miércoles 23.10.2019
ULTRADERECHA

Denuncian que la Universidad de Cantabria pretende ceder su Paraninfo para la celebración del acto de un grupo fascista

Fachada principal del Paraninfo de la Universidad de Cantabria
Fachada principal del Paraninfo de la Universidad de Cantabria

Numerosos colectivos sociales cántabros, la Asamblea Contra el Racismo y la Discriminación de Cantabria y el Banco Obrero de Alimentos han denunciado que la Universidad de Cantabria (UC) pretende ceder su Paraninfo para acoger el acto que el grupo “fascista” Asociación Cultural Alfonso I pretende celebrar el próximo 19 de octubre en Santander, consistente en una conferencia del tradicionalista Javier Barraycoa sobre “los mitos del nacionalismo catalán” y otra del falangista Eduardo García Serrano, ex redactor jefe del diario ultraderechista El Alcázar, sobre “la historia del separatismo español”. “La organización fascista Alfonso I está difundiendo la celebración de un acto en el Paraninfo de la Universidad de Cantabria”, ha advertido hoy en un escrito el colectivo Cantabria No Se Vende (CNSV), que ha denunciado que ello posiciona a la UC como “cómplice” de una asociación “heredera de La Falange y el Frente Nacional, vinculada públicamente a grupos neonazis de otros territorios y que por sus planteamientos discriminatorios contra la mujer, las personas LGBT+ o los inmigrantes ha sido vetada anteriormente de diversas instituciones públicas y privadas”.

CNSV pregunta al vicerrector de Campus “qué criterio viene llevando a cabo para decidir acoger o no los distintos actos que se solicitan”

Tanto en el escrito –al que se han adherido ya AGE (Archivo Guerra y Exilio), ALEGA (Asociación de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales), Pasivas Pasiegas, STEC (Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Cantabria), CGT (Confederación General del Trabajo), MUJOCA (Mujeres Jóvenes de Cantabria), Centro Social Ítaca, ACPT (Asamblea Ciudadana Por Torrelavega), PAH Santander, La Vorágine, Mesas de Movilidad y Colectivo de Estudiantes– como en una petición titulada Democraticemos la UC, que no sea altavoz del fascismo y publicada en la plataforma change.org, CNSV ha preguntado al vicerrector de Campus, Servicios y Sostenibilidad de la UC, Mario Mañana, “qué criterio viene llevando a cabo para decidir acoger o no los distintos actos que se solicitan” y le ha instado a abrir la Universidad a “la sociedad en que se inserta” y cerrarla a “grupúsculos fascistas que atentan contra los Derechos Humanos en nuestra tierra”. “Proponemos establecer el respeto a los Derechos Humanos como línea roja infranqueable para el libre acceso a estos espacios, para que los grupúsculos fascistas que trabajan por romper la convivencia inoculando odio en nuestra sociedad no tengan cabida”, ha añadido CNSV, que ha instado a “aprender de la Historia y formar un cinturón sanitario demócrata contra el fascismo”.

En la misma línea, la Asamblea Contra el Racismo y la Discriminación ha condenado que la UC “ceda sus espacios a la organización de carácter fascista Alfonso I”, cuyo “núcleo fundador” y cuyos “miembros más destacados” proceden de “Falange Montañesa y Frente Nacional” y que en anteriores ediciones de sus jornadas Galerna ya han traído a Cantabria a “figuras del ultraderechismo español”, como Pedro Varela –“negacionista del Holocausto” y “condenado por difusión de ideas genocidas y por editar y distribuir el Mein Kampf”, de Adolf Hitler–, Fernando Cantalapiedra –“ex jefe nacional de Falange”–, Carlos Paz y José Javier Esparza –“figuras exaltadoras de la dictadura franquista y estrechamente vinculadas a Falange”–, Rafael Ripoll –“de España 2000”– o Juan Antonio Llopart, –“fundador del Movimiento Social Republicano y declarado admirador de la corriente nacionalsocialista de Strasser”–, así como a “representantes europeos de ultraderecha”, como Gianluca Iannone –“el líder de Casa Pound”–, además de haber sido uno de los firmantes de un “manifiesto fascista” junto a grupos como Lo nuestro, de Murcia, u Hogar Social y Nacional, de Salamanca, entre otros.

“Con actos como este, el grupo Alfonso I pretende dar a conocer y exaltar sus planteamientos extremistas, xenófobos, racistas y fascistas”

Así, la Asamblea Contra el Racismo y la Discriminación ha denunciado que con actos como el previsto para el próximo 19 de octubre en el Paraninfo de la UC –“a los que además acuden radicales de diferentes lugares del Estado e incluso de Europa, con los pertinentes riesgos para la seguridad y tranquilidad de las gentes de nuestra ciudad”–, el grupo Alfonso I pretende “dar a conocer y exaltar sus planteamientos extremistas, xenófobos, racistas y fascistas”. “Además de organizar este tipo de jornadas, realiza acciones como repartir comida sólo a españoles, y en sus canales de difusión promueve el odio hacia inmigrantes, el movimiento feminista y el colectivo LGTBi, defendiendo un discurso basado en el racismo, la xenofobia y un concepto nacional de España profundamente autoritario y reaccionario, que niega nuestra pluralidad nacional y cultural”, ha añadido.

“Cuando diversos indicadores económicos y multitud de analistas anuncian la inminencia de una nueva crisis, el discurso xenófobo de asociaciones como Alfonso I –que culpa a las personas inmigrantes del paro, la precariedad laboral o el mal funcionamiento de los servicios públicos– es especialmente peligroso al dividir a la clase obrera y trabajadores/as según nuestra nacionalidad, a la vez que resulta muy útil para los verdaderos culpables de las crisis, las élites económicas y políticas que se benefician de un sistema capitalista explotador e inhumano”, ha advertido la Asamblea Contra el Racismo y la Discriminación, que ha calificado de “increíble” que “una institución pública que se proclama templo del conocimiento, la investigación, la convivencia y el pensamiento crítico”, como es la UC, “dé espacio a este grupo para que pueda exaltar y propagar sus ideas extremistas, así como promocionarse y dar una imagen de respetabilidad en la sociedad”. “Ante el repunte del fascismo es necesaria una respuesta contundente. Este tipo de actos no pueden tener acogida en nuestra ciudad, y mucho menos dentro de la Universidad”, ha añadido.

“Realiza repartos de alimentos exclusivamente a españoles o, mejor dicho, a personas blancas con nacionalidad española”

También el Banco Obrero de Alimentos ha denunciado en un comunicado “que se ceda el Paraninfo de un espacio público, como la Universidad de Cantabria, que pagamos con nuestros impuestos a la organización de extrema derecha Alfonso I”, organización “abiertamente racista y discriminatoria”, pues “entre otras cosas realiza repartos de alimentos exclusivamente a españoles o, mejor dicho, a personas blancas con nacionalidad española”. “Nativa o extranjera, la misma clase obrera. Contra el fascismo ni un paso atrás”, ha concluido el Banco Obrero de Alimentos.

Comentarios