martes 20/10/20
TERRITORIO

CORE pide al Gobierno PRC/PSOE “planificación” ante la “avalancha” de proyectos eólicos que apuntan a una nueva “burbuja”

mapacantabria
Mapa de Cantabria con proyectos eólicos

La Plataforma Cántabros por la Ordenación Racional de la Energía Eólica (CORE) ha dado la "voz de alarma" ante la "avalancha" de proyectos presentados en los últimos meses en la comunidad autónoma –39 desde julio y en zonas de montaña–, que suponen "un disparate" y apuntan a una nueva "burbuja, eólica" en este caso. Ante esto, el colectivo pide al Gobierno autonómico PRC/PSOE "responsabilidad" y "planificación" en el desarrollo de esta energía renovable y que, a su juicio, debería hacerse en el marco del Plan Regional de Ordenación del Territorio (PROT), en tramitación y que contemplaba una potencia de 700 megavatios en siete zonas. "Ahora viene la burbuja eólica y hay un burbuja industrial en marcha", han alertado hoy martes en rueda Carlos García y Felipe González, portavoces de CORE y que además son representantes de las asociaciones Arca y SEO/Birdlife, respectivamente, y que han enmarcado la "avalancha" de proyectos en el "negocio" de las eléctricas, que "han visto un nicho de mercado muy grande".

"Los proyectos presentados suponen una amenaza para la ordenación del territorio y para el paisaje de Cantabria"

En su comparecencia, García y González han pedido al bipartito que se anticipe a la "masiva" propuesta de parques eólicos en la Comunidad, algunos en zonas excluidas en el PROT, y que supone en cualquier caso una "avalancha desproporcionada" que no ha pasado con ningún ejecutivo anterior y en un territorio en el que, al ser montañoso, los molinos no pueden ser "gigantescos" y su implantación ha de ser "modesta". Desde CORE llaman a la Administración a evitar que los parques se instalen "en cualquier parte", pues los proyectos presentados suponen una "amenaza" para la ordenación del territorio y para el paisaje de Cantabria. En este sentido, el portavoz de ARCA se ha referido a modo de ejemplo al parque proyectado en El Escudo, de 10 kilómetros de largo y con molinos de 150 metros de alto, que equivalen a edificios de 52 plantas, ha comparado. Además, la ejecución precisaría pistas de entre 18 y 25 metros de anchura por las cumbres, con desmontes de hasta 25 metros y superficies asfaltadas, es decir "un auténtico polígono industrial lineal a lo largo de decenas de kilómetros por todos los cordales y todas las sierras de la Cordillera Cantábrica", ha avisado. De llevarse a cabo este parque, supondría además de "un auténtico desastre de dimensiones históricas desde el punto de vista territorial" una "barrera" para la migración de las aves desde las marismas de Santoña hacia el pantano del Ebro, como ha agregado el representante de SEO/Birdlife, que también ha advertido del previsto en la sierra de Híjar, que se desarrollaría en territorio de oso pardo.

García y González han insistido al Gobierno cántabro –del que depende la tramitación de parte de los proyectos, en función de la potencia de los mismos, mientras que otros corresponden al Estado– en la necesidad de "zonificar", es decir determinar en qué partes de la comunidad autónoma se puede implantar parques eólicos y en cuáles no. Al respecto, han preguntado al bipartito por el PROT, si va a continuar con el documento iniciado –que contemplaba 700 megavatios de potencia eólica en siete zonas de Cantabria– o va a hacer uno nuevo. A juicio de CORE, el PROT que se está tramitando es "muy bueno", y en cualquier caso piden a la Administración que haya planificación para no estar "desamparados" ante "avalanchas" como la eólica y "otras que puedan venir", ya que estas herramientas son "una forma de ahorrar conflictos" como los derribos de viviendas. Al hilo, los portavoces de la plataforma han admitido que les "asusta" las "prisas" derivadas de la lucha contra el calentamiento global y consideran al respecto que el Gobierno cántabro debe tener una visión "a largo plazo" y tener en cuenta también que hay un "abanico de posibilidades" para combatir el cambio climático, como la autoproducción y ahorro energético o la reducción de emisiones,  Así, tras recordar que en otras zonas de montaña, como los Pirineos o los Alpes, no hay ni se prevén molinos, García y González han reflexionado que tampoco tendría sentido implantarlos en el Amazonas. "Destruir la vida para salvar la vida es un contrasentido", han concluido.

Comentarios