miércoles 08.07.2020
SUCESOS

Desarticulada una organización de tráfico de droga en Cantabria con la intervención de 20 kilos de hachís

Material incautado
Material incautado

La Guardia Civil de Cantabria ha desarticulado una organización criminal compuesta por cuatro personas y dedicada al tráfico de drogas en la comunidad, durante una operación en la que se han intervenido 20 kilos de hachís, cocaína, marihuana y diferentes fármacos, así como un arma de fuego. La droga era suministrada desde Madrid y distribuida en toda Cantabria.

La droga era suministrada desde Madrid y distribuida en toda Cantabria

Los detenidos son dos hombres de nacionalidad española de 43 y 30 años, residentes en Miengo y en Torrelavega, respectivamente, y otros dos varones colombianos de 40 y 38 años, residentes en Madrid y Santander. Los cuatro han sido detenidos en el marco de la 'Operación Alburquerque' como presuntos autores de delitos contra la salud pública por tráfico de drogas, por tráfico ilegal de medicamentos, organización criminal y tenencia ilícita de armas.

En los registros realizados se han intervenido unos 20 kilos de hachís, cerca de 300 gramos de cocaína, casi 5 kilos de sustancia de corte y diferentes cantidades de marihuana y anfetaminas. Asimismo, los guardias se han incautado de una gran cantidad de medicamentos, cuatro turismos, una furgoneta, un rifle con silenciador y un dispositivo de descargas eléctricas, además de otro material utilizado para la elaboración de sustancias estupefacientes.

LOCALIZACIÓN DE UNA FURGONETA ABANDONADA

En enero de 2019, el Grupo de Investigación de Tráfico de la Guardia Civil detectó una furgoneta aparcada en Miengo que parecía abandonada y cuyas placas de matrícula no se correspondían, por lo que entraron en el vehículo en busca de documentación que pudiera acreditar su procedencia. Encontraron en la parte trasera de carga varias bolsas que contenían numerosos paquetes de hachís, así como un rifle equipado con un silenciador y una mira telescópica y un recipiente con sustancia de corte. Debido a este hallazgo, la Guardia Civil puso en marcha una operación para localizar a los responsables del material incautado y esclarecer tanto su procedencia como su destino.

Tras meses de "compleja investigación" afloró una "tupida" red de tráfico de drogas que se nutría de estas sustancias en Madrid, que posteriormente se transportaba a Cantabria, donde se almacenaba en diferentes garajes y viviendas, para ser distribuida en varios puntos de toda la región. La operación concluyó cuando los agentes abortaron una entrega de droga procedente de Madrid que se estaba llevando a cabo en Torrelavega, lo que motivó la detención de los cuatro integrantes de la organización y el registro de cuatro viviendas de Santander, Miengo, La Concha de Villaescusa y Madrid.

La operación se ha llevado a cabo por efectivos de la Policía Judicial de Cantabria, el Grupo de Investigación de Tráfico y el de Información de la Guardia Civil de Cantabria y la Policía Judicial de la Guardia Civil de Madrid.

Comentarios