viernes 06.12.2019
NATURALEZA

Cuando Félix Rodríguez de la Fuente defendió las Dunas de Liencres

“Creo que la conservación de las Dunas es algo tan importante como pueda ser la conservación de las cuevas de Altamira, la conservación de sus incomparables bosques de montaña, la conservación de todo cuanto ha recibido espontáneamente de la propia naturaleza. La pérdida de las Dunas implicaría la pérdida de un paisaje impar…”

Estatua a Félix Rodríguez de la Fuente en la península de La Magdalena
Estatua a Félix Rodríguez de la Fuente en la península de La Magdalena

El recordado naturalista Félix Rodríguez de la Fuente fue un pionero en muchas cosas; también en la defensa de los sistemas dunares, y más concretamente de las antes tan castigadas y ahora tan protegidas Dunas de Liencres. “Creo que la conservación de las Dunas es algo tan importante como pueda ser la conservación de las cuevas de Altamira, la conservación de sus incomparables bosques de montaña, la conservación de todo cuanto ha recibido espontáneamente de la propia naturaleza. La pérdida de las Dunas implicaría la pérdida de un paisaje impar…”, llegó a decir en el capítulo ‘Las Dunas de Liencres’ de su serie radiofónica ‘Planeta Agua’, emitido en RNE el 19 de octubre de 1975.

Y eso que hasta bien entrados los setenta, arenales cántabros como los de Liencres o Loredo eran utilizados para extraer arena para fabricar hormigón, algo que a menudo motivaba las protestas de los entonces incipientes grupos ecologistas. Un día de finales de los sesenta, miembros de esos grupos protagonizaron una sentada para denunciar las cargas de arena de los camiones que la extraían de Liencres. Aquella sentada, que cortó la carretera como protesta, acabó con la intervención de la Policía y con media docena de ecologistas en el cuartelillo, donde fueron identificados y pasaron la noche y de donde salieron a la mañana siguiente tras ser interrogados. Uno de los que fueron detenidos es Adán Musi, actual presidente de Arca y uno de los fundadores de la asociación ecologista hace 35 años.

Rodríguez de la Fuente no estuvo entre los detenidos en aquella protesta, pero Musi recuerda alguna de sus visitas a Cantabria y su “defensa incansable” de la protección de las Dunas de Liencres y de otras playas que también sufrían sacas de arena, como la de Loredo.

Los camiones siguieron extrayendo arena varios años más, pero las Dunas de Liencres fueron declaradas Parque Natural en 1986. Rodríguez de la Fuente había perdido la vida en Estados Unidos seis años antes, justo el día de su 52 cumpleaños. Diez meses después, le fue erigida una estatua en la santanderina península de La Magdalena, en la que aparecía acariciando a un lobo. Y en el pedestal, el texto “LOS NIÑOS DE CANTABRIA A FÉLIX. 18-1-81”.

dunasdeliencresDunas de Liencres