La Coordinadora de Cantabria en Defensa de Pensiones Públicas y Dignas desea a Solchaga “que viva su jubilación con la pensión media de las mujeres viudas en el Estado español”

Concentración de la coordinadora en Santander

La Coordinadora de Cantabria en Defensa de las Pensiones Públicas y Dignas, adherida a la coordinadora estatal, ha manifestado su "indignación" por las declaraciones del exministro de Felipe González (PSOE) Carlos Solchaga, que ayer martes sostuvo en Santander que los pensionistas "no tienen razón", porque "ninguno de ellos ha pagado ni la mitad de lo que perciben", y abogó por "dejar el sistema de actualización de las pensiones como está" porque "es más prudente que volver al IPC". "Esperemos que los socialistas que gobiernan no le hagan mucho caso. También le deseamos que viva su jubilación con la pensión media de las mujeres viudas en el Estado español", ha señalado la coordinadora en un comunicado.

"Lo que no es sostenible es la desigualdad, la pobreza y la precariedad, y la extrema riqueza de unos pocos"

La coordinadora denuncia asimismo que la "hucha" de las pensiones "se ha vaciado mientras se rescataba a la banca con más de 80.000 millones de euros, y añade que la no revalorización de las pensiones "nos ha robado a los pensionistas más de 18.000 millones de euros". En este sentido, sostiene que el sistema público español de pensiones "es sostenible, lo que no es sostenible es la desigualdad, la pobreza y la precariedad, y la extrema riqueza de unos pocos". Para la coordinadora, decir que la subida de las pensiones según el IPC real es "insostenible" es "lo mismo que dicen todos aquellos que ven en los planes de pensiones privados (para quien se los pueda pagar) la solución mágica de los ricos". La coordinadora también replica a Solchaga que hasta el año 2003 las cotizaciones a la Seguridad Social y por ende para las pensiones generaron un superávit de más de 200.000 millones de euros actuales, superávit que fue utilizado por diferentes ministerios, "entre ellos el suyo, para realizar pagos e inversiones que nada tenían que ver con pensiones o Seguridad Social.