lunes 17.02.2020
ASTILLERO

Comienzan las obras de la línea de alta tensión y el PSOE acusa al alcalde de “volver con sus cuentos”

Trazado del tendido de alta tensión de Red Eléctrica en Cacicedo de Camargo
Trazado del tendido de alta tensión de Red Eléctrica en Cacicedo de Camargo

Ante el comienzo de las obras de la línea subterránea de Alta Tensión, el PSOE de Astillero acusa al alcalde de Astillero, Javier F. Soberón,  de seguir “mintiendo” para justificar la manipulación que de forma consciente, hizo con los vecinos de Guarnizo en referencia a los problemas de la línea de Alta Tensión (A.T.) entre Guarnizo y Cacicedo. “Por motivos puramente electorales se embarcó en una campaña política contra la construcción de una línea subterránea de A.T. creando, a sabiendas, una alarma innecesaria sobre los problemas de salud que esto podría generar y la pérdida de valor de sus propiedades cono consecuencia de la obra”, explica el grupo socialista en una nota de prensa. 

“Ahora se profundizará algo más el soterramiento en Boo, pero ¿Qué ha cambiado para los vecinos de las calles: Fernández Caballero, Gregorio de las Torre o Fdez. Escarzaga que colgaron sus bolsas verdes a sugerencia del candidato Soberón?”, cuestionan, y expresan que su partido fue honesto y valiente cuando, en plena campaña electoral, “convocamos a los vecinos en el Centro Cívico de Boo y les dijimos que la obra era inevitable y se podía haber mejorado el aislamiento de la línea subterránea, en los puntos más sensibles de la Carretera de Boo”, al igual que se va a hacer ahora indican. 

“Si hubiera leído el proyecto original, que no leyó, o que leyó y lo que es peor ocultó, se habría informado que el soterrado de la línea de AT a dos metros y medio bajo tierra y la influencia de los campos magnéticos, en una acera, próxima a la calzada, supone unos valores, a plena carga, muy por debajo del máximo de 100µT recomendado por la OMS y que en el funcionamiento habitual sería de 1µT, cien veces menos.” De esta manera el grupo socialista acusa al alcalde de no informarse divinamente sobre los procedimientos y el peligro que suponía. "Estos datos fueron aportados por REE pero, incluso en el informe independiente solicitado por el propio alcalde, que costó 4.500 euros al Ayuntamiento, los valores que se recogen son prácticamente idénticos. 4.500 euros gastados innecesariamente para justificar las mentiras originales”, informa. 

Para el grupo socialista del municipio, el único interés, en aquel momento de elecciones municipales, "Fue crear un caldo de cultivo favorable a su elección, uniéndose a la plataforma de afectados que legítimamente defendían sus derechos. No se trataba de encontrar soluciones, sino de profundizar en el conflicto confundiendo a los vecinos, con la posible suspensión de la obra que contaba con todos los parabienes de nuestra legalidad y estaba muy por debajo de los requisitos mínimos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera inocuos para la salud humana”, sentencian. 

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad