miércoles 17.07.2019
EDUCACIÓN

Consejos para afrontar con éxito los exámenes de acceso a la Universidad

Los alumnos cántabros realizarán los exámenes para acceder a la Universidad los días 8, 11 y 12 de junio.

Selectividad
Selectividad

Unos 300.000 alumnos se examinarán desde esta próxima semana de las pruebas de Selectividad, la ahora denominada EvAU (Evaluación de Acceso a la Universidad) o EBAU (Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad), que se celebrará durante la primera quincena de junio en todas las comunidades españolas. En Cantabria, concretamente, las pruebas tendrán lugar los días 8, 11 y 12 de junio.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte publicó en pasado mes de enero en el Boletín Oficial del Estado la orden por la que regula las características que tendrá la evaluación de Bachillerato para el acceso a la Universidad, una prueba con un diseño similar a la realizada el año pasado y a la antigua Selectividad.

Así, la prueba sólo será obligatoria para los alumnos que quieran estudiar un Grado universitario, que se examinarán exclusivamente de las asignaturas de 2º curso de Bachillerato cumpliendo una serie de objetivos de aprendizaje establecidos, y cuyas calificaciones se calcularán ponderando un 40% la nota de la prueba, que se supera con un 4 sobre 10, y un 60% la de la etapa. El resultado habrá de ser igual o superior a 5 para poder acceder a la Universidad.

Se introducen otras novedades, como que los estudiantes podrán subir nota examinándose de una segunda lengua extranjera además de la que les sea obligatoria, una prueba voluntaria que la universidad podrá tener en cuenta en sus procesos de admisión.

De hecho, los centros universitarios podrán fijarse para seleccionar al alumno en la nota que ha obtenido en alguna materia en particular, más allá de la media obtenida, en función del itinerario que haya escogido.

También se podrá mejorar la nota examinándose de al menos, dos materias optativas de segundo curso o presentándose a sucesivas convocatorias de la prueba, en cuyo caso, la nota que se tendrá en cuenta será la más alta que se obtenga.

300.000 alumnos se examinarán desde esta próxima semana de las pruebas de Selectividad

La superación de la prueba general tendrá valor indefinido y las calificaciones de los exámenes que se hayan realizado para subir nota se guardarán dos cursos académicos a partir de su superación, tanto si se realizan al finalizar el curso vigente como si se hicieron en el anterior, según la orden publicada por el Ministerio.

Se mantiene el diseño de las pruebas en relación con el año pasado, con un examen por materia de un mínimo de dos y un máximo de 15 preguntas, una duración de 90 minutos, y una puntuación repartida al 50% entre las preguntas tipo test y las de respuesta abierta.

Al igual que en la convocatoria del curso pasado, la orden ministerial recoge la "matriz de especificaciones" de cada materia a examen, es decir, los estándares de aprendizaje evaluables y que pesarán un 70% en la calificación de cada prueba. No obstante, dentro de cada asignatura hay temas que tienen más peso y temas que valen menos a la hora de 'sumar' en ese 70%.

PAUTAS PARA CONTROLAR LOS NERVIOS

Como es lógico, los estudiantes que se están preparando para esta prueba están bajo una fuerte presión por sacar la calificación necesaria para poder estudiar lo que les gusta. Por eso, los nervios pueden ser mucho más intensos que por otros exámenes al sentir que se juegan todo en esta única prueba, pero hay que reconocerlos y controlarlos antes de que se desborden.

En este sentido, el psicólogo Jorge López Pérez Vallejo ofrece una serie de pautas para controlar el nerviosismo y utilizarlo en nuestro favor:

1. Hacer ejercicios de respiración puede parecer un tópico, pero realmente ayuda con la ansiedad. Al tomar control de la respiración se concentra en ella, tomando así el control de la situación.

2. Interpretarlo como un desafío, no como un riesgo. Es importante que, a la hora de estudiar y realizar los exámenes, se tengan en mente los objetivos y no lo que se espera de uno mismo, lo que puede producir mucho más estrés y presión que la que ya existe. 

3. Desahogarse. Hablar de lo que se siente con un especialista y normalizar la situación ayudará a quitarse un gran peso de encima, además de que, de esa manera, quizá se obtendrán consejos que puedan ayudar. 

4. Tomarse tiempo para uno mismo. Intentar organizar los momentos de estudio de manera que se tienen los descansos necesarios para despejar la mente, además de intentar hacer ejercicio, lo que ayudará a descansar al cansarse también de manera física. 

Por supuesto, estos consejos ayudarán con nervios leves. El psicólogo advierte de que si comienzan los problemas para conciliar el sueño y no se consigue descansar lo suficiente como para desconectar de las situaciones que provocan estrés y ansiedad, sería adecuado acudir a una consulta de psicología especializada en este tipo de trastornos.