lunes 3/8/20
PROTESTAS

Continúan las protestas de los trabajadores de Nissan Barcelona en Santander

Imagen de las protestas frente a Delegación del Gobierno
Imagen de las protestas frente a Delegación del Gobierno

Unos 200 trabajadores de Nissan Barcelona comenzaron sus protestas en la fábrica de la compañía en Los Corrales de Buelna acompañados de por sus familiares y al grito de 'Nissan no se cierra'. Tras pasar el día de ayer en Los Corrales, los trabajadores continúan sus protestas hoy jueves en la capital cántabra, donde se han manifestado y han reclamado el apoyo de las instituciones para defender sus puestos de trabajo en sendas reuniones con el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y la delegada del Gobierno, Ainoa Quiñones, que se han comprometido a trabajar para que la empresa no se vaya de España ni de Europa.

Han llegado a Santander al grito de 'Nissan no se cierra' e insistiendo a sus compañeros de la planta de Los Corrales de Buelna, donde se concentraron ayer, en que "no se fíen" de la dirección de la empresa porque "es muy mentirosa". La manifestación ha comenzado en torno a las 10:30 horas en la zona de Puertochico, desde donde ha marchado hasta la Delegación del Gobierno encabezada por pancartas con los mensajes de 'No al cierre de Nissan, lucharemos por un futuro', a las que hoy se ha sumado una de Acciona, empresa de gestión de infraestructuras subcontratada por Nissan, en la que se podía leer 'Acciona en lucha, futuro para 25.000 familias'.

Imagen de las protestas frente de la Delegación del Gobierno

Al igual que en la jornada de ayer, los manifestantes han lanzado petardos y han gritado frases como "se va a acabar el terrorismo empresarial", "hay que derogar la reforma laboral", "obrero despedido, patrón colgado" o "si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra", y "si no se apaña, caña, caña, caña". También se han dirigido al presidente cántabro con un "Revilla, escucha, Nissan está en lucha", y a los santanderinos que paseaban por las calles durante la protesta, a quienes han saludado y han gritado que "Nissan somos todos", recibiendo aplausos por parte de algunos de ellos.

"Somos obreros, no terroristas", han insistido, aclarando que su movilización iba a ser en todo momento "pacífica"

Asimismo, han criticado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a quien han llamado "mentiroso" y han pedido que derogue la reforma laboral, especialmente el artículo 51, que afecta a los despidos colectivos. "Está muy bien que digan que son un Gobierno progresista y que están al lado del pueblo, pero lo tienen que demostrar", han sentenciado. Además, han dicho que "habría que preguntarle cuánto le ha costado" el despliegue policial en Cantabria, algo de lo que se han quejado desde su llegada por la gran cantidad de efectivos de Policía Local, Nacional y Guardia Civil, incluso con la presencia de un helicóptero, y así se lo han trasladado tanto a Revilla como a Quiñones.

"Somos obreros, no terroristas", han insistido, aclarando que su movilización iba a ser en todo momento "pacífica" y que no buscan enfrentamiento con los trabajadores de la planta cántabra, sino avisarles de que "no se fíen" porque aunque hayan llegado a un acuerdo para su futuro con la dirección la semana pasada, ésta es "muy mentirosa" y a ellos también les "prometió" inversiones hace un año.

A su llegada a la delegación algunos representantes del comité de empresa se han reunido con Quiñones, que como delegada del Gobierno les ha trasladado que el Ejecutivo central está trabajando "incansablemente" y haciendo "todo lo posible por convencer" a Nissan para que no se vaya de España ni de Europa, lo que cree que es un "terrible error". Además, ha mostrado su "solidaridad" con las familias afectadas y ha dicho que "sin duda" tienen el apoyo del Gobierno, que está "en comunicación constante con la empresa". A continuación, los sindicatos catalanes y algunos representantes de los cántabros han mantenido un encuentro en el Gobierno de Cantabria con el presidente, la consejera de Presidencia, Paula Fernández, y el director general de Industria, Raúl Pelayo.

Manifestación de los trabajadores de Nissan ante Delegación del Gobierno | Foto: edc Manifestación de los trabajadores de Nissan ante Delegación del Gobierno | Foto: edc

REVILLA CUMPLIRÁ "EL ENCARGO" DE LOS TRABAJADORES

Al término del encuentro, Revilla ha dicho que el cierre de las plantas catalanas es una "muy mala noticia" para España y para Cantabria, ya que también afecta a la fábrica de Los Corrales, y ha asegurado que cumplirá el "encargo" de los trabajadores de que traslade al Gobierno que derogue el artículo 51, aunque ahora no tiene "precisamente una fluidez excesiva" con él. También le han pedido que apueste por la industria y "claro" que lo hará, ha manifestado, ya que es el sector "clave y más estable" de la economía de un país.

Tal y como pedían los trabajadores, Revilla mostrará a partir de ahora su "preocupación y solidaridad" con ellos, aunque ha aclarado que el asunto le "toca muy de lado en cuanto a la posibilidad de hacer algo". También les ha agradecido "el tono" y su "comportamiento correctísimo", que ha descartado "las alarmas que se habían lanzado en días previos", ya que además les puso la condición para recibirlos de que no se manifestaran frente a la sede del Gobierno cántabro.

Reunión de Revilla con los trabajadores de Nissan

Por su parte, los sindicatos que se han reunido con el presidente -Nissan-Usoc, CCOO, UGT y CGT- han añadido que Revilla se ha comprometido a "llevar su voz a todos los sitios que pueda" y a hablar con Sánchez para derogar ese artículo 51. Además, le han insistido en que han venido a Cantabria "a sumar" y en que "no se fíe" de Nissan y del acuerdo para la planta de Los Corrales.

Asimismo, los trabajadores han vuelto a protagonizar una imagen de ilusión y ánimo, bailando el `Bella Ciao’  en mitad de la carretera.

Por la tarde, tienen cita en Los Corrales de Buelna con el alcalde, Luis Ignacio Argumosa, pero comerán en el Barrio Pesquero de Santander y desde ahí, iniciarán una "marcha lenta" con los 200 vehículos hacia la capital de Buelna, con sus posibles complicaciones de tráfico en la autovía A-67.

Comentarios