Miércoles 15.08.2018
LABORAL

Declarado nulo el despido de un sindicalista de USO en GSW

Representantes de USO durante una manifestación en el acceso a GSW
Representantes de USO durante una manifestación en el acceso a GSW

El Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) ha rechazado el recurso de GSW (Global Steel Wire) contra la sentencia que declaró nulo el despido de un sindicalista de USO, condenando a la empresa a la readmisión inmediata y al pago de 9.000 euros en concepto de indemnización por vulneración de derechos de libertad sindical.

Además el TSJC condena en costas a GSW, que estudia recurrir ante el Supremo.

El TSJC ratifica así la sentencia del Juzgado de lo Social número 5 de Santander, que consideró que en la actuación de la empresa hubo "voluntad represiva" y que lo que ésta perseguía con el "despido fulminante" del sindicalista era evitar la constitución del sindicato USO en la planta de Grupo Celsa en Cantabria.

El despido se produjo en mayo de 2017, días después de constituirse la sección sindical de USO, y el mismo día fue despedido también el delegado de este sindicato. La empresa, según recuerda el TSJC, ha reconocido la improcedencia del despido por "motivos formales", "llamando la atención del juzgador", dice, "que no haya intentado una defensa material más eficaz".

De hecho la empresa sólo reconoce la improcedencia por motivo de una "mayor antigüedad", que motiva una indemnización superior, añade el TSJC, que concluye que "la verdadera voluntad empresarial era que no quería bajo ningún concepto" la implantación de USO en la planta de Santander, "dada la conflictividad mostrada por este sindicato en la empresa en otros territorios", y que "por ello avisó primero y sancionó después".

En sus alegaciones, la empresa dijo desconocer la condición de delegado sindical de USO del despedido, y alegó falta de fundamentación de la demanda, entre otros argumentos, que rechaza el TSJC, que también considera no probada la indefensión que postula la recurrente.

Para USO, la sentencia del TSJC pone en evidencia que la dirección de GSW "ha actuado con prácticas de coacción y de opresión contra los trabajadores, vulnerando sus derechos constitucionales".

El sindicato también señala a la directora de Recursos Humanos, Rosa Castrillo, inspectora de Trabajo en excedencia y exdirectora general de Trabajo del Gobierno de Cantabria, como "promotora e instigadora de la represión sindical". Por ello, anuncia que iniciará "las acciones oportunas" para que responda sobre su actuación tanto ante la Dirección General de Trabajo, como ante la Dirección Territorial de la Inspección de Trabajo en Cantabria.

Por otro lado, para USO esta resolución judicial "deja de nuevo en evidencia" al Gobierno cántabro, que "lejos de exigir el cumplimiento de los derechos fundamentales de los trabajadores a las empresas que subvenciona con dinero público -15,5 millones la última ayuda a GSW- mira para otro lado mientras se reprime a trabajadores sindicalistas".

El sindicato señala, por último, que en las próximas semanas se celebrará el juicio del otro sindicalista despedido, por lo que considera que "sería buen momento" para que el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, se reuniera de nuevo con el director de la planta, Javier Echávarri, para trasladarle que el compromiso de colaboración del Gobierno para mantener la actividad y el empleo, "no sólo no se está cumpliendo, sino que se están produciendo prácticas empresariales que deberían de estar totalmente erradicadas de una sociedad democrática como la nuestra".

POSTURA DE GSW

Por su parte, GSW ha anunciado que estudia la sentencia dictada por el TSJC, por la que se desestima el recurso de suplicación interpuesto por la compañía y se ratifica la sentencia de instancia dictada por el Juzgado de lo Social, y, en función del análisis del fallo, la compañía valorará en los próximos días la interposición de un recurso ante el Tribunal Supremo.