sábado 21.09.2019
ECONOMÍA

CNSV alerta sobre las consecuencias de la turistificación de Cantabria

Detalle de uno de los carteles de la campaña de CNSV
Detalle de uno de los carteles de la campaña de CNSV

Cantabria No Se Vende ha decidido lanzar una “campaña de concienciación” sobre los “múltiples problemas” que el “cada vez más evidente proceso de turistificación” de Cantabria está causando en la comunidad y ha advertido de que “si no se toman medidas para revertirlo, no harán más que acrecentarse en los próximos años”. “El abandono de la economía tradicional, la falta de un modelo económico de futuro y la agónica situación del mercado laboral han dado pie a convertir a Cantabria en un parque temático donde todo está pensado para el turista, sin importar el perjuicio que pueda suponer para cántabras y cántabros”, ha advertido en un comunicado, y ha avanzado que a través de “diversas acciones en redes sociales y medios de comunicación” y una “entrega de adhesivos en varios centros sociales”, quiere “hacer partícipe a la sociedad cántabra” de la apuesta de CNSV “por un futuro sostenible”.

“Al carecer Cantabria de un modelo económico sólido, el mercado laboral de la comunidad ha virado hacia a un sector servicios cada vez más precario”

“La masificación y degradación de nuestro territorio, la precariedad laboral, el encarecimiento de nuestras vidas y la destrucción del medio ambiente son los principales problemas que este proceso está causando en la comunidad”, ha advertido el colectivo, que ha insistido en que entre los “problemas más evidentes de la turistificación”, destaca la “artificial masificación de nuestros pueblos y ciudades durante los periodos de temporada alta”. “Además, al carecer Cantabria de un modelo económico sólido, el mercado laboral de la comunidad ha virado hacia a un sector servicios cada vez más precario, con una temporalidad cercana al 94%, la más alta desde que existen registros, y que aboca a jóvenes y no tan jóvenes a aceptar empleos que se alejan de su formación y expectativas laborales. ¿La alternativa? Emigrar hacia territorios con mejores perspectivas de empleabilidad, ya sea Madrid o Londres, buscando un futuro que su tierra no puede garantizarles. Una tierra que lleva perdiendo habitantes desde 2012, con más de 10.000 habitantes menos en apenas siete años”, ha advertido CNSV. “Cantabria necesita un turismo sostenible, respetuoso con el medio ambiente y nuestro patrimonio natural, y que pueda ser viable sin desangrar a trabajadoras y trabajadores. Esto pasa por un cambio en nuestro modelo de desarrollo, que atienda a nuestras especifidades y que pueda garantizar a aquellos que quieran vivir y trabajar en Cantabria que es posible hacerlo sin renunciar a su dignidad y calidad de vida”, ha finalizado.

Comentarios