domingo 25.08.2019
SUCESOS

Detenido por cuarta vez el jefe de una banda dedicada a robos en zonas rurales de Cantabria y otras comunidades

Imagen de la colisión registrada durante la persecución
Imagen de la colisión registrada durante la persecución

El cabecilla de una banda que se dedicaba a robar viviendas de zonas rurales de Cantabria, Asturias, Guipúzcoa, Álava y Navarra ha sido detenido en la localidad guipuzcoana de Usurbil por cuarta vez en los últimos cinco años. En el actual operativo se les atribuyen diez robos con fuerza y la sustracción de otros 16 vehículos utilizados para los asaltos –para la comisión de los asaltos, el grupo sustraía primero un vehículo con las llaves puestas–, ha informado en un comunicado el Departamento vasco de Seguridad. Tras el arresto del jefe de la banda, un argelino de 47 años, la investigación policial continúa para localizar y detener al resto del grupo.

En aquella ocasión les fueron imputados un total de 130 robos con fuerza mediante el uso de un total de 28 vehículos sustraídos

El origen de las actividades del grupo se remonta a 2013, cuando la Ertzaintza llevo a cabo una operación, denominada Kaiku, en la que dio por desarticulado un grupo criminal dedicado a la comisión de robos con fuerza en zonas rurales ubicadas, especialmente, en Gipúzcoa, Álava y Navarra e incluso en ocasiones en puntos ubicados en las comunidades de Cantabria y Asturias. En aquella ocasión les fueron imputados un total de 130 robos con fuerza mediante el uso de un total de 28 vehículos sustraídos, todos ellos finalmente recuperados. Para la comisión de dichos robos, el grupo sustraía vehículos, siempre con las llaves puestas, haciendo uso de éstos para perpetrar sus acciones hasta que por diferentes motivos –persecución policial, accidentes o falta de combustible– los abandonaban, haciéndose con otros, habitualmente en zonas cercanas al lugar de abandono de los primeros. En 2014, en el marco de la segunda desarticulación del grupo, les fueron imputados 58 robos con fuerza mediante la utilización de 12 vehículos sustraídos previamente, los cuales también fueron localizados en su totalidad.

A pesar de que la actividad de este grupo fue prácticamente inexistente tras las diferentes desarticulaciones, la información policial permitió detectar su reactivación a lo largo de los años 2016 y 2017. El grupo había trasladado su actividad y ámbito de actuación a puntos ubicados en la montaña alavesa y también a Cantabria, Asturias y Navarra. A raíz de esta reactivación se iniciaron nuevas investigaciones por parte de la Ertzaintza, las cuales propiciaron un nuevo operativo que cristalizó el 26 de mayo de 2017 con el esclarecimiento de tres robos con fuerza cometidos en Navarra, así como la recuperación del vehículo sustraído para la comisión de los robos y de diversos objetos fruto de asaltos anteriores. Estas cifras son reflejo de la importante actividad delictiva del grupo. El denominador común de todos estos hechos resultó ser un varón de 47 años, de origen argelino, identificado como el cabecilla de la banda, quien resultó detenido en todos y cada uno de los operativos realizados por la Ertzaintza.

Entre octubre de 2018 y marzo de 2019 los investigadores de la Ertzaintza atribuyen al grupo la comisión de diez robos con fuerza

Tras una nueva interrupción de la actividad del grupo tras la última desarticulación, a partir del mes de octubre de 2018 se detectó la reanudación de la sustracción reiterada de vehículos con las llaves puestas en diferentes puntos de Gipúzcoa, Álava y Navarra, acompañados de la comisión de robos con fuerza en zonas rurales y de montaña, con reiteración de localidades y aldeas, hechos que apuntaban de nuevo al grupo anteriormente desarticulado. Entre octubre de 2018 y marzo de 2019 los investigadores de la Ertzaintza atribuyen al grupo la comisión de diez robos con fuerza, así como la sustracción de un total de 16 vehículos, en lugares como Bera de Bidasoa, Oitz, Saldías, Zubieta, Lesaka, Eulate y Akai Arakil en Navarra; Larraul, Elduain, Usurbil, Legazpi, Mutiloa y Errenteria en Gipúzcoa y Arraia-Maeztu en Álava.

El pasado 27 de marzo de 2019 se producía un nuevo operativo por parte de la Ertzaintza, cuando tres varones accedían al interior de un vehículo Citroën C4, sustraído en Navarra, que se encontraba estacionado en el casco urbano de Usurbil. La presencia del vehículo había sido detectada cinco días antes y desde entonces había estado vigilado. Al observar esta circunstancia los agentes trataron de interceptar al vehículo y a sus ocupantes, pero éstos hicieron caso omiso a las órdenes recibidas y tras realizar una serie de peligrosas maniobras con el turismo, que pusieron en grave riesgo la integridad física de los agentes actuantes, huyeron del lugar a gran velocidad en sentido contrario a la circulación. Esta circunstancia propició que el vehículo en cuestión colisionara unos metros más adelante con otro, conducido por un vecino de la localidad, que circulaba correctamente. Tras el impacto, los ocupantes del vehículo sustraído huyeron a la carrera. Uno de ellos, sin embargo, el cabecilla del grupo, fue interceptado y detenido, siendo trasladado a dependencias de la Ertzaintza. Tras su puesta a disposición judicial, la tarde del pasado jueves 28 de marzo, en el Juzgado de Guardia de San Sebastián, fue decretada su puesta en libertad provisional con cargos. La investigación continúa abierta con el fin de arrestar y poner a disposición judicial a los dos individuos que acompañaban al cabecilla en Usurbil.

Comentarios