la empresa ha confirmado las advertencias lanzadas por el sindicato desde hace años acerca de la "nefasta gestión" del equipo directivo.

De hecho, el sindicato ha culpado de la situación financiera por la que atraviesa la empresa a la "nefasta gestión" realizada por el gerente de la misma y miembro de la familia propietaria de Codorníu, Pablo Raventós.

El sindicato ha insistido en que la compra de Unipost por parte de otro operador es "factible" y ha apremiado al Gobierno para que, a través de Hacienda, principal acreedor del concurso en el que se encuentra inmersa la empresa desde julio, favorezca su adquisición para evitar "uno de los mayores ERE del país en los últimos años".

El cierre afectaría a 2.400 familias directas (y casi 2.000 indirectas), según el sindicato, para el que el "drama social provocado por un despido colectivo de tal magnitud" implicaría dejar a 14 millones de ciudadanos sin servicio y, por efecto dominó, "el cierre de la práctica totalidad de las empresas del sector, la atomización y desregulación del mercado laboral y del sector postal", con 320 empresa dependientes de la red de Unipost.