Lunes 20.05.2019
TRIBUNALES

Declarado culpable el concurso de Ecomasa e inhabilitados tres administradores de la compañía

Instalaciones de Ecomasa, durante una visita de Ignacio Diego (PP), presidente autonómico de 2011 a 2005
Instalaciones de Ecomasa, durante una visita de Ignacio Diego (PP), presidente autonómico de 2011 a 2005

El titular del Juzgado de lo Mercantil de Santander ha declarado culpable el concurso de Ecomasa World Investment “por retraso en la solicitud” del mismo, según ha anunciado hoy martes el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) en una nota de prensa. En una sentencia que ha sido dada a conocer hoy mismo a las partes, se declaran personas afectadas tres administradores de la compañía, los mismos a los que se refería la demandante al pedir que el concurso fuera calificado como culpable.

Al administrador al que inhabilita por cuatro años le condena a indemnizar a la masa en la cantidad de 39.658 euros en concepto de daños y perjuicios

Así, el magistrado inhabilita para administrar bienes ajenos por un periodo de cuatro y tres años a dos de los administradores desde septiembre de 2013, y por un periodo de dos años –la inhabilitación mínima– a otro que lo fue desde junio de 2014. En concreto, al administrador al que inhabilita por cuatro años le condena a indemnizar a la masa en la cantidad de 39.658 euros en concepto de daños y perjuicios, al imputarle la demandante –la administración concursal– la presentación de autodeclaraciones tributarias ficticias. Además, a este administrador y al que inhabilita por tres años la sentencia les condena solidariamente a la cobertura del déficit concursal en aquella parte que no se ha satisfecho en la liquidación de la concursada hasta un máximo de 396.142 euros.

Como explica el magistrado en su sentencia, “no se imputa la responsabilidad en la generación de la insolvencia, sino el retraso en la solicitud”. En este sentido, la sentencia señala que “se ha considerado acreditado un retraso en la solicitud del concurso, habiendo aflorado y debido ser conocida la insolvencia a 1 de julio de 2014 y, por lo tanto, debiendo solicitarse concurso en los dos meses siguientes”, lo que no ocurrió hasta septiembre de 2015. La sentencia no es firme, y contra la misma cabe recurso de apelación ante la Audiencia de Cantabria.

Comentarios