sábado 31/10/20
CORONAVIRUS

Denuncian ante la Fiscalía los "bulos que criminalizan a la comunidad gitana por propagar el coronavirus" en Santoña

La Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas FAKALI considera que los mensajes son una criminalización étnica que solo busca “difundir alarmismo e incertidumbre”.

Tribunal Superior de Justicia de Cantabria
Audiencia Provincial de Cantabria

La Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas FAKALI ha puesto en manos de la Fiscalía de Cantabria y del fiscal delegado coordinador contra los delitos de odio y discriminación de la Sección de Delitos de Odio y Discriminación de la Fiscalía Provincial de Santander la difusión masiva de audios que recientemente se ha movido a través de redes sociales, y que contienen “bulos sobre las personas gitanas de la localidad cántabra de Santoña, que vienen vinculando en los últimos días de una manera directa, falsa e irresponsable a los vecinos de etnia gitana de la localidad con la propagación masiva del virus Covid-19”.

Según detalla la Federación, en dichos audios se afirma “sin ningún tipo de base acreditada” que las personas gitanas de Santoña “están todas infectadas por el Covid-19, y que incluso las ingresadas abandonan los centros hospitalarios sin permiso para ello”. Asimismo, se recoge que “los gitanos y las gitanas no respetan el estado de alarma, por lo que al tener un generalizado nivel de contagio, lo van propagando por supermercados y farmacias, a las que acuden sin medidas de seguridad”.

FAKALI señala en un comunicado que este tipo de bulos “persiguen difundir alarmismo e incertidumbre entre la población general”

FAKALI señala en un comunicado que este tipo de bulos “persiguen difundir alarmismo e incertidumbre entre la población general”, y son una “clara actuación discriminatoria que describe a las personas gitanas como apestadas, afectando su dignidad y su propio desarrollo en igualdad de condiciones y oportunidades”. A juicio de la Federación, la difusión de estos mensajes de voz buscan este objetivo “a conciencia, con intencionalidad de crear y alimentar con insultos y vejaciones los falsos mitos existentes contra la comunidad gitana”.

“De nuevo, se considera a las personas gitanas como seres no evolucionados y subdesarrollados fuera de nuestra sociedad, en un claro ejemplo de criminalización étnica”, ha denunciado, calificando los hechos de “deleznable provocación al odio, la discriminación e incluso la violencia, que alcanza cotas ciertamente inadmisibles cuando se propaga desde responsables públicos, como es el caso del alcalde de Santoña, Sergio Abascal”. En este sentido, FAKALI apunta que en una entrevista en la radio municipal el regidor “llega a reconocer” que ha pedido a las consejerías de Sanidad y Empleo y Política Social de Cantabria, obviando el RD 463/2020 que transfiere todas las competencias en materia sanitaria de las comunidades autónomas al Ministerio de Sanidad, que hagan cumplir la medida del "confinamiento forzoso de un determinado sector de la población, la población gitana, en relación con las familias que hayan podido contagiarse o fallecer", aumentando con ello la “tensión social en el municipio y criminalizando” a unas familias que “más que culpables son víctimas directas de la pandemia”.

Ante estos hechos, FAKALI pide en su escrito de denuncia que “se abran las diligencias de investigación oportunas y adecuadas a la naturaleza de los posibles delitos, a su gravedad y a la posible alarma social creada y el odio despertado” en Santoña. “Y ante la posibilidad de la provocación a situaciones violentas en su caso, se ejerciten las acciones oportunas contra todas aquellas personas que pudieran ser responsables” de unos hechos que la Federación considera “un ataque directo a los principios de libertad, respeto a la dignidad de las personas y a los derechos que a todos nos son inherentes”.

FAKALI finaliza su comunicado asegurando que “va a utilizar siempre las acciones legales como vía de denuncia de este tipo de actos racistas que fomentan el odio, la discriminación y la ruptura de la convivencia”. Para ello, para “garantizar los derechos de toda la ciudadanía” y manteniendo el “pleno respeto a las leyes que organizan la convivencia”, la Federación de Asociaciones asegura que combatirá la “proliferación de este tipo de actitudes” que generan una “corriente de odio que tiene como destinataria a una determinada parte de nuestra sociedad”.

Comentarios