domingo 15.12.2019
SUCESOS

Detenido un hombre por robar más de 12 toneladas de almendras para su venta en Cantabria y otras provincias

Almendras intervenidas
Almendras intervenidas

La Guardia Civil de La Rioja, en el marco del 'Plan contra las sustracciones en explotaciones agrícolas y ganaderas', ha detenido a un vecino de Calahorra de 48 años por robar más de 12 toneladas de almendras para su venta en Cantabria y otras provincias. La Rioja Baja se ha convertido en un punto de referencia para la venta de almendra sustraída, principalmente en Cantabria, Álava, Burgos, Guipúzcoa, Rioja, Soria, Tarragona, Teruel, Valencia, Vizcaya y Zaragoza.

El detenido como presunto autor de un delito de hurto continuado en el campo no está dado de alta en el régimen agrario y no tiene fincas rústicas de almendros en propiedad o alquiler. Tampoco se halla inscrito en los Registros de Explotaciones Agrarias (R.E.A) y de Política Agrícola Común (P.A.C.), ambos organismos dependientes del Gobierno de La Rioja. El Grupo de Investigación de la Guardia Civil en Arnedo (La Rioja) inició una operación el pasado septiembre para tratar de identificar, localizar y detener al autor de una oleada de robos de cientos de kilos de almendras cometidos en fincas agrícolas riojanas de Aldeanueva, Arnedo, Autol, Bergasa y Quel. En las inspecciones oculares de los lugares donde se habían cometido los hurtos, los agentes constataron que el autor conocía a la perfección los caminos de acceso a las fincas así como que todos tenían un mismo patrón o modus operandi, la utilización de un tractor con paraguas vibrador para sustraer la mayor cantidad de almendra posible.

El sujeto vendió 11.026 kilos de almendras de procedencia ilícita por los que un almacén le pagó 13.980 euros

La investigación ha determinado que el detenido alquiló un tractor en una localidad de Navarra al que acopló un paraguas vibrador de su propiedad para acceder a las fincas y sustraer las almendras. Durante los 54 días que tuvo el tractor en su poder, lo utilizó durante 383 horas, principalmente por la noche, para evitar ser detectado por las patrullas de Guardia Civil y los agricultores, hecho este último que no llegó a conseguir. En este tiempo, el sujeto vendió 11.026 kilos de almendras de procedencia ilícita por los que un almacén le pagó 13.980 euros. El hombre fue detenido cuando se dirigía a vender otros 1.000 kilos de almendras, de las que tampoco pudo demostrar su procedencia, por lo que le fueron intervenidas y depositadas en una cooperativa almendrera. Tras acogerse a su derecho a no prestar declaración, ha sido puesto a disposición judicial.

La Guardia Civil ha advertido que si no hay quien adquiera lo robado, la rentabilidad se le acaba al ladrón. Al no existir una regulación específica para la compra-venta de almendra en La Rioja, el instituto armado realiza numerosos controles en los puntos autorizados para la recogida, informando a sus responsables de que no la adquieran si no pueden verificar su origen, ya que en el caso de comprar almendras sustraídas podrían incurrir en un delito de receptación.

Este hecho ha sido constatado por agentes, que han identificado a numerosos delincuentes, sin ningún tipo vinculación agraria y domiciliados en las localidades citadas, transportando en sus vehículos o remolques almendras de dudosa procedencia para su venta en La Rioja Baja. Por ello desde la Guardia Civil en La Rioja ha vuelto a solicitar la colaboración de agricultores.

Comentarios