sábado 11.07.2020
SUCESOS

Detenidas 14 personas como responsables de robos en viviendas de Cantabria y País Vasco

La Guardia Civil, durante uno de los registros en una vivienda
La Guardia Civil, durante uno de los registros en una vivienda

La Guardia Civil ha desmantelado un grupo organizado dedicado, principalmente, al robo en viviendas y establecimientos de Cantabria y el País Vasco, y ha detenido a 14 personas, siete de las cuales han ingresado en prisión.

La operación, denominada 'Laughining', ha permitido esclarecer, por el momento, trece delitos contra el patrimonio cometidos entre finales de diciembre de 2017 y marzo de 2018 en Cantabria, Vizcaya, Guipúzcoa y Álava, ha informado el instituto armado.

De los detenidos en la operación, dirigida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número Dos de Santoña, 10 son hombres y 4 mujeres con edades comprendidas entre los 18 y los 52 años, siendo la mayoría menores de 30. Once son españoles y tres naturales de Marruecos, Colombia y Argentina.

La investigación confirmó que se trataba de un grupo organizado dedicado a la comisión de delitos contra el patrimonio, llevados a cabo por jóvenes sin trabajo

El grupo tenía como centros "logísticos" una propiedad en Castro Urdiales y una lonja en Barakaldo, lugares donde solían esconder lo robado para después darle salida. Parte de sus componentes residía en zonas aisladas de Castro Urdiales.

Se han realizado registros en Castro Urdiales (Cantabria), Barakaldo y Galdakao (Vizcaya), recuperando dinero y numerosos efectos, parte de ello pendiente de averiguar su procedencia, por lo que no se descartan que hubieran cometido más hechos delictivos.

La operación también puso al descubierto supuestos delitos de tráfico de drogas, concretamente en Castro Urdiles y Vizcaya, interviniéndose más de 700 gramos de marihuana, y tenencia ilícita de armas, incautando diferentes armas de fuego y blancas, entre las que destaca una carabina modificada para disparar munición del calibre 22.

INICIO DE LAS INVESTIGACIONES

Las investigaciones comenzaron a finales de diciembre del año pasado, después de que varios ciudadanos alertaran a la Guardia Civil de la presencia de un vehículo y personas sospechosas que merodeaban de madrugada por la localidad de Beranga (Cantabria), siendo localizados poco después por una patrulla cuanto intentaban ocultarse ante su presencia.

Los sospechosos fueron identificados y se encontraron diferentes efectos de los que no podían acreditar su procedencia, así como ropas para ocultar el rostro y diversas herramientas. Se intervinieron los efectos pero, al no constar denuncia, se dejó marchar a estas personas.

Días después se pudo averiguar que los objetos intervenidos procedían de robos con fuerza en la iglesia de Revilla de Camargo y de un establecimiento de Ajo, así como del hurto de la llave de un vehículo en Beranga, todos ellos cometidos la noche en que fueron identificados. Esa misma noche también hubo un intento de robo en una vivienda de Beranga.

Con toda esta información, y al sospechar que se podía estar ante un grupo dedicado a robos en establecimientos y viviendas, se abrió la operación.

SIN TRABAJO Y CON ANTECEDENTES

La investigación confirmó que se trataba de un grupo organizado dedicado a la comisión de delitos contra el patrimonio, llevados a cabo por jóvenes sin trabajo, y algunos con antecedentes policiales.

También se determinó que existía una jerarquía dentro de la organización con diferentes roles, como reconocimientos de zona, traslado, vigilancias y comisión de los robos, así como la presencia de otros que podían encargarse de dar salida a los efectos sustraídos.

Su forma habitual de actuar era en horario nocturno, utilizando la fuerza para violentar las viviendas y establecimientos con herramientas de fácil transporte.

La operación se explotó en diferentes fases entre los meses de marzo y abril, comenzando el 15 de marzo, tras detectar a varios miembros del grupo en Vitoria, donde esa noche perpetraron dos robos en bares, siendo interceptados cuando llegaban a la lonja de Barakaldo. En ese momento, se les incautaron casi 3.000 euros procedentes de las máquinas registradoras y de juegos de esos establecimientos.

En un registro posterior en la lonja se encontraron abundantes efectos.

Simultáneamente, en Castro Urdiales se realizaron entradas y registros en dos propiedades, donde, además de encontrar efectos procedentes de robos, se intervino más de 700 gramos de marihuana, balanza de precisión, munición y armas. En otro registro en Galdakao se localizó una pistola detonadora.

El 15 de marzo se detuvo, en total, a nueve personas, y el resto fueron arrestados en diferentes fases en marzo y abril.

ROBOS ESCLARECIDOS

Con esta operación se dan por esclarecidos en Cantabria robos con fuerza en viviendas (dos en grado de tentativa), establecimientos y una iglesia en Santullán, Beranga, Ajo, Loredo y Revilla de Camargo, así como el hurto de la llave de un vehículo igualmente en Beranga.

El Álava y Guipúzcoa se perpetraron robos en bares (uno en grado de tentativa) en Vitoria y Ermua. Y en Vizcaya, se esclareció el hurto de bombonas de butano en el Valle de Trápaga.

Esta operación ha sido desarrollada por el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Santoña, con el apoyo de efectivos de la Compañía de Santoña, la USECIC y el Grupo de Acción Rápida (GAR).