Martes 14.08.2018
LABORAL

Un centenar de trabajadores de SUAP y 061 se manifiesta para pedir mejoras ante una “situación límite”

Manifestación de los trabajadores del 061 y SUAP en la calle Vargas
Manifestación de los trabajadores del 061 y SUAP en la calle Vargas

Un centenar de trabajadores del Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) y del 061 se ha manifestado este viernes por las calles de Santander, con destino a la Consejería de Sanidad, en la calle Federico Vial, para decir "basta ya", pedir el pago por noches y festivos y que se reconozca la "penosidad" y las "características especiales" de su labor.

Esta manifestación, que ha partido esta mañana desde la Gerencia de Atención Primaria, en la calle Vargas y ha recorrido la calle Burgos, el túnel del Pasaje de Peña, la plaza de las Estaciones y la calle Castilla, precederá a la huelga convocada por estos servicios para los días 13, 20 y 27 de mayo con la que se pretende reclamar mejoras en ambos servicios tras denunciar que "se ha llegado a una "situación límite" debido a "la falta de medios y la precariedad de las condiciones laboral".

Los paros de esta huelga, a las que están llamados los más de 300 trabajadores del SUAP y el 061, están convocados entre las 9 y las 21 horas de esos tres días de mayo.

Según han explicado, el motivo de realizar la huelga en el mes de mayo y no ahora es "dar tiempo al Servicio Cántabro de Salud (SCS) para que reconsidere su postura de bloqueo de las negociaciones con la imposición de una modificación horaria".

Los trabajadores han denunciado que desde que han decidido movilizarse ha empezado "una campaña de acoso y coacciones" contra ellos

La protesta de este viernes ha estado organizada por los sindicatos de la Mesa Sectorial de Sanidad (CCOO, CSIF, SATSE, UGT y ATI), junto con los trabajadores, quienes se han quejado de que llevan casi "20 años" (se crearon en 2002) "arrastrando problemas" y recibiendo menor salario que compañeros de igual categoría que trabajan en otros servicios de la sanidad cántabra "más cómodos y menos peligrosos", algo que, a su juicio, es una "injusticia" y un "agravio comparativo".

Así, al menos, lo explican en unos panfletos informativos que repartirán por los centros de salud para informar a la ciudadanía de su situación y de las razones para la huelga.

"Ya no nos queda más remedio que tirar para adelante para decir basta allá", ha explicado en declaraciones a los medios de comunicación Francisco Villa de la Torre, médico del SUAP de Solares, que se ha quejado de que la Consejería de Sanidad no se reúne con ellos para abordar su situación.

Este portavoz ha recordado que en 2007, bajo el Gobierno PRC-PSOE (partidos que gobiernan actualmente), ya se admitió que debían de reconocerse las "características especiales" del trabajo que desempeñan. En 2015 se les abonó una parte de lo debido -lo relativo a la penosidad- con el "compromiso" de abonarles lo que faltaba en 2017, algo que -dicen- han "incumplido" desde el actual Ejecutivo regional.

Estos trabajadores aclaran que "no piden un aumento de sueldo", sino que "solo quieren recibir el mismo" que el resto de profesionales sanitarios de su categoría. "A igual trabajo, igual salario", reivindican en el panfleto.

Además, los trabajadores de estos servicios han denunciado que desde que han decidido movilizarse ha empezado "una campaña de acoso y coacciones" contra ellos. "Nos están acosando de todas las formas posibles, suspendiendo permisos de libranza y limitando nuestra vacaciones. Amenazando con cambios horarios. En definitiva, nos castigan por exigirles nuestros derechos", han lamentado.

Advierten que la solución del conflicto está en manos del Gobierno de Cantabria y pasa por cumplir lo firmado hace tres años.

Estos trabajadores se quejan de cargar con el peso "de las deficiencias de la Atención Primaria y demandan una "asistencia sanitaria de calidad". "Nosotros estamos para atender urgencias, no para suplantar a los médicos de Atención Primaria. No para tapar la escasez de profesionales que padece cada vez más la sanidad cántabra", han aclarado desde estos servicios, que agrupan a unos 300 trabajadores.